Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Víctimas de la democracia

| 15 septiembre 2008 | Cabaret Voltaire | 277 vistas | 3 comentarios
  • Lo democráticamente decidido no tiene porqué ser, necesariamente, lo mejor para todos. Hay cosas que a la democracia no le importan.

Carlos González Morales

Hace ya unas dos semanas, el columnista del periódico A.M., articulista y director (de información y de ventas) de “Ciudad y Poder”, y otrora conductor de Noticentro, armó tremendo escándalo contra el gobierno estatal y su política en materia de comunicación.

Tras él, surgieron unas cuantas decenas de periodistas que condenaron igualmente el más que evidente contubernio entre los principales medios de comunicación y la clase política dominante. En la crítica, como siempre, surgieron todos aquellos “pendientes” que una minoría en el estado se empeña en achacar al gobierno estatal, como aquello de la BMW o lo de Arres Rascón. Vienen, también, las acusaciones al “yunquismo” estatal, a la conspiración de “mochos, fanáticos y fascistas” que se empeñan en conservar el poder.

Ilustración: Internet.

Ilustración: Internet.

No me interesa aquí discutir la veracidad de las acusaciones o la injusticia de ciertos casos. Lo que me interesa es el tono y el alcance potencial de las acusaciones. Lo que hemos visto la última semana – además de tener tintes evidentemente electorales – repite la lógica de una minoría de periodistas, activistas, académicos o estudiantes “incómodos” cuyas causas dan sentido a una oposición política y a una protesta social lamentablemente estéril.

Digámoslo con claridad: la economía del estado ha crecido como pocas en México, y con ella el poder adquisitivo de buena parte de la población. Vemos un “boom” en el mercado de la vivienda, vemos que la sociedad cuenta con cada vez más opciones en materia de bienes y servicios, que adquieren o renuevan automóviles, que tienen acceso a mejores servicios de salud (privados o públicos, aquí no importa), etc.

En pocas palabras, buena parte de la sociedad queretana vive hoy mejor que antes. Incluso contamos con los medios nacionales de información que refuerzan la idea de que Querétaro es – pésele a quien le pese – mejor que otros Estados en materia de seguridad pública, de pobreza, de estabilidad social, etc.

No quiero hacer aquí una defensa del gobierno, sino un análisis frio de la situación que priva en el Estado. La idea es muy sencilla: la consolidación del sistema democrático y el desarrollo de una cada vez mayor clase media en Querétaro hace que todos esos casos que denuncian los luchadores sociales pierdan importancia política.

La marcha contra la inseguridad es prueba de la nueva lógica política: no se trata ya de corporaciones, de movilizaciones sociales y agitación de ideas; no se trata de sectores populares o campesinos enardecidos y dispuestos a arriesgar lo poco que tienen por un trato más digno por parte del gobierno.

Se trata de una clase media que sólo está dispuesta a salir a la calle por defenderse a sí misma, que sólo está dispuesta a arriesgar el bienestar y la comunidad lograda si ésta se ve amenazada.

La clase media, predominante en la ciudad de Querétaro y – cuantitativa que no territorialmente – en el Estado, no está dispuesta a arriesgar la tranquilidad con la que van de compras y al cine por el caso de una supuesta tortura en la PGJ, ni está dispuesta a marchar para exigir la recontratación de Luis Gabriel Osejo.

Estoy de acuerdo: no se trata sólo de salir a la calle; la ciudadanía puede, también, castigar a sus gobernantes dejándolos fuera del gobierno – a ellos o sus partidos – en las siguientes elecciones. Si la lectura general es que Querétaro es Mejor, si buena parte de la población vive hoy mejor que ayer, ¿estarán dispuestos a votar por un partido distinto que beneficiará a otros quitándoles a ellos?, ¿correrían el riesgo?

En una democracia, el poder se sostiene con una mayoría de electores. El sistema no exige, lamentablemente, responder a las demandas (por justas que estas puedan ser) que una minoría de marginados, de reporteros, de indígenas o de lo que sea, dirija al gobierno. En general, a la opinión pública y a los medios de información, les tiene sin cuidado la BMW, Arres Rascón, la represión a unos cuantos estudiantes o que corran a tal o cual periodista; podrán discutirlo en los cafés, ¿pero votar por otro partido? Difícilmente.

Lo democráticamente decidido no tiene porqué ser, necesariamente, lo mejor para todos. Hay cosas que a la democracia no le importan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios

  1. Fe de erratas: Por “Luis Manuel Osejo” quise decir “Luis Gabriel Osejo.” Me entendieron, supongo.

    Gracias

  2. Una ocurrencia

    Habría, entonces, que buscar formas de fortalecer al Congreso local. En principio, en un sistema electoral dentro de un régimen democrático, el Congreso es el medio por el cual las minorías pueden canalizar sus demandas. Pero se me ocurre que puede haber un problema de complejidad mayor: que alguna parte de esas minorías aspiren a convertirse en parte de la predominante clase media, lo que redunda en el mantenimiento del estado de las cosas.

  3. Están en un error quienes creen que al panrratero gobierno actual le interesan los votos y que gracias a éso se mantendrá en el poder. El yunque ha llegado a infiltrarse estratégicamente en el Instituo Electoral de Querétaro y en el IFE. Ya no tendrá ningún problema el Pan para ganar donde quiera y le convenga. Los fraudes de culquier calibre están garantizados. No menciono ésto por la andanada de señalamientos a la organización secreta a voces sino por la ente que está en el IEQ que permite modificar cifras de manera tal que pasa por válida cualquier elección. El Pan no volverá perder elecciones aquí…y al tiempo. Lo anterior es sólo una muestra de cómo la mafia albiazul gana cotos de poder y sumerge a la sociedad en injusticias de todo tipo. La postura fascista que está poniendo en peligro al País se descara. Los intereses de los poderosos nos han alcanzado por medio de los que quieren permanecer en el poder agachados ante el tío Sam.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner