Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Del desastre económico, a la agenda política y las promesas de campaña

| 27 octubre 2008 | En Pocas Palabras | 329 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

Si algo nos queda claro ante la actual crisis económica mundial es saber que el exceso de las libertades del sistema económico generan las condiciones de su propia crisis y estas son cada vez más pronunciadas.

Es justo el Estado quien al final articula los rescates financieros, reivindicando una posición que nunca debió verse disminuida. Así, el actual sistema neoliberal demuestra una vez más su incapacidad para regularse sin caer en crisis.

La promesa del libre mercado a la que los políticos neoliberales se sumaron desde hace ya unas décadas esgrimiéndolo como el camino ideal hacia el desarrollo, que bien podemos llamar en los propios términos que agradan al lenguaje neoliberal, las promesas del mesianismo del libre mercado, que todo prometía y que nada ha cumplido, ha generado en cambio crisis y endeudamiento y el crecimiento de la desigualdad social, y eso sí, el crecimiento de abundantes fortunas en manos de los beneficiados de la privatización, una apuesta que refleja un progreso escueto en los indicadores macroeconómicos y absolutamente nulo en la calidad de vida de las mayorías.

Imagen: Internet.

Imagen: Internet.

Pues bien, esa apuesta hoy se desquebraja aún más, y ha organizado la necesidad por parte de los países económicamente más fuertes de volver a plantear el papel del Estado en la Encomia y de disminuir las excesivas libertades del mercado y el comercio, de hablar sobre una regulación puntual y sana del Estado sobre el mercado.

En relación a ello, cabe preguntarnos sobre la actuación de nuestros políticos tanto a nivel nacional como local, ahora que se reconoce la necesidad de una ingerencia puntual del Estado en los asuntos económicos y sobre todo en ejes estratégicos como son la energía, caso particular para nuestro interés: el petróleo. En un momento mundial de nacionalizaciones nuestro país parece intentar justo lo contrario, no se aprecia que pueda advertir que las estrategias político-económicas han adquirido un nuevo y diferente sentido.

Por tanto, la agenda política deberá de iniciar una reestructuración que rebase el mero discurso. Cabe preguntarse por los alcances de ello ahora, pues quines han gozado de todo tipo de prebendas y libertades a la luz del libre mercado seguramente encontrarán los contrapesos para dar continuidad a una tendencia que les beneficia en todos los sentidos.

Por esa razón habrá que estar atentos a la agenda política del país y buena parte de ella se avizora en las campañas políticas que se avecinan en nuestro estado, pues queda claro que emplear la vieja fórmula de potenciar el crecimiento económico de la entidad atrayendo capital extranjero, es decir, a empresas que se establezcan en la zona para generar con ello empleo es una apuesta gastada y una falacia, una mentira propia del mesianismo del libre mercado que no podemos ya creer, un mínimo factor que si bien puede atraer cierto capital y con ello cierto crecimiento, casi siempre se corre el riesgo de que se marche bajo la lógica de encontrar mejores condiciones en otras partes del país o del mundo.

En un momento mundial de nacionalizaciones nuestro país parece intentar justo lo contrario, no se aprecia que pueda advertir que las estrategias político-económicas han adquirido un nuevo y diferente sentido.

No podemos hacer de esa forma un fondo, esa tendencia no puede ya ser el eje unidimensional por el que pasen las principales estrategias políticas en caminadas al desarrollo, pues en esta lógica del asentamiento de empresas extranjeras lo que permanece en el fondo es que la entidad se vuelve un empleado y no un socio, ello implica entrar en formas de control económico que mantienen la dependencia tradicional de los países cómodos a la inversión extranjera.

Habrá que ver las propuestas de los candidatos a este respecto, sobre todo la de aquellos cuya visión y formación empresarial los obliga y los limita al mismo tiempo, habrá que ver a los que envueltos en la ignorancia foxiana apuesten al libre mercado a tontas y a locas. Así, entre la necedad de unos, la ignorancia de otros y los intereses de otros tantos desfilaran las ofertas.

Ahora bien, un poco de mesura nos diría que si realmente se desea que exista una mayor participación de las empresas nacionales y locales ante esta nueva circunstancia mundial, es necesario que la política económica del nuevo gobierno marque la presencia de un conjunto de políticas industriales, de ciencia y tecnología, de esta manera será otra alternativa donde la economía encuentre causes para su verdadero desarrollo autónomo y los empresarios realmente tomen conciencia de su compromiso social y no sean tan vulnerables a las decisiones de los consorcios multinacionales.

Es indispensable establecer una política económica que concentre los intereses de los involucrados en cada sector de la actividad económica local, sin que se llegue al exceso de proteccionismo estatal como en el pasado y tampoco al exceso de libertades, pero eso sí, con un claro apoyo a los recursos de la entidad, con el objeto de que los beneficios que se genere redunden en el mejoramiento de la distribución de la riqueza y del aumento del nivel de vida de los queretanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: |

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner