Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Lucha de clases (Segunda parte)

| 29 septiembre 2008 | El ahorcado del lunes | 300 vistas | comentarios

Eduardo Garay Vega

El SNTE, como todo sindicato, se ha convertido en un “estorbo” para la “democracia”, como se entiende este sistema político a últimas fechas. Lo anterior ocurre porque los sindicatos crean estados de excepción, llamados antes conquistas laborales.

Para ejemplificar tenemos la tan llevada frase de las jubilaciones, y eso que es una de las conquistas que más adeptos tiene.

El tendero, el empresario, el taxista, por dar algunas muestras de personas que trabajan por su cuenta, dicen: “¿por qué ha de pagársele a alguien por no trabajar?, yo, si no trabajo, no gano”. Bueno, esto es fácilmente rebatible. El obrero, el maestro, el empleado ya ha generado un capital o un beneficio a una empresa o a la sociedad y disfruta un beneficio por una labor realizada.

Igual pasa con el aguinaldo y, en el caso de empleados de empresas, del reparto de utilidades. No es que los patrones le den un premio al trabajador, sino que se reparte una mínima parte de las ganancias obtenidas. En el caso de los trabajadores de la educación, las ganancias no se pueden medir en pesos y centavos y eso provoca la escandalera mediática.

Cuando un locutor de noticias grita que el maestro gana 90 días de aguinaldo y lo compara, por ejemplo, con los días que obtiene un diputado, bien se cuida de decir cuál es el pago por día del diputado y del maestro.

Es cierto, no es nada despreciable el pago de aguinaldo de un maestro, tener dos periodos vacacionales (y uno tercero, si tomamos en cuenta el periodo de receso escolar, cuando el maestro debe preparar el siguiente ciclo) y descansar todos los fines de semana y días festivos, pero estas prestaciones compensan un poco el bajo nivel salarial del docente, las condiciones en que se desempeñan y la falta de estímulo para la superación y preparación en que laboran.

Elba Esther Gordillo. Foto: Internet.

Elba Esther Gordillo. Foto: Internet.

Y buena parte de esta culpa recae, en el caso del SNTE, en dos nombres de caciques sindicales: Carlos Jongitud Barrios y Elba Esther Gordillo. Uno y otro utilizaron al sindicato como medio de negociación para obtener prebendas personales y pingües ganancias económicas.

Son el ejemplo perfecto del mal líder sindical. Y si la cabeza está mal dirigida el cuerpo, invariablemente, tiene a seguirla. Así encontramos pequeños caciques en los estados, en los municipios e, incluso, en la delegación sindical, la cédula más pequeña en este tipo de organización, porque si se ve la dirigencia del sindicato como un medio para obtener lucro personal, todos aspiran a ser líderes.

Y entonces tienen razón quienes gritan que el SNTE es un sindicato corrupto, ya que si los líderes son deshonestos, todo el magisterio es deshonesto. Pero quienes aspiran a desaparecer al sindicato más grande de América Latina deben pensarlo dos veces.

Dividir al sindicato para crear pequeñas organizaciones regionales o estatales sólo servirá para que los trabajadores queden a la deriva y al capricho de estos caciques que insisten en mantener una estructura piramidal que sólo recompensa a quien está a la cabeza. Además existe el riesgo de divide y vencerás. Es más fácil negociar con un pequeño grupo que con una fuerza masiva.

La arremetida conservadora por desaparecer a personajes históricos y resucitar a figurines con ideas contrarreformistas ha sido resistida por el número de mentores que no comulgan con esas ideas y que, en conjunto, forman un gran bloque.

¿Qué sucedería, por ejemplo en Querétaro, si nada más se negociara con la Sección XXIV los contenidos de materias como biología, historia y civismo? No se espanten los azules, lo mismo podríamos decir si se tuviera que negociar con la Sección IX, en el DF.

Aunque parece que ese es el camino que interesa mostrar a los propios docentes. De este modo nos enteramos que en Querétaro, por lo menos hasta que halla elecciones, el pago de ISR a bonos y prestaciones no será aplicado. Nos enteramos que en Tlaxcala los 90 días de aguinaldo se otorgan en un solo cheque y aplican para el concepto de jubilación (aquí los jubilados ganan menos días).

Que en Morelia se mantendrá, por lo pronto, la “oportunidad” para que el Sindicato proponga a hijos de maestros para las plazas (o se hereden, pues) y que en el DF el examen de oposición no será un criterio primordial en la obtención de la ansiada plaza.

Crear estos estados de excepción, donde no todos tienen los mismos derechos y obligaciones es una manera, muy maquiavélica, de intentar desaparecer al SNTE y crear pequeños sindicatitos. Esto es una trampa. Y en los ámbitos magisteriales, azuzados por los medios masivos e, increíblemente, por el propio sindicato, comienza a verse como una opción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: | |

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner