Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Nuestras sociedades están retomando el camino

| 9 febrero 2009 | Columna invitada | 46 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

Hace una semana concluyó el Foro Social Mundial en la ciudad de Belem do Pará, Brasil, entre 28 y el 31 de enero.

Es importante retomar este evento porque, al menos, en nuestro entorno no se le dio mucha cobertura como se le llama en el argot de los medios, esto en sí mismo es materia de reflexión y discusión, entre otras razones, porque seguimos “empantanados” en lo que los grandes corporativos mediáticos quieren cubrir.

Es decir, no todos los eventos son cubiertos, y si lo son, es bajo sus “estrictas reglas”, lo que nos lleva a tener una visión maniquea, fragmentada, en consecuencia, parcial y atomizada de nuestro mundo. Decía que este punto en sí mismo sería materia de una discusión mucho más amplia y puntual, por lo pronto dejemos constancia del hecho.

Ahora bien, ¿cuál puede ser la significación o la trascendencia de este evento? Para los que se están iniciando en estos asuntos, se debe decir que este foro aglutina a una cantidad ingente de organizaciones sociales de diverso cuño y propósito lo que le da una connotación específica y relevante, sólo por mencionar al menos elementos: de derechos humanos, ambientalistas y sociales, es decir, “el arco social” que cubren es impresionante, porque se abocan dentro de sus propios quehaceres a la defensa, promoción, gestión y fortalecimiento de la sociedad civil y sus organizaciones.

Foto: Especial

Foto: Especial

Tampoco se puede pasar por alto el hecho de que estas agrupaciones tienen una larga data, que las haces representativas de cara a nuestros contextos. Pero el punto a destacar es el siguiente: ante un mundo que se ha desarticulado de manera tan vertiginosa hablar de la organización y presencia de estos grupos nos hace pensar en una esperanza para el planeta. Vamos a explicar este asunto con mayor detalle.

Desde el momento mismo en que “promulgó” desde las altas esferas de la plutocracia mundial la entrada del “nuevo modelo político-económico” mejor conocido como el “Neoliberalismo” a nivel mundial se vinieron dando una serie de reconformaciones y cambios bruscos y abruptos en el todo social, es decir, este nuevo modelo mostró su rostro y sus pretensiones desde el instante mismo en que se aplicó, por cierto, lo hicieron pasar como “la panacea a todos los males humanos y extrahumanos”, una de estas “recetas maravillosas” fue “el alejamiento paulatino”, y a veces no tan paulatino de la gestión estatal en la conducción socio-económica, lo que dio por resultado el desmantelamiento de las instituciones y organismos de ayuda y promoción social que naciones como la nuestra se había forjado durante más de treinta años.

Esto significó en términos muy concretos, el “vaciamiento del mismo Estado” en “aras de eficientar la gestión pública”, lo cual fue un verdadero contrasentido, porque dejó sin atención ni cobijo a nuestras sociedades, y en consecuencia, se fue deteriorando, ahora sí vertiginosamente, los niveles de vida de nuestras poblaciones, y las consecuencias que ello tiene.

Después de la “borrachera neoliberal” como le han dado en llamar, nuestros conjuntos sociales se están haciendo presentes, visibles, actuantes en pos de la recuperación de sus espacios y sus demandas.

Este elemento que se está comentando no tiene nada de misterioso ni revelador, lo que tiene de significativo es que, después de la “borrachera neoliberal” como le han dado en llamar, nuestros conjuntos sociales se están haciendo presentes, visibles, actuantes en pos de la recuperación de sus espacios y sus demandas.

Porque es innegable que por donde se iba, literalmente, no se iba a ningún lado, bueno, sí, al suicidio colectivo. Sólo por mencionar un dato: el cambio climático, la depredación ecológica fueron la síntesis exacta de una “dirección global” descabellada y perversa, en este punto, hay un asunto que no se ha destrabado, Estados Unidos nunca ha querido firmar el Protocolo de Kyoto, que en términos muy concretos, es el acuerdo para regular o detener en algo la depredación ecológica a nivel mundial.

Estando así el asunto, la relevancia que cobran estos foros es más que manifiesta. Por ello es imprescindible recobrar, recuperar, relanzar a nuestras sociedades y sus organizaciones con el propósito explícito de hacer de nuestro entorno una casa habitable y viable.

En este orden, un asunto que se discutió fue la visión que se tiene de las esferas de poder sobre el contenido, alcance y proyección que tienen estas organizaciones sociales, es decir, se tocó un punto que visto con un mínimo de profundidad, es altamente delicado y potencialmente explosivo, y es el, catalogar o “tipificar” a estas agrupaciones con el mote de “criminales”, pretender criminalizar la protesta social.

Es decir, desde el poder, las demandas, las exigencias, las necesidades, las reivindicaciones de diverso orden son vistos como actos vandálicos, como agitación, con criminalidad, esto que nos lleva a una discusión más, si el poder ve o cataloga la resistencia social así, quiere decir que, él mismo se ha desdicho de sus propios principios, esto es, todo Estado tiene la obligación de proveer a sus sociedades de condiciones dignas de vida y desarrollo personal y social, sino, es así ¿para qué existe un Estado con todo su aparato?,que para nuestro caso, es costoso y en algunas áreas en extremo ampuloso.

Por esto, demos la bienvenida a la sociedad civil y procuremos su fortalecimiento y organización, por es una de las formas de detener el abuso, la impunidad y la depredación que estamos padeciendo.

* El autor es Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner