Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Para dónde vamos?

| 19 octubre 2009 | Desde Nuestra América | 35 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

La siguiente reflexión que se desea proponer se impone con absoluta pertinencia por el contexto en que se está moviendo el país que agudiza más la, ya de por sí, tensa coyuntura que estamos viviendo. Me refiero a la reciente noticia surgida al calor de la noche, porque los hechos ocurriendo en la madrugada del sábado 10 y domingo 11 de octubre, es decir, la ocupación por parte de la fuerzas federales de las instalaciones de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro (LFC) y “su correspondiente” liquidación por parte del gobierno federal encabezado por el presidente Felipe Calderón.

Sindicato Mexicano de Electricistas en protesta. Foto: www.milenio.com / Notimex.

Sindicato Mexicano de Electricistas en protesta. Foto: www.milenio.com / Notimex.

Visto en perspectiva, este asunto es en sí mismo en extremo grave y potencialmente peligroso, porque no se trata de que se “liquidó” a la empresa y ya estuvo. Así sin más. Hay que analizar con cuidado, detalle y profundidad que está pasando con LFC. El “argumento” esgrimido por la autoridad para la ocupación de la paraestatal fue por “onerosa e ineficiente”, según esto, el argumento “es más que suficiente, además de ser razón poderosa” para declarar su extinción, con ello, todo lo que viene. Si vamos tomando las distintas vertientes del hecho veremos que no es nuevo el argumento esgrimido, es un recurso reiterado y remanido para llevar a cabo actos de esta naturaleza, lo cual nos exigen realizar un ejercicio profundo y serio de cara a nuestros contextos por el peso que tienen.

Ahora bien, estos acontecimientos no son nuevos, han sido o se han constituido en un “ejercicio recurrente” por parte de las autoridades para despacharse a los sindicatos que van representando o significado cierta “inquietud”. En este sentido, no hay que olvidar que el sindicato que agrupa a los electricistas el SME (Sindicato Mexicano de Electricistas) tiene ya una larga y articulada vida gremial, que ha estado presente en la vida social y productiva del país desde hace más de seis décadas lo que le da un significado especial. No se creó ni se formalizó de manera improvisada, tiene ya un camino sindical recorrido, consolidado, hecho. Este dato adquiere un peso específico, entre otras razones, porque son contados, contadísimos los sindicatos que realmente tiene trayectoria histórica de lucha combativa, este es el caso del SME. Por ello debemos ir perfilando las reflexiones con mayor cuidado y mesura.

Aunado a este elemento, también hay que decir que, la “lógica” del Estado se ha ido obnubilando por efecto de una práctica cuasi “divina”, pretender seguir a cualquier costo los “dictados” del neoliberalismo, esto en términos muy concretos significa: “todo lo que no esté privatizado es obsoleto, ineficiente, caduco, oneroso e improductivo”.

Resultado según esa lógica: “sólo las manos privatizadoras pueden hacer funcionar la maquinaria productiva y social”. Esto es actuar con absoluto simplismo y con un desconocimiento olímpico de la historia social de este país.

En este sentido, una conclusión que se puede obtener a partir de tan “brillantes deducciones” es que si seguimos por esta ruta, simplemente se van agudizar los conflictos, lo preocupante es que no va a haber marcha atrás.

Profundizando más, un punto que requiere un análisis cuidadoso, son las implicaciones legales de tales actos. Ya varios juristas han declarado que el decreto de liquidación del SME es ilegal, entre otras cuestiones porque viola los artículos 14, 16, 73 y 131 constitucional. Porque el presidente se extralimitó en sus funciones. Para tomar tales decisiones requiere de la autorización expresa del Congreso de la Unión. Es decir, la paraestatal es una empresa estratégica del Estado, en consecuencia, requiere de la aprobación del Congreso para llevar a efecto tal extinción.

El asunto se va poniendo complicado y entreverado, porque no es llevando a cabo actos de fuerza como se van a resolver los ingentes problemas que tiene nuestro país. En este punto la sensibilidad, el tacto, el conocimiento, la negociación y el respeto hacia los actores en pugna debería ser la prioridad del problema, pero parece que eso no tiene ningún sentido, ni significación. Se debe agregar que las declaraciones presidenciales del pasado domingo por la noche en televisión nacional a muchos los dejó más en la incertidumbre y zozobra que con respuestas claras y objetivas. No es cuestión de buscar mucho, la liquidación del sindicato de electricistas abarca un universo social de más de cuarenta mil trabajadores, esto en términos muy claros es muchísimo, de donde se deriva una situación compleja y álgida. Se pueden seguir ampliando los elementos y mostrando más casos, lo relevante es que estas medidas son a todas luces peligrosas y muy cuestionables. Sólo por nombrar, si en efecto, se liquidó al SME por oneroso e ineficiente, la pregunta ¿Cuántas más están en esa tesitura? ¿Acaso se tendría que despachar a medio país por oneroso e ineficiente? Esa lógica no tiene asidero alguno.

Estamos en tiempos complejos y difíciles por la coyuntura que está atravesando nuestro país y por las repercusiones que en el nivel global se han estado expresando, pero lo más preocupante es que no tengamos respuestas, salidas y vías de solución a nuestros conflictos, y que sigamos obstinados en buscar “respuestas” fuera de nuestros contextos. Esto sí es materia de reflexión y análisis serio y pertinente, porque de lo contrario el tiempo nos alcanzará irremisiblemente. Nuestra sociedad merece un mejor futuro.

* Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner