Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Problemática de la discapacidad

| 23 febrero 2009 | Columna invitada | 2.690 vistas | comentarios

Fernando Segura Ledezma*

En la actualidad hay poco más de seis mil quinientos millones de habitantes en el mundo, cada persona tiene distintos pensamientos, creencias, deseos e ilusiones, pero al final todos tenemos los mismos derechos ante las leyes.

Sin embargo, en este mundo cada vez más salvaje y despiadado la discriminación toma fuerza, sobre todo con los grupos vulentrables, como lo es el de los discapacitados.

Según cifras de la Organización Mundial de Salud. (OMS) el 10 por ciento de la población en el mundo son personas con discapacidad. ¿Qué es la discapacidad? Según la Organización de Estados Americanos (OEA) la discapacidad es una deficiencia física, mental o sensorial, de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, y que puede ser causada o agravada por el entorno económico y social.

¡La discapacidad es parte de todos!

¡La discapacidad es parte de todos!

Por eso, muchas veces las personas que tienen alguna discapacidad se topan con dificultades ideológico-morales, y no reciben el mismo trato de igualdad que otorgan los derechos de los ciudadanos ni las mismas oportunidades para llevar a cabo una vida como cualquier otra persona: tener derecho a la educación, al trabajo, a la autonomía, a la salud y a la sexualidad.

Tendemos a tomar actitudes como considerar al individuo discapacitado como inhábil, un enfermo a cuidar o un niño eterno. Y es que muchas veces las personas con discapacidad son tratados como muebles, como enfermos y en ocasiones los esconden, o bien los sobreprotegen por considerarlos incapaces de interactuar con su medio social, por lo tanto las personas con discapacidad crecen totalmente dependientes y devaluados sin posibilidad de tener una vida propia.

Existen cuatro tipos de discapacidad: discapacidad intelectual, discapacidad auditiva y del lenguaje, discapacidad visual y discapacidad motriz. Sin embargo, en todos los casos enfrentan problemáticas sociales, laborales, académicas y arquitectónicas.

En lo familiar, como ya comenté, muchas veces se les esconce y no se le permite a las personas con discapacidad salir de sus casas. En lo laboral todavía existen barreras que impiden tener un buen trabajo, ya que aquellas que lo tienen laboran en un trabajo sencillo impidiendo subir de puesto.

En lo académico es escasa la aceptación que se da a estas personas para estudiar en cualquier nivel escolar. Solo el 2% de las personas con alguna discapacidad llegan a culminar una carrera.

En lo arquitectónico, no hay las suficiente infraestructura (rampas, sanitarios, etc.).

Las banquetas son obstaculizadas con teléfonos públicas, postes de luz, etc., y todas estas barreras impiden el trayecto de la persona con discapacidad para llegar a su destino.

Todo esto y algunos otros casos, detienen el desarrollo y el bienestar de las personas con
discapacidad en nuestra sociedad. En ocasiones el desconocimiento genera sobreprotección, vergüenza, abandono y hasta disolución familiar.

Por eso, antes que nada no debemos referirnos a ellos como minusválidos, deficientes, personas con capacidades diferentes o enfermitos, sino como personas con discapacidad. Cuando alguien necesita de tu ayuda, bríndasela sin miedo y sin lástima tomando en cuenta sus necesidades.

Permite su participación y acceso a todos los ámbitos de la vida económica, política, social y cultural, etc, apoyando siempre el respeto a las personas que padecen alguna discapacidad.

Elimina conductas que son más discriminatorias hacia las personas con discapacidad, tales como la indiferencia, falta de solidaridad, los prejuicios y la negación.

De nada sirve que gobierno y diferentes instituciones, abran sus puertas a estas personas en todos los ámbitos, si al final tú como sociedad no las aceptas, las marginas, no las aceptas con sus cualidades, toda persona tiende a tener diferentes cualidades físicas, simplemente hay que conocerlas.

¡La discapacidad es parte de todos!

*El autor tiene discapacidad motriz, es decir parálisis cerebral. Actualmente es estudiante de la carrera de periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ e imparte conferencias sobre el tema de la discapacidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner