Falsos discursos

| 15 septiembre 2008 | Tierra Adentro | 137 vistas | comentarios

Víctor M. Sánchez Bandala

Las evidencias son contundentes, estamos a punto de encarar, todos los mexicanos, incluyendo la conservadora masa de clase media, una contundente y dolorosa crisis económica-política y social.

La falta de respuesta favorable a los principales y secundarios reclamos, necesidades y demandas de la población en general, por parte del gobierno federal, ha acelerado el ánimo de inconformidad, frustración y desaliento social.

Efectivamente, mientras por una parte, los indicadores macroeconómicos, según el discurso oficial y mediático, son positivos y alentadores, por otro lado, el bolsillo de millones de mexicanos esta muy por debajo de las expectativas mínimas de un bienestar digno.

Por ejemplo, el antiguo asesor y representante de los intereses de la banca internacional y ahora flamante encargado de la Hacienda federal, Agustín Carstens al entregar el paquete económico para 2009, el funcionario afirmó que la economía mexicana se encuentra “estable, quizá como nunca, y con sólidos motores de crecimiento”.

A pesar de que la perspectiva de expansión del producto interno bruto (PIB) nuevamente fue ajustada a la baja y ahora se estima en 2.4 por ciento para 2008, la menor tasa de expansión económica en cinco años.

Sostuvo que “los resultados económicos que se prevén para este año, pese al entorno adverso que se nos ha presentado y sin caer en falsos triunfalismos, nos hacen ver que estamos en el camino correcto”.

Desde luego, este tipo de discursos, no corresponden a la realidad de “los de abajo”, peor aún cuando ya se anunció que el gobierno federal sostendrá la política de “ajustes graduales” (semanales) al precio de la gasolina, con objeto de reducir “el altísimo subsidio” en el costo de la importación de combustibles y su venta al público.

Igualmente de incierto como el sector económico, el sector social muestra graves signos de polarización, desorden e ingobernabilidad. Mientras, por supuesto el gobierno federal muestra signos de incapacidad para resolver los temas de esa agenda.

Para alentar la descomposición del otrora sistema político-social, el sindicalismo “charro” y “blanco”, magisterial y de otros sectores se tambalea ante una creciente inconformidad gremial por obvias razones, mientras también firme y contundente se mantiene la presencia del movimiento social de Andrés Manuel López Obrador en defensa de los recursos naturales como el petróleo.

Por cierto aquí en el tema laboral, el magisterio queretano adelantó durante su pasada marcha su abierto rechazo a la política económica y salarial del gobierno federal y estatal panista, anunciando a voz en pecho que “no votarán en la próxima contienda electoral por los candidatos de Acción Nacional”.

Advertencia que nos hace retroceder en el tiempo cuando el mismo magisterio dio la espalda al último gobierno priísta del siglo pasado, encabezado por Enrique Burgos García.

Como parte sustantiva del ánimo de intranquilidad social se encuentra el evidente desarrollo del crimen organizado a nivel nacional, pese al discurso sobre el Querétaro seguro, la realidad es que es inaceptable creer tal cosa, sobre todo cuando es evidente el volumen no denunciado diario de robos a casa habitación y automóviles, asaltos, venta de droga, impunidad y facilitación para la instalación de todo tipo de antros de vicio, secuestros, etc.

Considerando el grave deterioro de la imagen de los partidos políticos que “pelean internamente como perros” y tomando en cuenta que cada vez es menos lo que esos institutos políticos y sus “políticos” representan a la sociedad en general, la población queda cada vez más indefensa.

En términos generales, a pesar de la impresionante campaña mediática para avalar la política del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, nada podrá impedir ya que siga creciendo el descontento social y la desesperación de millones de mexicanos por la fuerte crisis económica que golpea a los sectores más desprotegidos.

Mientras tanto por supuesto, el torpe ciclista de Los Pinos y su grupo selecto, envuelto en una atmósfera de privilegios se empecinan en negar su falta de capacidad para gobernar con sensibilidad, amor a la patria y “sentido común”.

Finalmente, habrá que esperar, sobre todo aquí en Querétaro que la voz de los maestros, que por cierto en términos de votos son más que los que trabajan en la docencia, se haga valer y corresponda su sufragio a una nueva visión de clase.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner