Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El debate nacional no tiene rating

| 26 mayo 2008 | Notas | 34 vistas | comentarios

José Luis Álvarez Hidalgo

Resulta sorprendente dar cuenta del descarado sesgo ideológico que la radio y la televisión y varios medios impresos locales y de circulación nacional han impreso a la acción informativa sobre la serie de debates que se han llevado a cabo para discutir los pormenores y la viabilidad de la iniciativa de reforma energética que presentó el Ejecutivo para su inmediata aprobación.

Medios de comunicaciónNada, no sólo no existe una cobertura amplia y completa sobre tal suceso, sino que, al manejar un mínimo de información al respecto ésta se muestra de manera tendenciosa y omitiendo deliberadamente las intervenciones de aquellos ponentes que presentan argumentos contundentes para comprobar los yerros y el atentado que representa a nuestro mandato constitucional.

La información que se provee a través de los medios sirve de muy poco para crear de verdad un proceso de reflexión profunda y sustentada que le permita a la audiencia formar un criterio propio e ir consolidando un punto de vista personal sobre tan espinoso asunto.

La televisión no ayuda en nada, sólo la televisión universitaria y cultural tienen la disposición de ofrecer una abanico más amplio de opciones informativas y que van a contracorriente de la marcada tendencia mediática a desinformar o a informar parcialmente sobre los criterios de cada bando.

Sólo que no todos se salvan. Me resulta desconcertante que una televisión de alta calidad como la que hace Canal 11, se deje arrastrar por la corriente conservadurista que recorre el país. Con el ingreso del nuevo director informativo de Canal 11, se agudizaron las simpatía que este medio (que hasta hace poco se conducía con imparcialidad y sensatez periodística) profesa a quienes detentan el poder político y económico en nuestro país.

Los espacios informativos que dedican a las declaraciones del espurio Felipe Calderón y a todo aquel funcionario menor que se pronuncia a favor de la reforma energética panista, resultan excesivas y muy marcadas.

Por el contrario, todas aquellas declaraciones en sentido contrario que vierten los opositores al proyecto privatizador son censuradas de antemano o disminuidas a su mínima expresión y sólo encuentran cauce de expresión en los medios alternativos, como este medio que me acoge en sus páginas, Tribuna de Querétaro, Radio Universidad y algunas espacios de la radio comercial (en menor medida) como el que conduce Jacobo Pichardo y otros muy pocos en comparación con los demás que son muchísimos más.

Una razón muy poderosa que puede explicar perfectamente la situación anterior, es el hecho de que en los tres debates que se han celebrado hasta ahora, los participantes del bando de la derecha privatizador se han visto sumamente empobrecidos en su argumentación, incapaces de contrarrestar el discurso de los opositores se han refugiado en el lugar común, la repetición constante de argumentos falaces, el discurso hueco e inflamado de consecuencias catastrofistas, amén de una aridez y de una actitud desposeída de toda convicción y pasión, propios de quien cree fervientemente que tiene la razón. Nadie les cree, y lo que es peor, ni ellos creen en si mismos.

El único canal que trasmite íntegramente el desarrollo de los debates es el Canal del Congreso, éste sí por mandato constitucional y porque es el vocero principal de las actividades legislativas en ambas cámaras; sólo que para su buena suerte (dado que está siendo controlado por la mayoría panista y priísta del Congreso) y para nuestra mala pata la señal de esta estación es restringida, sólo se le puede ver por cable, en horarios difíciles para la mayoría de los televidentes interesados y por si faltara algo, no se les hace una promoción adecuada, no existe una campaña mediática que difunda estas trasmisiones o se realicen síntesis muy completas que puedan retrasmitirse en otros espacios televisivos y/o radiofónicos.

La razón es muy sencilla, casi simplista, pero apabullante en su poder: son programas de televisión que no tienen rating. Dirían os concesionario que son contenidos televisivos que no interesan a nadie y si esto fuese verdad ¿qué vamos a hacer?

Insistir, insistir, insistir…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner