Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¡Prensa vendida!

| 9 julio 2007 | Sin categoría | 28 vistas | comentarios

Víctor Manuel Sánchez Bandala

A don Luis Roberto Amieva Pérez (qepd), con respeto y lealtad.

Hace un año, precisamente por estas fechas, en nuestro país el aparato político-financiero todopoderoso consolidó su posición ante un sistema democrático de partidos, sinceramente agotado y terriblemente desvinculado de la sociedad.

Ahora, a un año de distancia de aquel sospechoso resultado electoral, la situación social se observa complicada y sin cambios sustanciales entre los dos últimos mandatarios federales, tomando en cuenta la política que “lleva a cabo” Felipe Calderón Hinojosa al frente de la Presidencia de la República.

Y bajo esa política, que subsiste ahora por mandato de intereses notoriamente sectarios, el control de los medios de comunicación es indispensable para los gobiernos que no se sienten legítimos.

Entre el discurso y los hechos hay contradicciones que dejan testimonio de que nada se logró en el 2000, con la “transición” en el Poder. La similitud entre el presente y el anterior aparato de gobierno (PAN-PRI) refrendan lo descrito en el párrafo anterior.

Con diferentes matices, formas y métodos, el sistema o aparato que gobierna ha logrado, por muchas décadas, avasallar a quienes pretenden “salirse del guacal”, ya sea por la vía de la cooptación, la amenaza, la intimidación e incluso la muerte, o -como ahora- “por inanición”.

Similares, si no es que siameses, o más bien clonados, el PRI y el PAN, a través de sus “políticos”, han logrado no sólo desacreditar y desprestigiar ampliamente al sistema que los “cobija”, sino que además, por sus resultados, han causado un elevado resentimiento social.Las grandes empresas periodísticas y de información están al servicio de ellas mismas. Los partidos y sus integrantes, incluso, han quedado en segundo lugar; pues ellos, los políticos, son simples representantes del poder financiero, extranjero y nacional.Tristemente para los que ahora son “gobierno”, se mantiene firme entre los ciudadanos una enorme fe de cambio. Millones de mexicanos en todo el país se resisten a “su futuro manifiesto”: la pobreza y la marginación.La reciente reunión multitudinaria convocada por la Convención Nacional Democrática, que encabeza el “Presidente legítimo” de México, Andrés Manuel López Obrador, es una pequeña muestra de que algo está sucediendo en nuestro país.

Muy a pesar del descarado “silencio” de la prensa nacional y estatal sobre la gigantesca manifestación de confianza hacia López Obrador, la sociedad está en movimiento. Hombres y mujeres de diferentes partidos políticos, edades y sectores de la población, reiteraron nuevamente su lealtad y confianza.

Más allá de los partidos políticos que aún lo abanderan, el tabasqueño por sí mismo viene confirmando su empoderamiento entre un amplio conglomerado de la sociedad mexicana.Como dijo López Obrador: “Este acto demuestra que nosotros seguimos de pie y enarbolando con optimismo y firmeza la bandera del cambio democrático. Y ellos andan a salto de mata, escoltados, como si trasladaran el arca perdida, en una burbuja, escondiéndose de la gente”.Por eso, hay que reconocerlo, es lamentable para la construcción de una democracia real la desaparición de una fuente de información que se convirtió en una alternativa frente a los grandes monopolios mediáticos que hay en México.

Me refiero a “Monitor”, del periodista José Gutiérrez Vivó.

A nivel estatal, por ejemplo, desde el arribo de los gobiernos surgidos del Partido Acción Nacional (PAN), también la relación entre los gobernantes y la prensa se ha transformado en una relación por demás inquisidora.

Igual de intolerantes hacia la crítica objetiva, como los priístas en su tiempo, los panistas de hoy han refinado sus “mecanismos” de trabajo y su “política de comunicación”: desoye los cuestionamientos y despilfarra el erario público selectivamente.

Apoyados por el ahora secretario de Gobierno del estado, Alfredo Botello Montes, los “comunicadores sociales” que mangonean a los medios con publicidad, que no con información, han causado un grave deterioro en la autoestima del colectivo de la comunicación. Su política selectiva de comunicación, según se aprecia, no deja lugar a dudas. Recordemos la salida forzada de don Luis Roberto Amieva Pérez del “Diario de Querétaro”.

El franco enfrentamiento entre Amieva y el actual mandatario estatal deja entrever que hubo “mano negra” en su “retiro involuntario”, quedando como precedente de lo anterior la “primera baja profesional obligada”, entre una larga lista de comunicadores en este sexenio.

Pero a pesar de todo, ha quedado demostrado que el régimen y sus medios de comunicación no han podido destruir la presencia de comunicadores responsables y comprometidos y mucho menos acallar la discreta, pero creciente voz de millones de inconformes que gritan fuerte: “¿Qué sería del pelele sin la tele?”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner