Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Parálisis ecológica

| 18 enero 2010 | En Pocas Palabras | 162 vistas | 2 comentarios

Aderak Quintana Estrada

Al hablar sobre el fuerte deterioro de nuestro medio ambiente, todos tenemos una fuerte responsabilidad, nadie se libra de ello. Desde el primer día que pisamos el planeta Tierra iniciamos nuestra ardua tarea de contaminar y destruir la naturaleza que nos rodea. A diario consumimos una infinidad de productos, en escasas ocasiones, por no decir nunca, nos cuestionamos sobre el impacto que tiene el consumir esas mercancías. Así sea comer un jitomate o manejar un automóvil, todas las mercancías, todas, al ser transformadas en un proceso productivo necesitan un gasto de energía, energía que se traduce en la quema de combustible, en otras palabras, para crear o transformar algo se necesita combustible.

Contaminación

El grado de contaminación de un jitomate nunca será la misma que la de un automóvil. Foto: www.ecoclimatico.com

Es cierto que el grado de contaminación de un jitomate nunca será la misma que la de un automóvil. Por ello algunas personas con tintes “científicos” y muy preocupados por el desastre ambiental, lanzan la propuesta de producir productos orgánicos, pero, alguno de estos salvadores del planeta, al parecer no se han cuestionado los escasos niveles de productividad. La producción resultante sólo alcanzaría para satisfacer la demanda de un puñado de habitantes, el hambre no tendría solución con los productos orgánicos.

Otra propuesta de moda son los productos biodegradables, como las populares bolsas de plástico. Son hechas de una parte de almidón y la otra de polímero, al llegar al suelo la parte de almidón es biodegradable, pero la otra, el polímero se queda fija en el suelo, con ello se lixivia, y así, el agua contaminada tiene como destino los mantos freáticos. Además, en el proceso de biodegradación se genera metano con efectos nocivos sobre nuestra atmosfera, por encima del temido dióxido de carbono (CO2). Por eso es mejor recolectar el plástico, para reciclarlo, y no jugar al mago.

Seguido se nos insiste que los biocombustibles son la alternativa para conseguir energía “limpia”. Muchos han cuestionado la medida al señalar que no se puede producir semillas para generar energía, semillas que bien podrían servir de alimento, dicha práctica es inmoral. Además, para producir los biocombustibles se necesita de 70% de biocombustible y el 20% de hidrocarburo (derivados del petróleo), al usarlo se genera una sustancia como el acetaldehído, que en la actualidad se conoce muy poco sobre el impacto que tendría sobre la salud.

Algunas otras propuestas buscan que los humanos nunca nos bajemos del automóvil, ya que pasamos un tiempo considerable en ellos. Para contrarrestar su uso indiscriminado se han inventado implementos como los famosos catalizadores, con el supuesto fin de “reducir” las emisiones contaminantes. Pero estos tienen celdas que son hechas de metales preciosos, con una vida corta. Al caducar el catalizador, se erosionan las celdas catalíticas, lo que provoca una emisión de gases nuevos que antes no existían en la atmosfera, y que ya están presentes en nuestros pulmones.

Todas las medidas que adoptemos para mejorar nuestro ambiente sin lugar a dudas tendrán un impacto directo sobre nuestro planeta. Al tomar una mala decisión, transferimos el origen de la contaminación a una nueva o ya existente actividad, por ejemplo, se deja de quemar gasolina pero crece el uso de electricidad, o de biocombustibles.

Hasta que no nos cuestionemos y cambiemos los modos de producir, nuestros hábitos de consumo, de desperdicio, de derroche de recursos, dejemos de producir y de consumir lo “innecesario”, sin que con ello tengamos que regresar a la edad de piedra, hasta entonces, podremos hablar de una salida ambiental, mientras tanto, perderemos el tiempo.

Correo electrónico: lak.quintana@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  1. Excelente texto, uno de los mejores que te he leído. Sólo un breve comentario, en la actualidad existen tecnologías muy limpias y poco contaminantes que los países más desarrollados tienen, el asunto es que no hay conversión, pues el negocio de los derivados de los hidrocarburos perdería muchisimo. Es cuestión de economías y de seguir manteniendo el ingreso en pocas manos.

  2. Exelente comentario, con una visión a futuro.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner