Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Crisis financiera: crisis del capitalismo

| 13 octubre 2008 | En Pocas Palabras | 2.128 vistas | 1 comentario

Teresa E. Hernández-Bolaños

La crisis financiera de los Estados Unidos, es sin duda la noticia más relevante al momento. Los expertos economistas han explicado con precisión cómo la crisis hipotecaria en los Estados Unidos se convirtió en crisis crediticia e instaló la crisis financiera.

El impacto y temor provocado por el anuncio de la crisis produce el retiro de efectivo en masa, desapareciendo la liquidez y logrando que los bancos restrinjan créditos, activando la recesión.

Una recesión en el epicentro de la economía mundial (por la hegemonía militar, económica y política que Estados Unidos y sus dólares representan) tiene efectos mundiales. Estos efectos a escala global, sus consecuencias y sus significaciones son las que deben permanecer en constante análisis, puesto que la inyección de 700 mil millones de dólares anunciada, debatida y finalmente aprobada como el “rescate del sistema financiero norteamericano” no evitará de ninguna manera el principio de lo que muchos analistas están definiendo certeramente como la crisis del sistema capitalista, ni tampoco la solución inmediata a la crisis económica norteamericana.

Foto: Internet.

Foto: Internet.

El sistema financiero norteamericano es la práctica hegemónica del modelo neoliberal en el mundo. La caída del sistema financiero norteamericano evidencia que el libre mercado, que el “capitalismo salvaje” practicado en el mundo no sólo genera crisis cada vez más incontrolables, sino que la tesis de que el mercado omnipotente libre y soberano debe marcar los destino de la humanidad, llevándonos a un mundo feliz sin restricción alguna de la economía, es ridículamente insostenible.

El ejemplo del aún (y esperemos que no por mucho tiempo) país más poderoso del mundo está demostrando que el libre mercado, que la economía sin restricciones y que el Estado empresarial (que sólo gestiona y facilita los intereses empresariales) no son la mejor opción para los ciudadanos, que hoy pagaran las consecuencias de la rapiña y la ambición de los que Marx llamaría simplemente “capitalistas”.

El problema es que no sólo los ciudadanos norteamericanos pagaran las consecuencias, sino que en un sistema globalizado y dependiente del funcionamiento económico norteamericano, las consecuencias son globales y masificadas, comparadas a la gran depresión de 1929.

Los alcances y las consecuencias de una crisis capitalista son tan alarmantes que gobiernos más sensatos que el nuestro están solicitando un ajuste, un llamado a cuentas al gobierno de Bush por el manejo irresponsable de la economía que permite que los especuladores e intereses particulares derrumben un sistema económico y sean premiados con un rescate para que sus negocios no se vean afectados. Pero cuyas consecuencias tienen alcances internacionales.

El presidente Sarkozy de Francia, Hugo Chávez de Venezuela y el ministro de finanzas alemán Peer Steinbrück han hablado fuerte al respecto evidenciando la necesidad de una reunión y un debate internacional sobre la irresponsabilidad del gobierno bushiano, exigir cordura y soluciones con respecto a la estabilidad de la economía mundial, que aún está en sus manos.

Recordemos que las reservas internacionales se encuentran en dólares y que lo más inmediato es que los países reduzcan exportaciones e importaciones, que el precio del petróleo baje, así como las remezas, y claro la inminente devaluación del dólar. El efecto de la crisis evidentemente es mundial, sobre todo para los países pobres, dependientes como el nuestro; y la necesidad de un control internacional es apremiante. La irresponsabilidad e incapacidad del gobierno bushiano (muy parecida a la de su seguidor mexicano) debe ser llamada a cuentas y controlada en un debate internacional.

Si el gobierno norteamericano ha intervenido en las economías del mundo para sus intereses, ha llegado quizá el tiempo de que los países del mundo inviertan los papeles, que termine la hegemonía unipolar y que prevalezcan los intereses del mundo en una economía más justa que el capitalismo no es capaz de ofrecer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: |

1 comentario

  1. Las líneas que nos ofrece Teresa nos pone a reflexionar sobre la importancia y la relevancia de la crisis financiera norteamericana de alcances globales. Lo más importante y lo que nos atañe como mexicanos es preguntarnos que esta haciendo el gobierno mexicano frente a los efectos de la crisis, donde no debemos olvidar la fuerte dependencia económica y financiera que tenemos con este país.
    Como toda crisis financiera sus efectos golpearan al sector real o productivo, traduciéndose en una crisis económica y social. Apenas inicia la crisis, y sus efectos ya se hicieron sentir en nuestro país, las expectativas de crecimiento disminuyeron, el desempleo se incrementa, se reduce el flujo de las remezas que envían nuestros refugiados económicos en los EU, la disminución de visitantes extranjeros, el ataque especulativo al peso, explicada por la ambición e irresponsabilidad de unos cuantos, pero lo peor y mas alarmante, seguirá en aumento la desigualdad social. ¿Nuestro gobierno que hace y que hará ante ello?

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner