Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Piden queso, les dan un hueso

| 12 febrero 2007 | Observatorio Civil de Medios | 48 vistas | comentarios

“La hora más oscura, es la más próxima a la aurora”: Eloy Alfaro.

Ramón Martínez de Velasco.

México, DF.- Para la ciencia, el oscurantismo asesina a la verdad, y el agua estancada produce bichos.

En noviembre de 2006 esta ciudad fue escenario de un “Primer encuentro en defensa de la educación publica, la ciencia y la cultura”. Un mes después, científicos, académicos, estudiantes e intelectuales marcharon en protesta por el recorte presupuestal a la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura.

La semana pasada se difundió un “Manifiesto del Grupo Independiente y Autónomo de Periodistas Científicos”, cuyos “abajo firmantes” (René Anaya, Javier Flores y Antonio Sánchez Ibarra, entre otros divulgadores en activo) hacen público su rechazo a ese recorte, que no sólo es violatorio del artículo 9 bis de la Ley de Ciencia y Tecnología e ignora recomendaciones de organismos internacionales, sino que afectará a la industria editorial y, de paso, a la labor de los periodistas especializados. “Como periodistas científicos estamos conscientes de la importancia que tienen la investigación científica y el desarrollo tecnológico (…)

Los gobernantes en turno deben ser representantes de los intereses nacionales, y los principales defensores de los mexicanos debemos ser los mexicanos. Hacemos un llamado a las comunidades científica y cultural a pronunciarse por un incremento de emergencia (y por) una legislación que obligue a los regímenes posteriores a mantener un nivel de inversión no menor al 1 por ciento del PIB”.

Inclusive, para compensar ese “tijeretazo”, proponen reducir en un 20 por ciento los montos asignados a los partidos políticos (o sea, lo contrario de lo que sucede en Querétaro).

A esa defensa va a unirse el Observatorio de Medios Electrónicos e Impresos, de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información: “Supervisar, vigilar, denunciar y transformar, son los cuatro pasos que los ciudadanos debemos asumir, de manera articulada, con los Observatorios de Medios, (con el objetivo de) fortalecer la función educativa y cultural de los mass media” (Beatriz Solís, en Radio Educación).

Rendición de cuentas.

También es noticia que diputados queretanos de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, acordaron retomar el análisis de la “Iniciativa de Ley de Ciencia y Tecnología” estatal, que se encuentra congelada. A la par de esa necesaria actualización, hay otro asunto que debiera estar en su agenda. Veamos.

De acuerdo con su página en Internet, todo indica que el director general del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (CONCYTEQ), Alejandro Lozano Guzmán, no ha renunciado a su cargo, como pretendía hacerlo en el 2006, para ocupar la rectoría de la Universidad Tecnológica, que en ese entonces se ubicaba en Sanfandila.

Con esa pretensión, el señor demostró que su actual cargo le es indiferente, que lo puede abandonar en cualquier momento, y que, por ende, las políticas en la materia, así como la difusión y divulgación científica y tecnológica, están a la deriva.

“Por más que unos y otros se enojen, esta es nuestra realidad. Es una fotografía de lo que somos. Pero ha llegado la hora de pasar a otra etapa. ¿Cómo le vamos a hacer? Con una incesante confrontación de ideas. El rumbo que tomen las políticas públicas dependerá de este debate. Esta es la disyuntiva en la que nos encontramos (…)

La pregunta es si las políticas públicas en México serán el resultado del debate abierto sobre estos temas, o predominarán el silencio y la hipocresía. Como quiera que sea, hay que advertir, desde ahora, que muchos mexicanos no permitiremos ni el silencio ni la hipocresía” (Javier Flores, La Jornada).

Ni silencio, ni hipocresía. En ese tenor, como divulgador es mi deber invitar a los diputados queretanos que conforman esa tal Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, a que pongan sobre la mesa la viabilidad del señor Lozano Guzmán como director general del CONCYTEQ, e inclusive consulten a la propia comunidad científica y tecnológica que, en Querétaro, es numerosa.

Si reprueba, actúese en consecuencia. Si aprueba, invítesele a salir de su torre de marfil, para que, en conferencia de prensa, haga público su plan de trabajo 2007, su salario y la producción que justifique ese sueldo, pues en verdad “dentro del presupuesto de ciencia y tecnología es necesario aclarar el origen y destino de cada cifra, conocer el desglose fino a detalle, porque desde hace años falta transparencia en esa información, indispensable para realizar un análisis a profundidad del financiamiento gubernamental a esos sectores” (Juan Pedro Laclette, presidente de la AMC).

Dicha transparencia la ha promovido el Observatorio de Ciencia y Tecnología (mismo que fue tema en esta columna). ¿Por qué no se conoce este tipo de información? Muy sencillo: porque no se ha proporcionado.

Ciencia sí, Yunque no.

Un amiguito incondicional de la parejita Fox-Sahagún fue designado director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). En términos coloquiales, el conflicto entre ciencia y religión todavía se llevará un rato. Juan Carlos Romero Hicks (cuyo seudónimo en El Yunque es “Agustín de Iturbide”) fue gobernador de Guanajuato de 2000 a 2006 y, a decir de diversos periodistas, es fiel representante del pensamiento conservador que campea en el Bajío.

Su nombramiento, pues, significa para muchos investigadores y académicos, “una escalada oscurantista, fundamentalista y de ultraderecha, en contra del libre pensamiento y de la crítica”. Dos galardonados con la Medalla al Mérito de Ciencias y Artes –Esther Orozco (IPN) y René Drucker (UNAM)– mandaron parar esa afrenta: “Ya se acabaron los tiempos en que se podía nombrar a cualquier funcionario, con o sin experiencia, al frente de instituciones científicas.

Lo que se requiere es impulsar la creación de un grupo de expertos e investigadores que designe a quienes impulsen a la ciencia y la tecnología, pues somos nosotros quienes mejor conocemos cuáles son los retos que enfrenta el sector”.

Habla Drucker: “Hace 30 años, José López Portillo nombró director del Conacyt a Edmundo Flores, quien quería ser secretario de Agricultura. Como no se le hizo, le dieron su premio de consolación. Su desempeño fue desastroso para la ciencia. Hoy, en plena Revolución del Conocimiento, se repite la hazaña: dan el Conacyt a Romero Hicks como premio de consolación, porque en realidad quería la SEP”. (Qué curioso. En Querétaro también se repitió la hazaña.

En 2006 el citado Alejandro Lozano Guzmán quiso la rectoría de la Universidad Politécnica. Como premio de consolación, lo dejaron en el CONCYTEQ.)

Continúa Drucker: “Está claro que otorgarle más dinero a la única actividad que puede contribuir eficazmente al desarrollo económico y social, es mucho menos importante que despilfarrar el dinero de los contribuyentes en inútiles actividades de los partidos políticos.

Ni a la derecha ni a la izquierda les interesa la ciencia y la tecnología. Ha de ser porque no las entienden”.

El 17 de enero pasado, La Jornada dedica su editorial al tema: “Mientras el grupo gobernante, avalado por buena parte de la clase política, malgasta los dineros públicos en sueldos exorbitantes y en aparatos burocráticos ineficaces, las comunidades e instituciones académicas, científicas y culturales ven disminuidos los recursos presupuestales.

Es claro que un proyecto viable de nación pasa por una obligada corrección del desdén oficial a la ciencia, la tecnología, la cultura y la educación que imparte el Estado, así como por un impulso a la tarea de las universidades públicas, cuya existencia no es ni siquiera admitida en el discurso oficial”.

No es admitida, ni lo será. Recordemos que “los poderosos nunca pueden decir nada interesante” (Ryszard Kapuscinsky), y que “los cortesanos de todas las épocas experimentan una grande e imperiosa necesidad: hablar para no decir nada” (Stendhal).

Escríbame. Siempre contesto.
ramavel@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner