Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Exigencias desmedidas

| 13 julio 2009 | Desde Nuestra América | 43 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata

El pasado 5 de julio se dio a conocer una noticia cuya sola mención se escucha desproporcionada y fuera de lugar, ésta es, “la orden de captura librada por Colombia” contra Lucía Morett Álvarez. Si recuerdan quien es Morett Álvarez tendrán las coordenadas del hecho en cuestión.

Lucía Morett Álvarez. Foto: esmas.com

Lucía Morett Álvarez. Foto: esmas.com

Ella fue una de las sobrevivientes del ataque perpetrado contra un campamento de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) por las fuerzas armadas colombianas en la localidad de Sucumbios, Ecuador el 1° de marzo de 2008, donde murió entre otros, una de las cabezas de la guerrilla colombiana, Raúl Reyes.

Se afirma que esto tiene tonos desproporcionados por varios ángulos, entre otros, porque más bien el gobierno ecuatoriano estaría en mayores condiciones legales para hacer tal solicitud que el colombiano encabezado por Álvaro Uribe, si es que procede, esto también hay que ponerlo en tela de juicio, la objetividad de tal imputación.

De antemano hay que decir que este asunto si lo analizamos con mayor profundidad nos debe llevar a generar un juicio sensato, ponderado, equilibrado, porque parece ser que seguimos en esa “ruta”, de “apuntar con el dedo, de enjuiciar sin consideraciones de ninguna índole, de estigmatizar a todo o a todos aquellos que piensan y actúan diferente”, es el caso de la mexicana Lucía Morett.

¿Cuál es el cargo? “Presunta responsabilidad en delitos relacionados con terrorismo por su supuesta participación en las FARC”. Esta imputación suena más a venganza y revanchismo que a una verdadera solicitud con ánimo propositivo y aclaratorio. Es decir, son demasiadas “presunciones” como para formular un cargo serio y objetivo. ¿Acaso se juzga por “oídas” y presunciones? No es casual que el gobierno colombiano haga esta “solicitud”.

En este orden, tampoco hay que olvidar cuál es la situación que priva actualmente en Colombia. De un país acosado por diversos flancos, entre otros, el narcotráfico, la inestabilidad política y social, un guerrilla longeva y bien organizada, pobreza, marginación y un etcétera que lo podemos alargar de forma muy consistente. Así, pues, este es parte del contexto en que se mueve la nación sudamericana, aunado a esto, una institucionalidad que está en entredicho, no hay necesidad de buscarle ni darle muchas vueltas. Sólo es cuestión de preguntarse ¿cómo ha sido el gobierno del actual presidente?

Ahora bien, ¿qué interés puede tener el gobierno colombiano por Lucía Morett? Haber sido testigo presencial de un acto perpetrado de manera flagrante por parte del ejército colombiano, si es así, el asunto se pone complicado, porque esto quiere decir que, más bien los cargos los puede formular con absoluto sustento, y no a partir de “presunciones” la acusada y no el acusador.

Esto también quiere decir que, el acusado se puede constituir en acusador, entonces sí juzgar con fundamento al gobierno colombiano por “delitos de lesa humanidad”. No se trata de hacer juicios y valoraciones “por la libre”, un punto que se ha querido pasar por alto es la cuestión diplomática, es decir, ¿dónde fueron los hechos? ¿Colombia? ¿Ecuador? Por lo tanto, ¿qué sustento puede tener dicha solicitud? Debemos partir de ahí, porque entonces la legalidad, justeza y objetividad de las imputaciones están en entredicho.

Esta ha sido una discusión abierta no hace mucho tiempo a propósito de la paranoia desatada en nuestro continente con diverso fin, que más bien tiene un carácter persecutorio a toda costa, si es correcto el punto que se está proponiendo, esto es en extremo grave y potencialmente explosivo, porque significa que “cualquier asunto puede ser juzgado por otro gobierno bajo cualquier pretexto”. Si así se muestra esta cuestión es muy confusa, ambigua y de una discrecionalidad impresionante.

Una pregunta pertinente a partir de estas consideraciones: ¿hay tal extraterritorialidad de las leyes propias?, como es el caso de los norteamericanos que quieren juzgar con “sus leyes” a todo mundo. Eso es una exageración del tamaño del planeta, la pregunta que se les puede hacer a “los vecinos del norte” es, ¿quién les ha dicho que su sistema judicial es el mejor del mundo? Más bien, debemos decir que es un sistema arcaico, brutal y bárbaro. Por aquí este asunto no es claro. La cuestión de fondo sigue siendo: ¿cuál es el cargo contra Lucía Morett?

Estas son algunas reflexiones que podemos ir generando a partir de este evento, que como muchos otros están presentes a largo y ancho de nuestra geografía continental, van mostrando un cuadro abigarrado y complejo. También se debe decir que el problema colombiano no es de hoy, tiene una data muy prolongada, al igual que otros conflictos en nuestra América tiene una raíz histórica que es menester analizar con todo detalle para entender el por qué de esos desenlaces, entre otros: ¿qué estaba haciendo el ejército colombiano en territorio ecuatoriano, y todavía más, ejecutando acciones militares?

Esto sí es de enjuiciamiento por el ángulo que se le vea, un atentado fragrante contra la soberanía de un país. ¿Se justifican estas acciones diciendo que se “perseguía a un peligrosísimo terrorista” en territorio ajeno? Como se puede apreciar, este asunto es “uno más” en los que estamos envueltos, lo más juicioso es ponderar nuestras acciones y no caer en excesos como los que se han propuesto, lo único que evidencian es nuestra escasa madurez histórica, política, jurídica y diplomática. Nuestra América requiere de una visión histórica y social de mayor alcance, no estos espectáculos que son en extremo cuestionables.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner