Agua y sociedad

| 17 septiembre 2007 | Sin categoría | 30 vistas | comentarios

Lorenzo Rubio Espinoza de los Monteros

Es muy criticable el hecho de que la sociedad civil carezca de información sobre los problemas que se enfrentan debido a la incapacidad de las obras hidráulicas construidas con el objetivo de proteger sus vidas e intereses.

Hablo de las avenidas que, cada vez con mayor frecuencia, escurren hacia el Valle de Querétaro.

Esto, que tal vez pudiera considerarse delictuoso, no lo es tanto como la información criminal que divulgan las autoridades del agua, especialmente las comisiones Nacional y Estatal del Agua (CNA y CEA, respectivamente).

En la primera sección del diario “Noticias” del día 4 del presente mes, el delegado en Querétaro de la CNA hace aseveraciones que deforman totalmente las verdades técnica y científica respecto a los recursos hidráulicos del estado y del municipio de Querétaro.

En el párrafo cinco dijo: “No es necesario construir más presas (…) Estas lluvias son extraordinarias y se presentan con un periodo de retorno más o menos de 10 años; entonces de nada serviría construir una presa que sólo cada 10 años vamos a llenar”.

Esto comprueba los errores cometidos en el sexenio pasado por el gobernador Ignacio Loyola Vera en materia de control de inundaciones, cuando dijo que “no justificaba este tipo de obras porque los fenómenos ‘atípicos’ ocurrían cada 10 años (y) era un desperdicio de recursos”, y esos errores son atribuibles a la poco inteligente asesoría de las autoridades del agua.

El gobernador Loyola usó el vocablo “atípicas” y las autoridades del agua utilizaron el de “extraordinarias”, para justificar el no hacer algo.

Las precipitaciones máximas tenidas en este año (2007) son similares a las de los años 1996 y 1998, con periodos de retorno de cinco años.

Por otra parte, si continuamos este ejercicio lograremos saber que del año 1921 al año de 2003, se han tenido 33 eventos de inundaciones; o sea, una cada 2.37 años.

Asimismo vale la pena recordarle al señor delegado de la CNA en Querétaro que las presas para el control de avenidas no se mantienen llenas, y se les deja una capacidad que pueda controlar una avenida adicional.

Por último, el control de avenidas es un seguro contra los daños que pueda sufrir la población en sus vidas y en su economía.

El comportamiento estimando de las precipitaciones fue así:

TR-Años Precipitación en mm.
  Probabilística Corregida
10 81.47 61.40
20 94.87 74.10
50 112.31 87.70
100 125.36 97.90

El comportamiento real fue como sigue:

Año Máxima mm. TR. Años. mm.
1985 88.9 10.25
1986 131.0 41.0
1991 93.5 13.67
1996 62.8 5.13
1998 63.4 5.86
2003 95.8 20.56
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner