Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La inexcusable pobreza

| 27 julio 2009 | En Pocas Palabras | 125 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

Ahí están los datos proporcionados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política del Desarrollo Social (CONEVAL), el cual dio a conocer sus cálculos sobre la pobreza en México con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2008, recientemente publicada.

CONEVAL

CONEVAL

De inicio había que aclararle a quien esté pensando que es sólo un efecto de la crisis, que los datos con los que se construyeron estas cifras del CONEVAL son anteriores al pico más alto de la debacle financiera estadounidense. Ello porque también fue el primer argumento justificador que manejó el titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Ernesto Cordero. Evidentemente tenemos que dejar de lado esta primera excusa, lo cual no quiere decir que la crisis financiera global influya determinantemente, pero su efecto se verá con mayor claridad en posterior corte, lo que advierte que las cifras serán aún más alarmantes.

La segunda excusa se le atribuye a la crisis de los alimentos, sin embargo recordemos, que el aumento global al precio de los alimentos se da hasta principios del año 2008, y el estudio parte de mediados de 2006 hasta finales de 2008, por lo que la excusa es escueta y parcamente sostenible.

La tercera evasiva, resulta la más hilarante, pues el Secretario Cordero alude que el estudio refiere únicamente a los ingresos, no a indicadores de salud, educación y vivienda, cuando todos sabemos que a mayores ingresos hay acceso a mejor nivel de educación, mejor vivienda y calidad de salud. Así, el cálculo sobre el ingreso resulta fundamental, esto sin contar que los programas de salud, educación y vivienda son igualmente deficientes.

Simple y sencillamente sucede que entre el 2006 y 2008 los pobres de patrimonio aumentaron de 42.6% a 47.4% y los pobres alimentarios pasaron de 13.8% a 18.2%, lo que significa que del los 44.7 millones de mexicanos que en 2006 eran pobres alimentarios y pobres de patrimonio, pasaron en 2008 a ser 50.5 millones, casi la mitad de la población en este país.

Lo anterior es significativo no sólo porque la pobreza siempre ha sido y es, el termómetro del desarrollo, sino también y sobre todo, porque la pertinaz e incómoda realidad de la pobreza es la prueba de la calidad de toda acción gubernamental, tanto a nivel nacional como internacional. Y como bien dicen, el prolijo discurso demagógico muere cuando inicia la realidad, pues bien, ahí esta la incómoda realidad. Inútil pretender taparla con más discursos.

La pregunta es evidente, ¿qué esta pasando, cuando en este país cada año se destinan casi 10 mil millones de dólares a programas dirigidos al combate a la pobreza?, y el resultado es que el número de pobres aumentó. Pues bien, el aumento en el número de pobres deriva del mal funcionamiento de los programas sociales, porque éstos elementalmente no atienden a las causas generadoras de la miseria. No existe en nuestro país un programa contracíclico que verdaderamente ayude a mitigar los efectos de la crisis internacional sobre los más pobres, al tiempo que se proporcionen servicios de calidad.

Lo que el estudio del CONEVAL también refleja es que en México durante muchos años el “programa” más generoso y amplio han sido la remesas que mandan precisamente nuestros compatriotas más pobres que han tenido que dejar el país porque aquí no se les ofrece nada, las cifras de la pobreza reflejan lo que ya se había venido observando, incluso antes de la crisis, las familias han dejado de captar ingresos vía remesas, las cuales ayudaron durante años a atenuar la miseria. El mejor “programa” contra la pobreza, pagado por los más pobres.

Sin embargo, el problema de fondo lo representa el modelo económico, las políticas neoliberales, sólo han demostrado que son una fábrica de pobres, porque es un sistema que tiende a proteger y privilegiar la concentración de los capitales en unas cuantas manos y descobijar a las mayorías endeudadas, mal pagadas o desempleadas. La realidad es que por muy efectivo y amplio que pueda ser un programa social, será un reducido paliativo frente a un sistema económico generador de pobres.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner