Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Lucha de clases (Primera parte)

| 15 septiembre 2008 | El ahorcado del lunes | 60 vistas | comentarios

Eduardo Garay Vega

Las manifestaciones que desde días pasados ha realizado en Querétaro un gremio naturalmente apático llaman la atención. Los maestros no son muy dados a protestar, de hecho, son más reconocidos como un grupo que acepta sin protestar cualquier orden de su sindicato o del gobierno a cambio de algún dudoso reconocimiento.

Interminable sería ponerse a relatar la historia de menosprecio y pérdida de dignidad que han sufrido los docentes y la educación pública en los últimos años. Baste señalar los casos más recientes: modificación en la edad y tiempo de servicio para jubilarse al cambiar la ley del ISSSTE; cambio en el criterio de otorgamiento de plazas desapareciendo el sistema escalafonario (que tomaba en cuenta elementos como antigüedad y preparación) para dar paso a un examen de oposición elaborado por un ente privado; cambios en planes y programas de estudio a nivel primaria y secundaria sin ser tomados en cuenta dándole importancia a la educación tecnológica sobre las humanidades…

Curiosamente el factor que desató el actuar del magisterio no tiene que ver con cuestiones que dañan su profesión, sino directamente su bolsillo y no es por una acción que vaya directa y exclusivamente sobre ellos, sino que afecta a todos los trabajadores del país: la modificación a la aplicación del Impuesto sobre la Renta (ISR) por parte de la Secretaría de Hacienda.

Foto: Internet

Foto: Internet

Esta modificación grava todos los ingresos que se perciben y no sólo aquellos relativos al salario directo. Me explico: toda prestación económica es gravada a partir del 1 de enero de este año. Lo anterior significa que cualquier ingreso (prima vacacional, aguinaldo, reparto de utilidades, bonos de productividad, etc.) son considerados para el pago de impuestos.

Lo anterior no sólo no sucedía sino que los empresarios, por señalar un caso más grave que el de los docentes, otorgaban bonos a sus mejores empleados amparados en que dicha remuneración era deducible de impuesto. Así, veremos como la mayoría de empleados ya no recibirán ningún tipo de dinero extra porque al empresario ya no le reditúa ningún beneficio fiscal dar más prestaciones.

Lo importante de este caso es saber quién o qué motivó el cambio de actitud en los docentes y la respuesta está, por supuesto, más allá del daño directo a los ingresos de los mentores.

Como antecedente, recuerdo que la última manifestación de los maestros queretanos viene de 1997, cuando de manera misteriosa se manejó que el pago de aguinaldo ya no sería de 90 días, tal y como se había firmado en la negociación salarial de 1996, sino sólo de 70 días.

Enrique Burgos, gobernador de esta época, no dio un solo comentario al respecto y dejó que los maestros cerraran escuelas y calles durante días. Al final, los maestros recibieron sus 90 días (aunque desde ese entonces 70 son directos de salario y 20 más se otorgan como un bono extra, aunque vienen en el mismo cheque)

Porque otro defecto que parecen tener los maestros es su falta de memoria. En ese entonces, como en estos días, tampoco el SNTE avaló directamente esas manifestaciones, sin embargo el único cambio que podemos decir fue tangible tuvo que ver con un resultado político que pocos esperaban: Fernando Ortiz Arana perdió la gubernatura ante Ignacio Loyola Vera, el PRI perdía su capital hegemónico ante el conservador pueblo queretano y veía surgir al PAN como la nueva fuerza que representa a la derecha del país.

No niego que el voto de los maestros fue definitivo y quiero creer, aunque no lo creo, que la decisión fue tomada de manera consciente. Sin embargo la historia no escrita nos menciona que quienes dirigen al país (y no precisamente los presidentes y líderes de masas) jamás le perdonaron a Oritz Arana que no quisiera renunciar públicamente a su interés de llegar a Los Pinos y cuanta esta leyenda negra que mandaron, ahora sí, a sus ejecutores (presidente, gobernador y líder del sindicato de maestros) a tronar su llegada a la Casa de la Corregidora. Yo no me creo del todo estas historias, simplemente las oigo y, de vez en cuando, las repito.

Seguiré sobre el tema en futuras colaboraciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner