Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Perdieron por soberbios

| 13 julio 2009 | Columna invitada | 156 vistas | 2 comentarios

Redacción

Al doctor en Ciencia Política, Edmundo González Llaca, le preguntamos las similitudes de las campañas del priísta Fernando Ortíz Arana y el panista Manuel González Valle. A continuación su respuesta:

En relación a su pregunta sobre si existe una similitud en los errores que cometieron Fernando Ortiz Arana (1997) y Manuel González Valle (2009) en sus campañas políticas, me permito hacerles dos aclaraciones. En primer lugar, las comparaciones entre los fenómenos sociales siempre son relativas, pues como buenos hechos históricos, anclados en el tiempo y las circunstancias, tienen tantos matices que las equivalencias son siempre aproximaciones. En segundo, me referiré a la primera campaña de mi buen amigo Fernando, la de 1997, que fue en la que participé. Al grano.

El doctor en Ciencia Política, Edmundo González Llaca, habla para los lectores de Libertad de Palabra, sobre las campañas a gobernador y los errores en que incurrieron Fernando Ortiz Arana y Manuel González Valle.

Las dos campañas gestaron su derrota en el pecado más ordinario y vulgar del poder: la soberbia. Campañas autosuficientes, sobradas y con una buena dosis de petulancia. En el caso de González Valle esa soberbia se proyectó en un desdén absoluto a las graves acusaciones de corrupción que se le hicieron y que respondía con su cantaleta: “Es guerra sucia”.

Denuncias de corrupción, algunas de ellas acompañadas de documentos, a las que el panista no enfrentó con pruebas convincentes. Auténticamente parecía valerle un comino, daba la imagen que confiaba más en la protección de los intereses creados que en la opinión de los ciudadanos. Estrategia muy típica del gobernador Garrido que nunca respondía de las acusaciones.

Los dos candidatos perdedores tuvieron el problema del gobernante en turno. Fernando no hizo ningún deslinde de Enrique Burgos, pues en las encuestas su gobierno era bien calificado, pero además por nobleza, amistad y respeto que los unía desde su época de estudiantes. Fernando rompió la regla elemental de toda campaña política: la renovación de la esperanza. El electorado no percibió el posible cambio y creo que eso, conforme pasó el tiempo de campaña, hizo perder entusiasmo en el electorado.

En el caso de Manuel fue más dramático, pues por agradecimiento, comodidad, falta de imaginación, o simplemente porque no le quedaba de otra, el panista amarró su destino al de Garrido, pero éste fue un alpinista que cayó a plomo y se fue al abismo con él.

Al final de su administración a Garrido se le acentuó su conocida prepotencia y desprecio a los queretanos. Viajaba en plena crisis y mintió en relación con la bitácora del avión del gobierno; el deterioro de su personalidad fue aceleradísimo. No sé si realmente Garrido dijo que los queretanos somos “queretontos”, pero así nos trató. Se le olvidó que a los mejor si somos un poco tontos, pero que también vamos a misa, lo que nos permitió darnos cuenta de su descarada burla e insolencia.

González Valle, como amante de faraón, se suicidó con él. No intentó poner distancia de su creador y patrocinador, cada uno de sus actos parecía dirigido a confirmar que, efectivamente, era un delfín; que no tuviéramos duda, más que gobernador sería el cuidador de Palacio de Gobierno. Hasta los panistas se indignaron.

Los dos candidatos tuvieron dos amores que matan: el de las encuestadoras y los comunicadores. A la menor provocación presentaban encuestas que les daban ventajas imbatibles y que hacían parecer a las votaciones como un simple trámite engorroso. Esto también indignó a los ciudadanos, que se sentían actores de segunda en el teatro de la elección.

Los medios de comunicación y los comunicadores fueron un veneno peor. En el caso de Fernando creo que más por el convencimiento que arrasaría; en el de Manuel por todo el tianguis de la difusión que se crea alrededor de las campañas, pero lo cierto es que ambos candidatos se vieron perjudicados por una prensa y unos comunicadores que, mayoritariamente, acompañaban cualquiera de sus actos con genuflexiones y adulaciones babeantes. El electorado observó con profunda desconfianza y recelo esta parafernalia ridícula de estos ayudadores de los candidatos que a la postre resultaron sus verdugos.

En fin, Garrido y González Valle son dos políticos que dejan una huella fácilmente olvidable. No dan para la historia ni una anécdota divertida. Hasta en eso fueron opacos. Con ellos se abre y se cierra una etapa obscura: la Edad Media de la evolución democrática de Querétaro.

Edmundo González Llaca es Doctor Titulado en Ciencias Políticas de la Sorbona de París en Francia. (www.dialogoqueretano.com.mx)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  1. Efectivamente Sr. Edmundo, la arrogancia e indiferencia al pueblo queretano les hace perder la confianza de nosotros los electores, los que ya no les creemos, ni a Garrido, mucho menos a González Valle. Y qué decír del Sr. Ortíz Arana! Que en un segundo intento por llegar a la silla de Gobierno no le creímos nada de sus promesas por éste mi querido Estado de Querétaro. Sus “compromisos” de campaña los veía vagos, hm!… sueños guajiros. El único gobernador que dejó huella y pie de progreso fué el Lic. Enrique Burgos García, ése señor sí quiere al pueblo queretano!!! Me consta cómo apoyó a la gente necesitada. (se le extraña Licenciado!…). Atte: Rocío Rdguez. Malagón. Ama d casa. Originaria de El Pueblito, Villa Corregidora, Qro. Saludos Dr. Edmundo González Llaca. Hasta pronto.

  2. Y VA UNA MAS DOCTOR, LA DE JUAN MARTINEZ GUTIERREZ EN EL MPIO. DE EL MARQUES; EL Y LUIS ELAS CAMACHO SELLEVARON ENTRE LAS PATAS A UN JOVEN QUE TIENE MUCHO FUTURO, CARISMA Y DESEOS DE TRABAJAR, UN JOVEN QUE SE SUPO GANAR EN MENOS DE TRES AÑOS LA SIMPATIA DE LA GENTE, FUIMOS MUCHOS QUIENES LO APOYAMOS, MISMO QUE NO ESTABAMOS CON LOS CANDIDATOS LOCALES COMO JUAN MARTINEZ Y LUIS ELIAS, FUERON SOBERBIOS, ENGREIDOS, FALSOS, AGRESIVOS CON LOS VOTANTES, ETC.; COORDINADOS POR GENTE NEFASTA COMO EL MENTADO BANANAS HIJO DE CEFERINO RAMIREZ DE LA CTM; POR LUPITA FERRUSCA ESPOSA DE PLABLO VAZQUEX EXPRESIDENTE MUNICIPAL; TENIENDIO DE PROMOTRES DEL VOTO A LAS HIJAS DE CEFERINO RAMIREZ Y A LOS DOS HIJOS DE LA PAREJA VAZQUEZ FERRUSCA, CON SU FORMULA DE REGIDORES IMPUESTOS Y NO CONSENSADOS, CON MAS GENTE EN CONTRA PERO ELLOS YA SE PROCLAMABAN GANADORES, ESTAS PERSONAS DEBEN SER SANCIONADAS POR EL PARTIDO Y QUE NO LLEGUE JUAN MARTINEZ A OCUPAR UNA REGIDURIA PORQUE SI TRABAJABA PARA EL BIENESTAR DE LA GENTE PORQUE NO ATEPONE A OTRA PERSONA A ESA REGIDURIA, EL NO SABE SOBREVIVIR DE OTRA MANERA QUE NO SEA DEL ERARIO PUBLICO. YA NO BORREGOS QUE MANEJAN A SU ANTOJO, SI NO QUIEREN REPLICAS A SUS PRPUESTAS QUE SE VAYAN A HACER CAMPAÑAS AL PATEON DONDE NO VAN A TENER RECLAMOS PORQUE NO ESCUCHAN NUESTRO MUERTOS.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner