Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Querétaro, víctima de oportunistas

| 15 octubre 2007 | Sin categoría | 90 vistas | comentarios

Gustavo Buenrostro

Los queretanos somos testigos del escándalo nacional que ha provocado Vicente Fox al exponer su fortuna mal obtenida y a costa de los mexicanos y que sólo ha puesto al descubierto que en México la Impunidad y la Corrupción son parte de nuestro actual sistema político.

Portada de revistas, videos de su rancho, de sus vehículos lujosos, fotografías de él con Martha Sahagún sonriendo, como burlándose de la pobreza del pueblo, son tan sólo algunas de las lamentables páginas que viene escribiendo el cuestionado ex presidente en un escándalo público que dará aún para mucho más.

Hace tiempo ya, específicamente en el mes de julio de 2005, el Gobernador Francisco Garrido hizo público que se realizaría una obra denominada Paseo Constituyentes y que, con ella, se regeneraría la imagen urbana de parte de la carretera libre a Celaya, precisamente del tramo de la Plaza de Toros al puente de La Negreta.

El anuncio se hizo a través de espectaculares que en decenas se contaron y que respondían a la propaganda gubernamental que circunscribió al informe del Gobernador Garrido (julio de 2005). Junto a esta obra que se publicaba en exceso, se anunciaba también la construcción del Acuaférico.

Al día de hoy, la ejecución de la obra pública relativa al Paseo Constituyentes, se ha concluido. Se derrumbaron puentes viales que en algunos casos tenían aún más de 10 años de vida y que aún eran útiles. El Acuaférico ha costado a los queretanos más de 600 millones de pesos, según el dicho del mismo Gobierno estatal.

Obra que se construyó de forma apresurada, extrañamente a partir del mes de febrero de 2004. Obra, que no sirve en este momento para nada, porque no lleva agua. ¿Por qué la prisa?, ¿por qué mal emplear recursos del pueblo en una obra que no es eficiente para los queretanos?, ¿por qué no destinar esos recursos a obra pública de impacto social o apoyos a queretanos desprotegidos (escuelas, caminos, drenaje, becas, medicamento, etcétera)?, ¿a quién se benefició económicamente con esa obra? ¡Nombres!.

Los Diputados son representantes del pueblo. Una de sus tres funciones principales es la de fiscalizar al Ejecutivo. Ello, dentro del marco de la Ley, de forma respetuosa y siempre apegados a la Ley.

El Poder Legislativo es un contrapeso del Ejecutivo y la función de vigilar la forma en que se ejecuta el presupuesto público responde a la necesidad de evitar excesos y derroches económicos que perjudican finalmente al pueblo.

Es gravísima la responsabilidad del Ejecutivo cuando ejecuta obra pública. No se trata de gastar solamente el dinero para hacer cosas y nada más. La Obra Pública debe ser “inteligente” y debe promover el desarrollo integral de la sociedad. Frente a éstas grandes inversiones (Paseo Constituyentes, Acuaférico y Acueducto II) en la que se han gastado cientos de millones de pesos, existen decenas de colonias populares y comunidades en todo el Estado en las que no se tienen los servicios básicos mínimos como drenaje, agua potable, etcétera.

La obra pública debe ejecutarse siempre con criterios de austeridad y de eficiencia absoluta. El Paseo Constituyentes, el Acuaférico y el Acueducto II son obras que provocan el natural cuestionamiento social respecto a su oportunidad y conveniencia frente a las grandes carencias que existen en otras áreas del desarrollo social en Querétaro. Acertado es que el presupuesto público se ejerza considerando las necesidades de obra pública para beneficiar a los queretanos.

Lo que no está bien, es que se gaste el dinero del pueblo de forma por demás sospechosa, sin que se obtenga el resultado que se dice se va a tener y se engañe a los queretanos. Grave aún más, sería descubrir en las investigaciones de la Comisión Especial, que ha habido actos de corrupción.

Por ello, solicitamos se vaya al fondo del problema. No es justo para los queretanos que se haya otorgado la confianza a quienes ostentan el cargo de funcionarios públicos y que hayan abusado de la confianza que les otorgó el Pueblo. Necesario es que el Congreso Local asuma su responsabilidad y que los diputados locales obtengan toda la información necesaria que garantice a los queretanos que con la ejecución de la obra pública, denominada “Paseo Constituyentes”, “El Acuaférico” y “El Acueducto II”, se respetaron los criterios de austeridad y eficiencia administrativa y que su realización logró promover el desarrollo de la sociedad queretana.

Sería penoso descubrir que la ejecución de la obra pública en Querétaro, responde a criterios de “elegancia” o de “relumbrón electoral”. Son muchas, demasiadas diría yo, las carencias y necesidades del pueblo como para estar “tirando” el dinero (por aquello de derrumbar puentes y CRIQ).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner