Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Dónde está la información?

| 20 abril 2009 | Atmósfera mediática | 63 vistas | 1 comentario
El candidato en ciernes se acerca a un periódico y solicita cobertura “informativa” para sus actividades proselitistas. Foto: Especial.

El candidato en ciernes se acerca a un periódico y solicita cobertura “informativa” para sus actividades proselitistas. Foto: Especial.

José Luis Alvarez Hidalgo

La información pulula por doquier, planas y planas de cataratas de notas, balazos, cintillos, fotografías, titulares, etc., etc., se hacen presentes en los principales diarios que circulan en la capital, un verdadero festín de información que, por supuesto, es muy bien pagado por los responsables de generar todo este bullicio electorero.

Nuevamente los precandidatos caen en la falacia de creer que el anunciarse a través de todos los medios de comunicación posibles va a tener como consecuencia inequívoca que la tendencia del voto popular les favorezca. Cruel espejismo mediático que a los ciudadanos y al erario público nos sale extremadamente caro.

Con las restricciones que pondera la nueva Ley Electoral vigente se cancela la posibilidad de que los partidos y sus candidatos se anuncien escandalosamente, vía los anuncios o spots pagados a muy alto precio, a través de la radio y la televisión (¡A Dios gracias!).

Sólo que esa medida no aplica exactamente del mismo modo en los medios impresos, ya que la citada Ley dejó abierta una rendija de la puerta para que por alli se colaran carretadas de dinero a través de un rubro bastante ambiguo pero que en la práctica opera muy eficazmente para que los precandidatos se puedan promover políticamente sin ninguna restricción aparente.

Se trata de una práctica muy usual en nuestros medios de comunicación y que ahora se expande aun más en la prensa escrita: la información pagada. Funciona de un modo muy sencillo: el candidato en ciernes se acerca a un periódico y solicita cobertura “informativa” para sus actividades proselitistas, acto seguido se le asigna al reportero de la fuente quien se le pega como muégano en todos sus recorridos, mitines, discursos, acciones prosélitistas, en fin, en toda la andanada de baños de pueblo que el susodicho cree convenientes para seducir al electorado.

El reportero y su fotógrafo cubren la información y la llevan a la redacción del periódico para su inserción en las planas del citado diario. Lo anterior tiene un costo económico muy alto, se la paga al medio en cuestión una suma considerable y el reportero en turno recibe lo propio en cada entrega diaria. Negocio redondo en donde todos ganan, menos el pueblo muerto de hambre que es el que paga con sus abundantes impuestos.

En nuestra entidad descubrimos día con día, una cantidad increíble de información de tales sucesos “políticos” y de cómo la arena mediática electoral se va encendiendo cada vez más.

El Diario de Querétaro y el periódico Noticias acaparan el grueso de la información; en menor medida, pero también muy activos, le siguen el AM de Querétaro y El Corregidor. Los medios alternativos resultan poco beneficiados en la repartición del pastel, ya que muy pocos son los convidados al banquete electoral, pues los partidos y sus candidatos les consideran de escasa penetración y bajas audiencias.

Lo más penoso del asunto es que la información que se publica todos los días carece de un rasgo elemental en el periodismo: NO ES NOTICIA. Así, con todas sus letras y en mayúsculas. Lo que se difunde falsariamente como información, no es otra cosa que burda promoción política.

Discursos desflemados, ocurrencias graciosas e inverosímiles (como aquella de Armando Rivera invitando a sus dos contendientes a sumarse a su proyecto de gobierno, ja, ja, ja), la pose para la foto de sociales, el gesto ridículo y obsceno del que mira al pueblo con aires de superioridad, pero con la hipócrita expresión condescendiente al pueblo humilde y trabajador. Se trata pues, de un engaño y un ejercicio deshonesto del candidato en cuestión y del noble oficio de informar.

No hay valor noticioso alguno, no en el sentido estricto que demanda nuestra profesión; no se trata de una noticia que sea relevante, oportuna, trascendente, no mueve a la reflexión con miras a transformar nuestro entorno para construir una sociedad mejor. No hay nada de eso.

Qué pobreza. Todos a votar este 5 de julio. Buu.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. Me da gusto que existan voces como en este articulo donde nos damos cuenta que a pesar de la ignorancia (involuntaria hasta cierto punto) de nuestra gente, no todos nos tragamos la pildora.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner