Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Jacinta y los empeños de un periodista

| 16 marzo 2009 | Atmósfera mediática | 297 vistas | comentarios

José Luis Alvarez Hidalgo

La noticia sorprendió: la indígena otomíe oriunda de Santiago Mextititlán, Amealco, de nombre Jacinta, fue sentenciada a 21 años de prisión acusada de secuestrar a seis agentes de la AFI, fuertemente armados.

Y sorprendió por muchas razones: por lo inverosímil de la absurda acusación y la aun más descabellada condena. Se falta a la inteligencia más elemental al suponer que una indefensa mujer indígena de 46 años de edad haya tenido la capacidad (elle solita) y la infame maldad de secuestrar a seis fornidos agentes madreadores por naturaleza, se le haya aplicado un juicio espurio, amañado y a todas luces corrupto, para darle una sentencia escandalosa: 21 años de cárcel. Así, sin más, rápido y fácil.

Lo verdaderamente insensato de todo esto, es el hecho de que Jacinta –según lo relata el periodista Ricardo Rocha–, ni siquiera tuvo conciencia plena de que fue lo que le sucedió. Según lo dice con sus propias palabras: “Yo ni se, como que no puedo… pues no puedo creer, no sé que es. No entiendo, no sé contestar eso, no sé cómo digo…”. Así, cual si fuese un capítulo macabro de la desquiciante novela El proceso, de Franz Kafka; así de kafkiana es la realidad mexicana en la aplicación de la justicia.

Jacinta cuenta con el apoyo moral del periodista Ricardo Rocha

Jacinta cuenta con el apoyo moral del periodista Ricardo Rocha

No en balde Sarkozy, se quiere llevar a su paisana, de apellido Cassell, acusada de secuestro y condenada a 60 años de prisión, a que purgue su condena en Francia. Debe suponer, al igual que la gran mayoría de los franceses, que su coterránea es inocente y que se le fabricaron delitos descomunales y se le dicto una sentencia desmedida.

La justicia kafkiana y demencial a la mexicana, pues; y para corroborar semejante hipótesis, allí está el increíble caso de Jacinta, condenada a terminar su juventud tras las rejas por un delito que no cometió y que no sabe de qué se le acusa y porqué se le condena, cual si fuese Joseph K, el protagonista de la referida novela kafkiana.

Nos hace falta reflexionar en un elemento adicional: en Querétaro no se habían agitado las aguas desde que el suceso se dio a conocer, hace casi tres años, del triste caso de Jacinta, en una cobertura que realizó también este semanario, luego de lo cual no se volvió a hablar del asunto.

¿Qué nos pasa como periodistas? ¿Por qué tiene que venir a tierras queretanas un periodista de la talla de Ricardo Rocha para ocuparse de un caso que nos compete y debería comprometer aun más a los periodistas queretanos? Será que nuestra memoria es muy flaca y nuestro espacio de confort muy obeso…

No será que el miedo no anda en burro y que es mejor no hacer olas para que papá gobierno no se moleste con coberturas periodísticas que claman justicia y denuncian el oprobio. No será que la complicidad y complacencia de los medios ante los atropellos del poder es un síntoma inequívoco de que nuestra sociedad involuciona y se condena así misma a la postración y al desamparo.

Nuevamente la responsabilidad social del periodista se pone en tela de juicio, nos olvidamos de hacer ese periodismo de denuncia que muchas veces es muy necesario para dar seguimiento a un caso y presionar, con las armas de la razón y la búsqueda de justicia, a que las autoridades den marcha atrás en lo que sin lugar a dudas es una infamia y un atropello a la dignidad y a la libertad de las personas.

Una injusticia de tal magnitud sólo se le aplica al pueblo pobre y desvalido que no tiene cómo defenderse. Y uno se pregunta: ¿dónde están los periodistas que necesita un pueblo para ser libre?

Dormidos en sus laureles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner