Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El Asunto social y la Iglesia

| 30 marzo 2009 | Desde Nuestra América | 188 vistas | comentarios
[…] mientras que en algunas regiones una oligarquía goza de una civilización refinada, el resto de la población, pobre y dispersa, está “privada de casi todas las posibilidades de iniciativas personales y de responsabilidad […] incluso viviendo en condiciones de vida y de trabajo indignas de la persona humana.
Gaudium et Spes.

Oscar Wingartz Plata

En esta ocasión quiero comentar un texto que en su momento tuvo una enorme relevancia y repercusión dentro y fuera de la Iglesia, me refiero a la Carta Encíclica Populorum Progressio del eminente papa Pablo VI, que va celebrar el próximo 26 de marzo cuarenta y dos años de emitida.

La importancia de esta encíclica estriba en que de manera clara y enfática el papa hacía referencias muy concretas al llamado asunto social por parte de la Iglesia, se constituían en directrices de la misma en materia socio-económica. Esto también se ha dado en llamar “la enseñanza social de la Iglesia”.

Me imagino que para un buen contingente no le puede decir mucho esta referencia, sólo y a manera de contextualización, esta encíclica llega en un momento crítico de la historia mundial, entre otros aspectos porque, la efervescencia política, social, económica e ideológica estaba a “flor de piel”.

Papa Pablo VI. Foto: Especial.

Papa Pablo VI. Foto: Especial.

Es una coyuntura en que hay una enorme cantidad de sucesos a nivel global que se muestran con una celeridad impresionante, así como ser la avanzada de grandes movimientos políticos y sociales en todo el mundo, en este sentido, se pueden mencionar, los llamados movimientos de liberación nacional en todo el Tercer Mundo, África, Asia, América Latina, de los años sesenta, así como la “Revolución” de posguerra, es decir, la reconfiguración de basta regiones del planeta, con esto, la agudización de la “Guerra Fría”, el incremento de la carrera armamentista. Es en este marco abigarrado y complejo de sucesos que aparece esta encíclica.

Este documento en términos muy concretos es una continuidad de las reflexiones conciliares hechas por los obispos del mundo al interior del magno evento que fue el Concilio Ecuménico Vaticano II convocado por otro eminente papa Juan XXIII, del que se van a desprender las llamadas Constituciones Apostólicas, una de ellas la célebre Guaduim et Spes.

Este documento expresa la preocupación de la Iglesia sobre el mundo y el curso que estaba tomando, entre otras preocupaciones, estaban viendo una enorme polarización económica y social a escala planetaria, en este orden hay que decir que, no era el primer documento que en materia social emitía la Iglesia, ya había un camino recorrido, sobre todo al inicio del siglo XX, donde mínimo se había emitido dos cartas encíclicas en este tenor, pero la que tuvo más resonancia e impacto fue esta que se está comentando.

El núcleo de esta carta consiste en hacer ver la imperiosa necesidad por parte de la Iglesia y sus fieles de volver de manera consecuente hacia el problema social y con él, al problema estrictamente humano. Esto también quiere decir que, la Iglesia estaba comenzando a sentir en su propio seno la “avalancha y el reclamo de los pobres” ante los cuales no podía estar callada.

En una de sus partes de manera enfática lo dice el papa al afirmar que: “Combatir la miseria y luchar contra la injusticia, es promover, a la vez que, el mayor bienestar, el progreso humano y espiritual de todos y, por consiguiente, el bien común de la humanidad”.

Esta declaración ubica a la Iglesia en un punto muy concreto de su desarrollo e interés por el asunto social, de manera más clara, ha sido de las coyunturas más intensas que ha vivido, donde ha tomado posición.

Como todo, debemos ver este asunto con mayor profundidad, es decir, la declaración del pontífice se inscribía en un contexto muy preciso, que si hacemos las referencias pertinentes tendremos que decir que, el asunto sigue pendiente, e incluso se ha agravado, es decir, la pobreza, la miseria y la injusticia a nivel global, y más ahora ante una crisis que tomó “por sorpresa” a un mundo complaciente y “harto en su glotonería neoliberal”.

Otro aspecto que se debe consignar de este documento es la forma o la manera en que enfocaba el asunto social, el mismo papa Juan Pablo II en su Encíclica Sollicitudo Rei Socialis con todo y su conservadurismo afirmaba un punto que debe ser en extremo matizado para no tener una idea distorsionada de la cuestión que se viene comentando, decía: “…en algunas áreas de la Iglesia católica, particularmente en América Latina se ha difundido un nuevo modo de enfrentar los problemas de miseria y subdesarrollo que hacen de la liberación una categoría fundamental”.

Es aquí donde estos documentos van cobrando su real peso, porque, reasumen una serie de realidades que vistas con mayor agudeza nos damos cuenta que “la ruta todavía es muy larga y escabrosa”.

Un elemento más en estas reflexiones, se refiere a la trascendencia y la magnitud de la empresa y el quehacer que hay por delante, si, en efecto, hay un intereses legítimo por parte de Iglesia en materia social, el asunto se pone más complejo, porque, entonces su actuación, su quehacer se deben encauzar en esa dirección, esto implica tomar decisiones que deben abarcar formativamente a los laicos sin distingos de ninguna naturaleza.

Esto, también quiere decir que, la jerarquía debería redefinirse de forma clara y contundente en esta materia, y actuar en consecuencia para hacer concretos los postulados de esta insigne encíclica, es decir, si efectivamente quiere proyectarse en esta dirección, tiene que empezar por preparar a sus laicos de forma pertinente y objetiva, porque, en muchos sentidos, esta actividad, al menos bajo contexto, está en etapas muy incipientes lo que hace de esta labor un cuesta arriba muy marcado, entre otras razones, porque sigue siendo materia velada o tabú, por las implicaciones que esto conlleva, como muestra, un botón, el desarrollo de la Iglesia Profética en Centroamérica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: | |

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner