Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El carrito de cristal

| 9 julio 2007 | Sin categoría | 204 vistas | 1 comentario
  • La señora Isabel Rico Montes ha dedicado 50 años de su vida a elaborar dulces de leche y de tamarindo.
  • Hace 12 años vende sus productos bajo los portales de la calle de Independencia.

Wuitberto Lara García

En Querétaro todavía hay negocios que todavía permanecen con la cortina abierta, sea porque a lo largo del tiempo han sabido cultivar la preferencia de su clientela o porque son parte de una tradición familiar.

Ambas características las tiene el negocio de la señora Isabel Rico Montes, quien durante casi 50 años se ha dedicado a elaborar dulces de leche y de tamarindo, 40 de los cuales compartió esta tradición con su esposo. “Mi marido llevaba 40 años vendiendo frente al templo de Santa Clara, en la calle de Madero. El negocio lo retomó de su mamá” quien, cuando falleció, le heredó a su hijo el secreto de la elaboración de los dulces de leche, que continuó ofreciendo a los queretanos.

Gracias a esta herencia familiar, doña Isabel y su esposo pudieron apoyar a sus hijos para que estudiaran y cursaran sus respectivas carreras. Seis de ellos ya se casaron, y una de sus hijas vive con ella.

Zapatero a tus portales

El esposo de nuestra entrevistada trabajó, como operario, en un taller de zapatos. Pero, como casi todo, el material fue subiendo de precio y fue cada vez más difícil obtener ganancias de la reparación de calzado. “Entonces comenzamos con el negocito de los dulces en ese mismo local, frente a Santa Clara”.

Sin embargo, como ese local era rentado, tuvieron que dejarlo y convertirse en vendedores ambulantes a falta de licencia para vender. Y esa falta de un permiso les impidió continuar con su forma de sustento. “Mi esposo se puso muy triste cuando ya no nos dejaron vender, y decía: ¿qué vamos a hacer? Y es que no nos daban la licencia y teníamos que sostener a nuestros hijos y cubrir muchos gastos”.

Así fue como llegaron a los portales, ubicados en la calle de Independencia, hace 12 años, y desde entonces la señora Isabel ofrece allí sus dulces de leche, que asoman tras los cristales de su carrito.

Y aunque ella no forma parte de los ambulantes que se instalan en los andadores, también paga sus impuestos, el piso, la luz y el espacio en donde guarda su vitrina.

DULCES1 [400x300].JPG
Isabel Rico Montes
Ricos dulces, a la vista de todos

Excepto los días martes y miércoles, usted puede comprarle a la señora Isabel dulces como: chilacayote, calabaza, biznaga, pulpa, de pipitoria y muéganos que, a sus 75 años de edad, continúa elaborando ella misma, “aunque es algo cansado, pero me dan a ganar un dinerito”.También hay huesitos de leche con canela, de leche con grosella, cocada, higo, goyo, membrillo, camote, dulces de naranja y anís, trompaditas de canela estilo charamusca y mentas. Todo se vende poco a poco, pero “el tamarindo es el que me mantiene”.

Punto final

La elaboración de dulces y la vendimia corren por su cuenta, pues sus hijos ya se casaron, “tienen su propia familia, su propio hogar y su propio trabajo”.

Es más, para la señora Isabel ninguno de sus hijos continuará con la tradición “porque ya tienen su vida hecha”. Así que ya pensó que cuando ella falte, se regale o venda su carrito a alguien que se dedique a lo mismo. “Conmigo, esto se termina”.

Pero mientras exista el “mientras”, y a falta de una pensión, la veremos en los portales de Independencia. “Mis hijos, económicamente hablando, no están como para ayudarme. Todos tienen sus gastos para mantener a su familia”.

El día de nuestra entrevista hacía calor y las ventas eran bajas, pero suficientes como para invertir en más mercancía. “A veces gano 100 o 150 pesos, pero no diario. Otros días sólo me llevo 50 pesos o no alcanzo ni para dar cambio”. Con ese dinero hace algunas compras y toma su pasaje.

Cuando se queda en casa, los martes y miércoles, emplea tres horas en elaborar sus dulces, gracias a los cuales pudo pagar la educación de sus hijos. “Yo estoy muy contenta con mi negocio, aunque ya me duelen las rodillas y ya no puedo caminar mucho. Pero me sirve de distracción y me relaja. Así que mientras pueda yo ir y venir, aquí estaré”.

Así que, a partir de las 11:30 horas, usted puede pasar a comprar sus dulces de leche al carrito que encontrará en los portales de Independencia, esquina con Corregidora.

También puede comprarlos por pedido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. que ricos dulces los e comido, también es verdad muchas tradiciones en nuestro amado Queretaro van desapareciendo por falta de apoyo económico o por falta de licencias y permisos municipales,por que no otorgarlas?

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner