Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Como emigrar y no morir en el intento

| 12 noviembre 2007 | Historias de Migrantes | 45 vistas | comentarios

Agustín Escobar Ledesma

Si los mexicanos arriesgamos la vida cruzando a nado el Río Bravo y el desierto de la frontera norte en busca del american dream, los cubanos, para alcanzar el mismo fin, se ven forzados a navegar en frágiles balsas en medio del infestado mar de tiburones que a la menor provocación muerden en donde más duele.

Es de todos sabido que no todos logran pisar la tierra del tío Sam, pues son zampados por el mar y sus terribles criaturas. Los que logran sobrevivir la travesía marítima, sobre todo si son niños, son convertidos en héroes nacionales por tirios y troyanos, remember al niño Elian que, primero en Miami y luego en La Habana, fue recibido como si se hubiese tratado de Odiseo, en su retorno a Ítaca.

No todo es sufrimiento, otra manera, nada arriesgada y muy placentera, que los habitantes de la Perla del Caribe tienen, y de la cual nosotros carecemos, para evadir el trópico comunista, es el amor turístico.

Aunque usted no lo crea, los cubanos se aferran a los visitantes extranjeros como a clavos ardientes con tal de salir de la isla. La ocasión en que visité el caluroso sitio quedé sumamente sorprendido por mi “suerte” con las cubanas.

Caramba, hasta creí que el trópico me rejuvenecía y embellecía (más lo primero, lo segundo es imposible), pero qué va, mi desbarrancado y destrozado corazón dijo que cubanas y cubanos aprovechan el deleite corporal, con la gozosa complacencia de los forasteros, para zarpar del Caribe. El peculiar fenómeno migratorio trajo a mi memoria el atractivo y esbelto cuerpo de Carmen, enfermera de una clínica del IMSS, quien por lo menos dos veces al año iba a la isla a ver a su amado.

La relación fue separada por la fatalidad pues Carmen, que en su propia tierra no encontró el amor florido, murió al igual que la niña de Guatemala de Martí.

En el imaginario colectivo cubano circulan varias historias de jóvenes que han logrado ir a vivir a diferentes lugares de Europa, África, Estados Unidos, y a diversos países de América Latina, incluyendo el nuestro. Una de las historias que más me ha sorprendido e impactado es la de dos altos funcionarios de una universidad de Torreón que acudieron a un congreso en la ciudad de Pinar del Río.

Ellos, entre mojito y mojito, conocieron en El Rumayor, un antro parecido al Tropicana de La Habana, a dos esculturales bailarinas de ébano de quienes se enamoraron perdidamente (creo que a cualquiera le hubiera pasado lo mismo, nomás de verlas) viviendo un tórrido romance en los quince días de estancia en la isla caribeña. Las muchachas y los altos funcionarios universitarios se juraron amor eterno.

Ellos regresaron a Torreón con la promesa de volver por ellas.

Así lo hicieron, llegaron a su tierra e hicieron los trámites pertinentes para divorciase de sus respectivas esposas, porque, habrá que consignarlo, ambos eran responsables padres de familia, casados por las dos leyes.

Pagaron abogados para anular sus matrimonios civiles y, en cuanto tuvieron el acta respectiva en su poder, regresaron a ritmo de rumba, a Pinar del Río por las jóvenes de El Rumayor.

Se casaron en la isla y aprovechando el viaje, se quedaron de luna de miel, encallados en las hermosas playas de suave arena y mar color turquesa de Varadero.

Los dos hombres con sus flamantes y esculturales esposas se embarcaron rumbo a la ciudad algodonera para instalarse en sus nuevos hogares dulces hogares. No transcurrieron más tres lunas de miel cuando, un día cualquiera, las mulatas desaparecieron de la vista y de la vida de los altos funcionarios para ir tras el ansiado american dream de Miami.

¿Para qué embalsarse?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner