Banner Jurídico.
Banner Sorriso

“Yo no hice nada”: Julio Figueroa Medina

| 9 marzo 2009 | Querétaro | 304 vistas | comentarios
  • El ciudadano agredido envía la denuncia penal que presentó ante el Ministerio Público.

Redacción

Querétaro, Qro., miércoles 4 de marzo de 2009.

C. AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO NÚMERO 1 DEL ESTADO DE QUERÉTARO.

PRESENTE.

JULIO FIGUEROA MEDINA, en mi calidad de ciudadano mexicano y en ejercicio de mis derechos civiles y políticos, y designando como domicilio procesal para oír y recibir notificaciones el ubicado en MAGNOLIAS # 14, Colonia Jardines de Querétaro, aquí en Querétaro, comparezco ante Usted para presentar esta denuncia pública de los siguientes

HECHOS:

1- A pesar de tener la acreditación correspondiente de PRENSA que me extendió directamente un funcionario de gobierno cuyo nombre me reservo, no se me dejó pasar al quinto y último informe del gobernador Francisco Garrido Patrón en el Teatro de la República. Claramente se me dijo: “Hay órdenes de que usted no puede pasar”. Negándoseme así mi libertad de tránsito, mi libertad de trabajo y mi libertad de prensa independiente. Finalmente pude entrar gracias al fuero del diputado Marco Antonio León Hernández (Partido Convergencia), quien estuvo a punto de ser agredido por los elementos de seguridad del estado.

2- Desde el momento en que ingresé al Teatro de la República el sábado 28 de febrero de 2009, fui vigilado e intimidado por tres o cuatro elementos de seguridad del Poder Ejecutivo del Estado de Querétaro, a pesar de estar en el recinto parlamentario del Poder Legislativo.

3- Después de saludar a varios funcionarios de primer nivel, entre ellos al secretario de Gobierno Alfredo Botello Montes, me ubiqué en la parte de abajo del Teatro, entre los periodistas, quedando sentado al lado de Jorge Vargas, periodista del Noticias. Pero las personas que me cuidaban, en ese momento encabezadas por “David Loyola Torres” (empleado al servicio del secretario Botello, lo identifico muy bien pero no sé con certeza si este es su nombre verdadero), me obligaron a cambiarme de lugar, y ellos mismos me ubicaron hasta la parte más alta del Teatro, del lado derecho.

4- Mi intención como ciudadano y periodista de los medios Diálogo Queretano y El Oficio de Historiar, al asistir al Informe del gobernador Francisco Garrido Patrón era simplemente hacer una nota crítica del mismo (para los medios referidos) y una protesta racional: extender una pequeña pancarta a doble carta y distribuir 50 hojitas con la leyenda siguiente:

“CRIMEN E IMPUNIDAD. CASO BMW. ¿La marca de gobierno de Paco el Opaco? 51 MESES”.

Foto: Libertad de Palabra

Foto: Libertad de Palabra

5- En la parte alta del Teatro siempre estuve cuidado por tres o cuatro personas, hasta para ir al baño, y una de ellas se sentó todo el tiempo a mi lado (con quien hasta platiqué cordialmente): dijo llamarse “Jaime Moreno” pero en realidad su nombre verdadero es Sergio Jiménez Robles, alias “el Rocky” (al parecer tuvo entrenamiento profesional como boxeador). Y en el momento en que el gobernador Francisco Garrido Patrón hablaba en su Informe de la seguridad ciudadana y de la procuración de justicia, saqué mi pequeña pancarta (doble carta) y mis cincuenta hojitas, mismas que me fueron arrebatadas violentamente por un sujeto a mi izquierda, mientras que el que estaba a mi derecha, Sergio Jiménez, me agarro fuertemente del brazo y me dijo: “Tranquilo, tranquilo”. Y por supuesto que permanecí tranquilo. Pasaron unos minutos. Y de pronto me paré y saqué de mi espalda otras hojitas que llevaba guardadas, pero al desdoblarlas me fueron igualmente arrebatas con violencia. Y Sergio Jiménez me sujeto con fuerza del brazo y me empezó a dar fuertes pisotones y patadas en el pie derecho. Yo alcancé a gritar mi leyenda de la pancarta: “Crimen e impunidad aquí en Querétaro. Caso BMW. 51 meses…”. Y de pronto se hundió mi voz y mi persona por el fuerte jalón que me dieron de mi chaqueta hacia atrás, caí y me levanté inmediatamente, y perdí mis lentes y mi portafolios… (Pude recuperar mis lentes pero no mi portafolios, que alguien me lo dio hasta que estaba en la calle).

6- Una mano me tapó la boca con fuerza y parte de la nariz, casi me ahogaba, y me sacaron en vilo al pasillo. Me zafé y alcancé a gritar: “Libertad de expresión. Yo no hice nada. Déjenme. No hice nada”. Me taparon nuevamente la boca y recibí el primer golpe en el estómago, de frente, por Sergio Jiménez (“el Rocky”, empleado del secretario de Gobierno Alfredo Botello Montes). Y me fueron bajando por las escaleras violentamente, y en los entrepisos recibí otros dos o tres puñetazos en el estómago por Sergio Jiménez. Y los insultos: “Cállate, hijo de la chingada. Cabrón. Hijo de puta, cállate”. Yo cada vez que podía gritaba: “¿Esta es la libertad de expresión? ¿Esta es…”. Y así entre tres o cuatro o más personas me sacaron hasta la calle y me llevaron por Juárez y me dejaron frente al Instituto de Computación que está allí. Y en ese momento llegaron las diputadas María de Jesús Ibarra (Partido Verde) y Carmen Consolación González Loyola (PRD), y hasta entonces quienes me llevaban prisionero ya me dejaron en paz.

7- Las diputadas me preguntaron que cómo me encontraba. Les dije que me encontraba bien pero que había recibido varios golpes en el estómago y uno en la mejilla derecha, que era visible, y los pisotones y las patadas en el pie derecho. Una de las dos diputadas, creo que fue Consolación, me dijo:

–Julio, tú sabes que el Informe de Gobierno es una sesión solemne que exige un respeto institucional. Te vamos a invitar a regresar al teatro de la República si nos prometes que te comportarás correctamente.

–Claro que sí, les dije. Les prometo guardar el orden.

Pero al llegar a la entrada del Teatro no dejaban pasar ni a las diputadas. Después de un alegato de 10-15 minutos, los de seguridad del recinto dijeron: “Las diputadas pueden pasar, pero no el señor. Hay órdenes terminantes de que él no puede pasar”. Pasó María de Jesús Ibarra, pero Carmen Consolación González Loyola dijo: “Si él no pasa, yo tampoco entro, aquí me quedo con él”. Pasaron unos minutos, y a fin de cuentas ella también entró, pero a mí ya no me dejaron regresar al interior del teatro. Y así me quedé afuera con varios periodistas que me entrevistaron.

8- Esperé en la calle hasta que terminó el acto y salió el gobernador Garrido Patrón. Dos veces le grité: “Adiós señor gobernador DEMOCRÁTICO Francisco Garrido Patrón. Adiós señor gobernador DEMOCRÁTICO…”. Y traté de darle la última hoja que me quedaba con la leyenda ya referida: “Crimen e impunidad. Caso BMW…”. Y estuvo a punto de tomarla, pero cuando la vio de cerca, ya no la tomó.

9- Por todo lo anterior, solicito se cite a los directores o jefes de información de los medios de comunicación La Jornada, AM de Querétaro, El Universal, Reforma, Noticias, Libertad de Palabra, Tribuna de Querétaro, Diario de Querétaro… para que comparezcan a ratificar y/o reconocer la autenticidad de las fotografías y las notas publicadas en sus medios.

10- Solicito se cite a declarar a los probables responsables de la violencia innecesaria: Alfredo Botello Montes, secretario de Gobierno del estado, y sus empleados Sergio Jiménez Robles (quien dijo llamarse “Jaime Moreno”, usurpando un nombre), alias “el Rocky”, y “David Loyola Torres”, y que tienen su domicilio en la Secretaría de Gobierno. Así como a las demás personas que aparecen en las fotografías y videos y que participaron en la violenta agresión a mi persona, y cuyos nombres desconozco, pero sé que son guardianes del aparato de seguridad del Poder Ejecutivo.

11- Solicito asimismo se requiera a la Coordinación de Comunicación Social y a la Coordinación de Eventos Especiales del Estado de Querétaro la remisión de las grabaciones de video y audio del suceso para efecto de acreditar los hechos de la presente denuncia.

12- Solicito finalmente se inicie la presente averiguación previa por los hechos aquí denunciados.

Todos estos hechos aquí referidos, además de las lesiones físicas causadas, los considero constitutivos de los delitos graves de violación a mis derechos de expresión y de libertad de palabra oral y escrita garantizados en los artículos 6 y 7 de la Constitución Mexicana.

Atentamente.

Julio Figueroa Medina.

(Firma al calce)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner