Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Quién habla de política con los niños?

| 26 octubre 2009 | Atmósfera mediática | 581 vistas | comentarios

José Luis Alvarez Hidalgo

En mi lejana infancia recuerdo con gran satisfacción las tiras cómicas de Quino y a su inseparable gran creación, Mafalda y su séquito de amiguitos, haciendo las delicias del lector dominical, preferentemente adulto. Ciertamente, ahora que lo reflexiono, no eran caricaturas dirigidas especialmente al público infantil y, por ende, el consumo y la apropiación de estos mensajes estaba muy alejada del voraz apetito de los niños. Quino las escribía para los adultos, pese a que la galería de personajes que la conformaban y la visión del mundo que se imprimía, pertenecía por entero al universo infantil.

Mafalda me hacía reír a mandíbula batiente, me divertía como enano, y además me dio mis primeras lecciones de política y de conciencia social de lo que pasa en este mundo convulsionado. Imagen: www.composta.net

Mafalda me hacía reír a mandíbula batiente, me divertía como enano, y además me dio mis primeras lecciones de política y de conciencia social de lo que pasa en este mundo convulsionado. Imagen: www.composta.net

Cabría preguntarse si el público infantil aun no estaba preparado (y creo que nunca nos hemos preocupado que lo esté, y menos ahora) para asimilar contenidos un tanto complejos y que eran los que ponían en severos aprietos tanto al padre, como a la madre de Mafalda y en general al irreflexivo mundo de los adultos.

Por lo que alcanzo a apreciar, la política no les interesa a los niños; y no se trata de que deba iniciar una campaña intensiva de adoctrinamiento político infantil, pero sí me parece preocupante que nadie piense que esto es importante y que algo tendríamos que hacer como sociedad para subsanar dichas carencias. ¿O estoy equivocado?

Mafalda me hacía reír a mandíbula batiente, me divertía como enano, y además me dio mis primeras lecciones de política y de conciencia social de lo que pasa en este mundo convulsionado, a la vez que hacía pasar un rato muy agradable. ¿De qué ríen los niños de ahora? No estoy responsabilizándolos de nada; por el contrario, me parece que se encuentran en un estado de abandono generalizado que les hace refugiarse en el internet, los video juegos, la televisión y el reggaeton, y en la asimilación de contenidos vacuos e insufribles.

¿Cuál es la responsabilidad social de os medios de comunicación para tratar de atraer el interés de los niños de hoy por tratar de comprender e interpretar y formarse un juicio propio acerca del paisaje social del mundo en que vivimos?

No se trata de crear una elite de niños superdotados en el campo de la información o en la formación de células clandestinas de la guerrilla urbana, ni siquiera de precoces pensadores, analistas políticos o intelectuales de izquierda, no; sencillamente que le echen un vistazo al mundo en que vivimos y se formen una opinión que luego puedan compartir o confrontar con alguien. En una palabra: que adquieran un mínimo de sensibilidad social ante las injusticias de todos los días.

Digo lo anterior porque hace unos días veía de soslayo la televisión mientras mi hijo Sebastián veía detenidamente una película para niños denominada “Monster house”; en algún momento la niña protagonista, al constatar la ineptitud e intolerancia de un par de agentes, exclama que siempre ha odiado a los policías y que por lo tanto nunca ha confiado en el gobierno. Esta idea me estuvo rebotando en la cabeza un buen rato y al día siguiente le pregunté a mi hijo que cómo había interpretado dicha afirmación, su silencio y extrañeza hizo que mi otro hijo, Iván, interviniera y su respuesta fue más que elocuente: “ Si es el gobierno de Estados Unidos, entonces sí. Es pésimo, y con Bush fue lo peor. Con Obama todavía no sabemos…” Me llené de regocijo y orgullo. Sí, estaba sensibilizado.

Su respuesta me recordó aquella caricatura en la que Mafalda está con su hermanita Guille, ambas están charlando en el umbral de su puerta y de repente comienza a llover, Guille alza la vista al cielo y exclama: Es pod el gobiedno ¿veldad?

Esto dio pie para plasmar estas reflexiones por escrito y preguntarme y preguntarnos todos porqué los medios masivos no hablan de política con los niños y, si acaso lo hacen, es de una manera sesgada, aislada y fuera de contexto, lo cual ocasiona que la asimilación de estos conceptos no logre permear la conciencia del infante. ¿Quién dijo que la política no es cosa de niños?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner