Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La tragicomedia del voto nulo (Primera Parte)

| 15 junio 2009 | En Pocas Palabras | 70 vistas | 2 comentarios

Por Nahum G. Hernández Bolaños

En las últimas semanas se ha desatado toda una polémica en torno a la campaña por anular el voto este próximo 5 de julio. Aparte de esta campaña como tal, habría que dedicar puntual atención a todo lo que ella implica e impacta social y políticamente hablando, ahí en lo más profundo de nuestro ser nacional.

Cabe iniciar señalando que el descontento es más que evidente, en el sistema de partidos, en la clase política, en toda la estructura institucional del Estado. En este espacio lo he mencionado ampliamente, el descontento social es más que entendible pues a un pueblo histórica y sistemáticamente engañado y mal gobernado no le queda más que la incredulidad y la sospecha, la frustración y el descontento.

Esto es evidente, entendible e incuestionable. Sin embargo, no creo que anular el voto sea la vía del cambio, a lo mucho un desahogo social pasajero, una válvula de escape, que es más perniciosa que benéfica, y en eso debemos de reflexionar muy seriamente. Los colectivos altamente efectivizados y sensibilizados suelen tomar decisiones impulsivas y por lo mismo poco fructíferas en lo real; es momento de pensar, y las sociedades así como los individuos, cuando el enojo nos invade no acostumbramos pensar.

Nos cuentan quienes han lanzado esta campaña que anular el voto es una forma de protesta, de rechazo contra los partidos y los políticos en quienes ya no creen y por lo mismo, ya no piensan validar más, nos refieren que ello posibilitaría un cambio en el sistema de partidos, y de la estructura gubernamental en su conjunto, pero no nos dicen cómo sería este cambio, cuáles son sus estrategias mismas que lleven a modificaciones en la Constitución, y por ende en los tres poderes y en los tres niveles de gobierno, ¿cómo atesorar ese porcentaje de votos nulos?, ¿con qué herramienta?, ¿quiénes lo van a promover ante la Cámara de Senadores y Diputados?, es decir, quienes cosecharán la jugosa tajada de su campaña, también política, por cierto.

Hay confusiones de fondo en estos buenos deseos. La primera alberga la pueril idea de que la política puede funcionar de manera diferente simplemente deshaciéndonos de los políticos y sus partidos, lo que supone que el problema son “ellos” y nada más que “ellos” y esto, por supuesto no puede ser una solución pues no atiende verdaderamente al fondo, la solución se dibujará cuando aceptemos que la corrupción, la ineficiencia, la farsa no es nada más de “ellos”, nuestro problema somos nosotros. En palabras llanas, a un equipo malo cambiarle de director técnico no lo hará ganar partidos.

Los políticos se forman en nuestras sociedades y representan todo lo que somos. Suponer que el problema son las personas y no las instituciones en general es un grave error, quitar a unos para poner a otros con la misma escuela es una crasa ingenuidad. Nuestro problema es mucho más profundo. Y claro esta, desafortunadamente estas fallas estructurales no se van a resolver anulando votos. Que todos queremos un México distinto, claro, pero pensemos en soluciones más reales como apostar en la educación ética y civil de nuestros hijos, el voto nulo desahoga, más no soluciona.

Pretender que con anular el voto las cosas cambien supone de fondo una gran organización. Muchos de los que el día de la elección anulen su voto supondrán que con la manifestación de su rechazo ya cumplieron, que del cambio se entiendan otros, y claro esta, si se pretende alcanzar el cambio estructural del sistema como lo expresan, esta medida apenas sería un inicio. La medida supone también y fundamentalmente, que ya diseñaron otro modelo con el que habrán de sustituir el actual sistema de partidos y el democrático en general. Yo no he escuchado de ese modelo y la organización no la veo por ningún lado, esperaré sentado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: | | |

2 comentarios

  1. jaja su punto de vista es muy respetable claro esta, pero sinceramente es preferible decir y expresar nuestro repudio no a los partidos, no a los politicos,no. El repudio es al sistema actual de gobierno. Yo prefiero mil veces expresar mi desacuerdo con el voto blanco que solapar mas y mas de esto… no soy mas que un joven que decide tomar una postura (la que a mi punto de vista resulta mas adecuada) usted dice :”los que el día de la elección anulen su voto supondrán que con la manifestación de su rechazo ya cumplieron, que del cambio se entiendan otros, y claro esta, si se pretende alcanzar el cambio estructural del sistema como lo expresan, esta medida apenas sería un inicio”, creo que las personas que vamos a aser uso del voto blanco, somos personas que artas del sistema viciado en que hoy exibimos queremos un cambio y no solo vamos a ir a aser uso de nuestro pleno juicio, sino que seguiremos en este proceso hasta que haya un verdadero combio. y jajaja por su puesto que es el principio pues que mas. es que a caso hay otra manera de empesar algo? creo que lo correcto es empezar por el principio jeje.

    bueno esa es mi muy personal y no menos valida opinion. supervic_rey@hotmail.com

  2. El 5 de Julio a las 12:00 tomenos las instalaciones de TELEVISA como protesta por la censura, desinformación y mala programación. Difunde la idea.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner