Banner Jurídico.
Banner Sorriso

A Germán Borja “se lo llevaron al baile”

| 17 septiembre 2007 | Sin categoría | 121 vistas | 1 comentario
  • Habla el ex alcalde panista de Corregidora, Antonio Zapata Guerrero, sobre la concesión del relleno sanitario municipal.
  • Falso, que haya sido una “caja chica”. Por el contrario, se beneficiaron las arcas del municipio, dice.

Libertad de Palabra

La concesión del relleno sanitario municipal “El Paraíso”, otorgada al Grupo Empresarial de Corregidora, S.A. de C.V. (Gremcsa) por mediación del regidor perredista en Corregidora, Juan Manuel Moreno Mayorga, a favor de su concuñada Verónica Domínguez Alvarez (cuyo hermano Rodrigo está casado con María Gabriela, hermana de Mayorga), provocó una reacción.

[SinglePic not found]

En la inauguración del relleno.

Con respecto a la nota publicada en el núm. 44 de este medio informativo (y que puede consultarse en nuestra página electrónica), opinó el ex alcalde panista de Corregidora, Antonio Zapata Guerrero, quien gobernó en el municipio del año 2000 a 2003.

Durante su periodo, explica, “recibimos un tiradero de basura que se convirtió en relleno sanitario”; se construyó una planta separadora de desechos, y se inició un programa de separación de residuos sólidos en 20 colonias del municipio, avanzándose en esta cultura ciudadana “de manera impresionante, y así lo quiero puntualizar”.

Con esa visión, la Presidencia Municipal a su cargo adquirió en 3.5 millones de pesos un terreno de cuatro hectáreas, aproximadamente, en la comunidad de Los Angeles, con la finalidad de que allí se construyera un nuevo relleno sanitario con base en un estudio de impacto ambiental que arrojó resultados positivos.

Para Zapata Guerrero, en 18 meses el relleno aportó beneficios a Corregidora, pues sólo la recuperación de vidrio ingresó a las arcas medio millón de pesos; además, representó un ahorro desde el momento en que la Presidencia Municipal lo administraba, pues se pagaban menos de 500 mil pesos en combustible, mantenimiento de maquinaria, personal, etcétera. Adicionalmente se implementaron “servicios especiales” de recolección de basura en, por ejemplo, restaurantes o empresas, que le permitieron ingresos adicionales al municipio.

Otra ventaja es que los habitantes que iban al confinamiento pagaban, por tonelada, de 120 a 130 pesos, así que el relleno reportaba beneficios económicos también en ese rubro.

En este contexto, para el ex alcalde haberlo concesionado a Gremcsa fue una “enorme sorpresa”, máxime que durante la administración 2003-2006, por medio del ex diputado local del PVEM, Fernando Orozco (hoy director de Servicios Públicos Municipales) se pudo conseguir geomembrana y malla ciclónica para el nuevo relleno sanitario. La primera costó 1.5 millones de pesos, y para cercarlo hacían falta 300 mil pesos.

Y hace una comparación de costos: “El relleno sanitario de la ciudad de Aguascalientes, en donde se confinan más de mil toneladas al día, tuvo un costo de alrededor de 16 millones de pesos, con maquinaria suficiente para tapar esa cantidad en media hora.

Durante mi administración hicimos dos visitas allá porque funcionaba perfectamente (tiene certificación ISO) y era un modelo para nosotros. También fuimos a Curitiba (Brasil) para ver cómo funcionaba la planta separadora de basura, y ese modelo se implementó aquí (a Corregidora)”, en donde se confinaban hasta 120 toneladas de basura, diario.

En ese sentido, explica Antonio Zapata, el relleno sanitario municipal no debe costar más de 4 o 5 millones de pesos, sobre todo porque ya contaba con maquinaria que se adquirió en poco más de 2 millones de pesos en el 2003, último año de su administración; es decir, no había que renovarla. “A mí, en lo personal, me extrañó mucho la decisión que tomó el cabildo (…) Me parece que no tuvieron información suficiente para tomar una mejor decisión”, y por esa desinformación al actual alcalde, Germán Borja, “alguien se lo llevó al baile”.

Y agrega: “Los regidores que me hicieron el favor de acompañarme en el periodo 2000-2003 jamás hubieran autorizado concesionar el relleno sanitario. Eso me queda perfectamente claro porque los números eran contundentes (…) Con esa información y los costos de confinamiento y de operación los regidores jamás hubieran autorizado una concesión”.

A lo dicho por el actual alcalde, Germán Borja, de que el relleno fue “la caja chica” de las administraciones anteriores, Zapata corrige: “Me parece que no se refería a mi administración porque él trabajo en ella, fue testigo del incendio que ahí tuvimos y fue parte de los trabajos de rehabilitación, aunque ya no vio cuando construimos la planta separadora de basura, cuando clausuramos más de la mitad del relleno sanitario, cuando se reforestó. Esa etapa no le tocó”.

Según sus informes, en 2000-2003 el relleno sanitario empezó a operar con números negros, a haber un control estricto de la basura que allí se confinaba, a ingresar recursos a las arcas municipales. “Sí pudo haber manejos turbios. Que se haga el estudio desde 1996 y entonces podrá salir el dato sobre de quién fue la caja chica. De mi administración, no”.

[SinglePic not found]

“A mí, en lo personal, me extrañó mucho la decisión que tomó el cabildo (…) Me parece que no tuvieron información suficiente para tomar una mejor decisión”, y por esa desinformación al actual alcalde, Germán Borja, “alguien se lo llevó al baile” Antonio Zapata Guerrero, ex alcalde de Corregidora.

Gremcsa

Con respecto a la concesión del relleno sanitario “El Paraíso” otorgada a Gremcsa, nuestro entrevistado opinó que está bien dar prioridad a las personas de Corregidora. “Si voy a generar un empleo y tengo que decidir entre una madre de Corregidora y una madre de Guanajuato, definitivamente me voy a inclinar por la de Corregidora. Pero si ésta no sabe de computación, no tiene conocimientos técnicos y el puesto requiere experiencia en el manejo informático que sí tiene la madre de Guanajuato, obviamente el puesto se le daría a esta última.

Una responsabilidad del cabildo estriba en dar oportunidad, pero también en administrar de la mejor manera los recursos del municipio. Porque no son para jugar sino para hacer un buen uso de ellos. Hay que apoyar, impulsar, promover, pero siempre buscar que sean beneficiados el 100 por ciento de los habitantes y beneficiadas las arcas municipales porque esto va a permitir que tengamos más recursos para realizar obra social y mejorar la calidad de vida en Corregidora”.

[SinglePic not found]

Sumando las utilidades.

En este punto, se le mencionó al ex alcalde que Verónica Domínguez Alvarez (socia mayoritaria de Gremcsa y concuñada del actual regidor perredista en Corregidora, el perredista Juan Manuel Moreno Mayorga), habría aclarado que, por efectivamente no tener ninguna experiencia en el ramo, fue asesorada por la bióloga Aída Cruz Yánez (directora de Ecología municipal).

Y Antonio Zapata responde: “Me apena enterarme de esto. Aída trabaja en el municipio desde el periodo 2000-2003. Nos ayudó a echar a andar la planta separadora de basura y en el programa de separación de residuos en 20 comunidades.

Es una persona capaz y comprometida. Pero su función es asesorar y vigilar, no enseñar a alguien que va a prestar un servicio. Si se tratara de una persona que va acabando su carrera en la escuela y lo hace de manera gratuita, por supuesto que les brindamos experiencia en la administración municipal. De hecho, hubo muchos prestadores de servicios profesionales durante mi administración. Pero si les vamos a pagar por enseñarles, algo no checa (…) Es un negocio extraño”.

Desde su punto de vista, el actual alcalde Germán Borja, “un buen hombre”, está beneficiando a un particular con recursos públicos, y al hacerlo viola la ley. “No puede uno (como presidente municipal) apoyar a un tercero en un negocio”.

La función del gobierno, agrega, es apoyar a la gente con menos recursos, y no a quien persigue el lucro. E insiste: el cabildo “se está llevando al baile” al gobernante local. “Nunca se aprenderá lo suficiente para ser alcalde. Yo mismo, ahora, me doy cuenta de los errores que cometí”.

Finalmente, le preguntamos si, en su opinión, se dio un “tráfico de influencias”, dada la relación familiar entre la socia mayoritaria de Gremcsa, Verónica Domínguez Alvarez, y el actual regidor del PRD, Juan Manuel Moreno Mayorga.

Si lo hubiera, subraya, el cabildo debiera cancelar la concesión del relleno sanitario “El Paraíso”. Pero “habría que preguntarle a los abogados”.

Y de haberlo, concluye, entonces pudiera ser que a Germán Borja “se le ocultó esa información, y eso es dolo”.

La administración 2000 – 2003 había adquirido 4 hectáreas para el relleno sanitario de Corregidora. También hizo el estudio de impacto ambiental que arrojó resultados positivos para la operación en el lugar. Además compró la maquinaria para su operación en más de 2 millones de pesos. La actual administración decidió concesionar el relleno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:

1 comentario

  1. Ya vieron la pagina contra Germán Borja?

    http://www.germannoeselpan.com

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner