Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La descomposición social

| 1 junio 2009 | En Pocas Palabras | 1.534 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

No sólo los tiempos de la crisis global nos abruman, el país vive el sobresalto del combate a la delincuencia organizada, el de la influenza, desde el ángulo que se le quiera tomar, el creciente desempleo, y la caída en los ingresos por petróleo, remesas y el turismo, los tres pilares de nuestra frágil economía, así como la efervescencia electoral que remueve pasiones y formula cuestionamientos.

Esto dentro de los factores macro muy visibles e insoslayables, sin embargo, al otro lado de la misma moneda se logran apreciar rasgos preocupantes de desgaste, de descomposición social.

Un síntoma claro de descomposición social lo representa la falta de credibilidad de la gente en la estructura de gobierno en todos sus niveles, en los partidos y en la clase política en general.

Ello tiene una génesis, aparece cuando las más claras demandas sociales terminan ignorándose, tratándose mal o utilizándose de bandera electorera; aparece cuando se agota el modelo de país y los niveles de pobreza se vuelven insultantes; aparecen cuando la corrupción y la impunidad termina siendo el binomio que se impone en todas las esferas de la vida social, erosionando hasta el más recóndito espacio de convivencia socia; aparece cuando el sistema de justicia es consecuente con los defraudadores del Fobaproa, los Salinas y con tantos Capos de la política, el narcotráfico y la empresa, cuando mete presa 21 años a una mujer indígena acusada de un increíble secuestro; aparece con la sistemática mentira y las promesas incumplidas; aparece cuando el ciudadano es el último en enterarse de todo, pero es el primero en padecerlo.

Esto se convierte en la más fuerte debilidad del Estado, pues, como lo he mencionado en anteriores entregas, la falta de credibilidad cuestiona en su esencia la legitimidad de un gobierno.

Más aún, toda descomposición social se encamina a la ingobernabilidad, pues vacía de sentido a los partidos, al propio sistema de elección de representantes, a las instituciones, pues las deja de validar, desconoce sus reglas, funciona en ellas pero no les concede credibilidad alguna, a la estructura entera se le permite operar pero sin concederle credibilidad, conformando una suerte de ingobernabilidad atípicamente funcional, una ingobernabilidad no vista como parálisis total, pero sí vaciada de sentido social, desangrada, inválida en principios y valores.

Logro apreciar tres escenarios en cuanto a esta crisis social. En el ámbito de la propia estructura gubernamental, sabemos que el caos obliga a los reacomodos, a la búsqueda de soluciones democráticas inéditas que den salida al descontento social, una de ellas que ya suena entre la clase política, es la figura del plebiscito revocatorio de mandato que bien podía plasmarse en nuestra Constitución, entre otras formas de democracia participativa.

El otro escenario dibuja la gran probabilidad de que aquellos sectores sociales que propugnan por la trasformación social, política y económica de nuestro país se cansen y se olviden de la vía electoral como medio para lograr los reacomodos que buscan, el abstencionismo ya es una realidad en México desde hace mucho, del que hablo es de un abstencionismo radical, el olvido total de la vía comicial como medio de conseguir cambios reales.

Y el tercer escenario, tal vez el más complejo, es aquel en el cual la sociedad civil encuentre formas de participación ciudadana, que no sólo confirmen su mayoría de edad, sino que fortalezcan su capacidad de autogestión y negociación, acotando con ello el ámbito de los partidos políticos a un mínimo operacional como parte del mecanismo de sustitución de empleados de gobierno, desplazando su esencia social y su existencia misma.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner