Banner Jurídico.
Banner Internet Predial Octubre.
Banner Lluvias Corregidora

Queja contra el IMSS

| 27 octubre 2008 | Cartas en Libertad | 13.392 vistas | 96 comentarios
Sé sociable, comparte esta noticia
    • ¿Es realmente el IMSS la institución de Seguridad Social que debe ser?

    Hoy en día que hay tantos problemas económicos a nivel mundial y tanto se habla de la necesidad de ser cautelosos con nuestro dinero, de la necesidad de ahorrar, que los que tenemos trabajo y pagamos las cuotas del Seguro Social, podríamos pensar que al menos el IMSS nos atenderá una necesidad o emergencia médica y en un caso grave una incapacidad, una jubilación o una pensión.

    Pues bien, déjenme contarles lo que me pasó recientemente: El día 1° de septiembre ingresé al Hospital General N° 1 del IMSS en Querétaro, pues el médico del servicio de Neumología me diagnosticó una Trombosis Pulmonar, lo cual dijo ponía en riesgo mi vida.

    En los 12 días siguientes dicho médico me atendió y estuvo pendiente de mi evolución, pero desde el inicio comentó la necesidad de que mi caso fuera revisado por el servicio de Angiología, a quien correspondía atender el origen del problema.

    En los 12 días de hospitalización, el médico angiólogo sólo me vio en dos ocasiones: una para pedir un estudio de laboratorio que confirmaría la presencia de una Trombosis Venosa Profunda y la otra en la que recibió los resultados, donde palabras más o menos que recuerdo, se dio esta conversación:

    Imagen: Internet.

    Imagen: Internet.

    El estudio revela que efectivamente usted tiene trombos en la pierna (y realizó un dibujo en el sobre de radiografías), por lo que se recomienda la colocación de un filtro en vena cava que evite que éstos se le vayan a los pulmones o algún otro órgano vital. Pero aquí hay una situación, si se termina el suero que tiene usted ahora ¿qué hace?

    Pues probablemente lo mande comprar. Respondí.

    Sí, pero el suero cuesta unos 100 ó 120 pesos -me respondió-, este filtro cuesta como 40 mil pesos y no lo tenemos aquí, de hecho tengo varios pacientes con ese problema y nada hemos podido hacer porque no los compran, voy a hacer la solicitud pero no creo que se resuelva pronto, de hecho hay una señora que ya ha tenido varias trombosis y ya está muy afectada de sus pulmones, pero no se puede hacer nada sin el filtro.

    Como yo no dije nada más, hizo unas anotaciones en el expediente y se retiró. Revisé mi expediente y me di cuenta que me había dado de alta sin más indicación que la necesidad del filtro y continuar a cargo de Neumología.

    Cuando estuve hospitalizado, ya me había dado cuenta que en ocasiones las enfermeras solicitaban a los familiares de los pacientes tal o cual medicina, “porque no había en existencia”; pero en mi caso se trataba de algo más especializado y de lo cual dependía mi vida.

    Mi familia y amigos se dedicaron a buscar la solución a mi problema, afortunadamente no se trataba de un aditamento ni tan raro o escaso, ni tan caro como lo había comentado el médico, aunque si de un precio que estaba fuera de mi presupuesto, pero tuve que comprarlo, pues insisto, la opinión de los médicos era que estaba en riesgo mi vida, y no lo llevé al IMSS pues el angiólogo que me atendió no me pareció ser la persona más adecuada para colocar el filtro.

    Una vez realizada la operación, investigué si el IMSS estaba obligado a restituirme el gasto que había tenido que hacer dada su incapacidad profesional, técnica y/o administrativa; y sí, encontré el INSTRUCTIVO PARA EL TRÁMITE Y RESOLUCIÓN DE LAS QUEJAS ADMINISTRATIVAS ANTE EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL, publicado en el Diario Oficial de la Federación el Lunes 20 de septiembre de 2004.

    Dicho Instructivo, regula el procedimiento administrativo establecido por el artículo 296 de la Ley del IMSS, donde se entiende por “queja administrativa a toda insatisfacción formulada en exposición de hechos, por parte de los usuarios, por actos u omisiones en la prestación de los servicios médicos encomendados al Instituto, que originen reclamación o protesta por posibles violaciones a sus derechos, siempre que los mismos no constituyan un acto definitivo, impugnable a través del recurso de inconformidad en los términos de la Ley del Seguro Social y sus reglamentos”.

    No soy licenciado en Derecho, pero es de llamar la atención como en dicho Instructivo se señala quiénes son las instancias que pueden intervenir para dictaminar sobre la procedencia de una queja, todas forman parte del mismo Instituto (Artículo 2 del Instructivo), salvo la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, las cuales en caso de que se presente ahí la queja, sólo pueden remitirlas a las instancias del Instituto, quien a su vez las mantendrá “informadas sobre el trámite y resolución de la queja” (Artículo 5 del Instructivo).

    Esto desde luego es muy cómodo para el IMSS, pues si el Consejo Técnico del IMSS o cualquier otra instancia de las que se señalan en ese Artículo 2 del Instructivo, determina que no procede la queja, aun cuando exista el recurso de inconformidad ¿quién va a resolver a favor del derechohabiente? Basta revisar la Ley del IMSS en su Sección Segunda De los Medios de Defensa, para observar lo incomprensible del supuesto recurso.

    Y en el dado caso de que el Consejo Técnico aprobara la procedencia de la queja, el mismo Instructivo señala en su Artículo 17. “Cuando las quejas administrativas impliquen el reintegro de gastos médicos por omisión o deficiencia de los servicios que debe brindar el Instituto a sus derechohabientes y dichas circunstancias queden debidamente acreditadas en el expediente, se procederá a determinar la cantidad que por este concepto le corresponda a quien acredite haber realizado la erogación; la que en ningún caso será mayor de la que resulte de aplicar los ‘Costos unitarios para la determinación de créditos fiscales derivados de capitales constitutivos, inscripciones improcedentes y atención a no derechohabientes’, emitidos por el Instituto, por lo que se refiere a los costos unitarios para cada uno de los niveles de atención médica a no derechohabientes”.

    Es decir, que después de que el IMSS se dijo incapaz de comprar lo que necesitaba para mi tratamiento, ahora puede aplicar sus costos para hacer la devolución, a menos claro está que en un acto de “equidad y justicia, la Comisión Bipartita del CT, otorgue el reintegro de gastos médicos sin aplicar los costos unitarios”, como lo señala el mismo Artículo 17 en su párrafo final.

    Finalmente pues me quedan varias interrogantes: ¿para qué se pagan las cuotas obrero-patronales si el IMSS le pide al derechohabiente que compre artículos que ella no tiene o da largas a problemas de salud que no puede resolver o recurre en contados casos a servicios subrogados?, ¿cómo está invirtiendo el IMSS las cuotas que recibe, si ahora no puede satisfacer todas mis necesidades de derechohabiente, podrá cubrirlas cuando en verdad necesite una pensión o mi jubilación?, ¿por qué el IMSS puede cobrar recargos por el atraso del pago de cuotas y la institución si puede ajustar las devoluciones a sus costos sin importar el tiempo que ello se tarde?

    Jorge Francisco Barragán López
    Eje Norte # 127-A
    Col. Movimiento Obrero
    Querétaro, Qro., C.P. 76130
    jfbarragan_lopez@yahoo.com.mx

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
    Etiquetas: |

    Comentar

    Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

     Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

    Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

    * campos requeridos

    Comentario

    ¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

    Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

    Ingresa tu e-mail:

    Actualizaciones entregadas por FeedBurner