Banner Jurídico.
Banner Sorriso
El periodismo medieval: la inequidad y la vergüenza

El periodismo medieval: la inequidad y la vergüenza

| 27 octubre 2008 | Atmósfera mediática | 159 vistas | comentarios

José Luis Álvarez Hidalgo

Recientemente acaba de concluir el proceso electoral para la sucesión rectoral en nuestra máxima casa de estudios. El proceso no pudo ser más inequitativo en su conjunto, no sólo por el hecho de que la posición del Rector aun en funciones, Mtro. Raúl Iturralde Olvera, le concedía ventajas que su contendiente, el Dr. Bernardo Romero Vázquez no podía tener a su alcance por razones obvias.

No obstante el elemento más pernicioso en este proceso, lo fue sin duda alguna, el papel que jugó la prensa local en la cobertura periodística de tal acontecimiento. Lo anterior se reveló día tras día al revisar las notas publicadas por la prensa local, en especial el periódico Noticias, y dar cuenta, con un mínimo análisis de contenido a vuelo de pájaro, de la inequidad en la cobertura informativa.

El espacio dedicado a lo dicho por el Rector, representaba alrededor del 80% de la información y tan sólo el porcentaje restante a las palabras de su contendiente.

Esto representa sólo un aspecto de la parcialidad informativa con la que se manejó la información en favor del Rector, un asunto aun más delicado lo son las declaraciones de Romero Vázquez que la prensa local publicaba fuera de contexto, como aquella que se hizo célebre de que Bernardo Romero le interesaba ser Rector porque él era “el más guapo y el más sangrón”, lo cual mencionó a modo de broma y que rompió el hielo en tan adusta ceremonia y además fue ampliamente celebrada por los estudiantes preparatorianos asistentes al acto y de la cual inmediatamente se excusó.

En esa misma sesión la periodista escribió que dicho candidato se había expresado así: “A mi no me gusta esta Universidad” y “A mi la Universidad no me ha dado nada”. Lo que no aclaró la reportera de la fuente, Leticia Jaramillo, es el contexto en el que realizó tales declaraciones y que fue al referirse a los malos manejos dentro de la Universidad y a los grupos de poder interno y externo que se han apoderado de ella.

En fin, se trata de un caso aberrante de distorsión informativa en el cual sin ningún pudor se tratan de defender intereses oscuros en detrimento de un periodismo objetivo, plural y democrático. En Querétaro el periodismo es medieval.

Un último ejemplo de lo anterior, fue la comparecencia de ambos candidatos en una de las Facultades de la UAQ más difíciles, debido a su alto sentido crítico y a sus convicciones políticas, se trata de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS), en la que gracias al empuje de profesores y estudiantes se logró modificar el rígido formato de comparecencia que buscaba proteger a más no poder al Rector de las incómodas preguntas a mano alzada y a viva voz que se sugerían realizar para que verdaderamente se lograra un debate abierto y franco. Se logró que se pudiesen hacer todas las preguntas que cupieran en el lapso de dos horas de duración formal que tenía el evento.

En el transcurso del mismo, Romero Vázquez saltó al ruedo y denunció la inequidad en el proceso, aludiendo sobretodo a la injusta y selectiva cobertura informativa de los medios locales y atribuyó esta actitud a la malsana tradición del chayote en México. Inmediatamente y sin decir agua va, la reportera del periódico Noticias, Leticia Jaramillo se le fue encima a Bernardo Romero gritándole que comprobara su dicho y presentará las pruebas correspondientes (como, podrá darse cuenta amable lector, la periodista se puso el saco con total descaro e impudicia), el candidato a Rector le pidió al moderador de la mesa controlará a la periodista pues estaba interrumpiendo el debate. Así se hizo.

Al día siguiente, la respuesta de los medios no se hizo esperar. Una andanada de críticas irreflexivas, botellazos verbales e injurias disfrazadas de información con dedicatoria personal le fueron dirigidas al Dr. Romero.

Cabe destacar la nota firmada por la susodicha Leticia Jaramillo, quien ahora sí le dedicó un espacio considerable al suceso y en particular a lo expresado por Bernardo Romero en torno al chayote, pero sólo con el afán de descalificar la figura del ex comisionado de derechos humanos e incluso llegó a resaltar que este se había arrepentido de su dicho y le había pedido disculpas.

Así, de modo categórico, la periodista que exigía pruebas claras de su inequidad en su labor informativo, las proporcionó gustosa, se puso de a pechito y se ahorcó solita.

Vuelvo a insistir, este es el verdadero nivel del periodismo que se hace en Querétaro, un periodismo al servicio del poderoso y que no tiene ningún empacho en corroborarlo día con día en el ejercicio cotidiano de esta actividad. Debo decirlo, el buen periodismo es aquel que se confronta con el poder y le vigila sin descanso para tener una sociedad informada, libre y democrática.

El periodismo medieval que se practica en nuestra entidad es la vergüenza de todos los queretanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner