Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Los engaños de Uniroyal

| 1 septiembre 2008 | Querétaro | 297 vistas | comentarios
  • Con mentiras la empresa se deshizo de sus trabajadores y ahora con engaños pretendía librarse de pagarles lo que les corresponde.

Wuitberto Lara García.

Trabajadores de la empresa Uniroyal, realizaron una manifestación a las afueras de la Procuraduría de la Defensa del Trabajo Federal el pasado 25 de agosto, para denunciar que la empresa que los despidió sin liquidarlos, ahora pretendía hacerlos firmar con engaños.

Uno de los trabajadores de nombre, Mario Blas Brito, explicó que después de estar luchando por una liquidación justa, en días pasados varios ex empleados recibieron llamadas a través de las cuales les decían que habían ganado su demanda laboral y que podrían pasar a cobrar lo que la empresa les debía.

Ex empleados de Uniroyal en lucha.

Ex empleados de Uniroyal en lucha.

El domicilio donde supuestamente recibirían el pago era en la Junta 50 de la delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, lo que hacia aparentar que en efecto los empleados recibirían su dinero de acuerdo a la Ley del Trabajo.

Sin embargo, Blas Brito explicó que todo era un engaño, pues la empresa pretendía que firmaran a cambio de darles una “miseria”, pues en realidad no había una resolución del juicio, sino un ofrecimiento de la empresa para dar por terminado el asunto, pero a base de engaños.

Al respecto, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Sergio Alejandro Lozano Vázquez, alegó que probablemente el juicio se había trasladado de Junta 2 a la Junta 50 en Querétaro, pero se deslindó del asunto al afirmar que no sabía que ocurría en las instalaciones de esa dependencia federal.

Mario Blas Brito, explicó que este tipo de situaciones son las que hacen deducir a los trabajadores que las autoridades del trabajo están respaldando a la empresa para evitar que pague a los trabajadores lo que les corresponde, no sólo al demorar en dictar una resolución, sino al prestar sus oficinas para el engaño.

Blas Brito expuso que ellos mismos se dieron cuenta que no podía cambiarse el juicio de la Junta 2 a la Junta 50 en Querétaro, por lo que desde un inicio consideraron extrañas las llamadas que recibieron y por ello se manifestaron en dicha dependencia federal para alertar a sus compañeros.

Años de lucha

El despido de cientos de trabajadores de la planta de Uniroyal en Querétaro, el 4 de agosto del año 2000, no sólo representó una cifra más en las encuestas que sobre el desempleo se elaboran en el país y en nuestra entidad.

Atrás de cada ex trabajador hay una persona que perdió su modo de vivir, e inclusive la vida misma.
De los 650 trabajadores que fueron despedidos de Uniroyal en Querétaro, al menos una centena de ellos se han divorciado. También hay casos de hijos que tuvieron que abandonar la escuela para dedicarse a trabajar.

Pero el caso más dramático, nos cuenta Mario Alberto Blas Brito, es el de un “armador especializado en llanta”. Se llamaba Mario Federico González, tenía 53 años de edad, y se quitó la vida. No vio más salidas pues no lo contrataron en ningún trabajo.

En su carta póstuma culpó tanto al gobierno como a la empresa, en donde trabajó 20 años. Dejó familia en el camino.

Una secuela más del desempleo es el alcoholismo, “una salida muy fácil y algo muy frecuentado entre nosotros, en el sector obrero”, dice nuestro entrevistado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner