Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Los entuertos imperiales

| 15 febrero 2010 | Desde Nuestra América | 26 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

De manera reiterada se está hablando de Brasil. El país más grande de América Latina, territorialmente, así como el más poblado de nuestra vasta geografía continental. Esta reiteración no es gratuita, ni una ocurrencia, es un hecho que algunos les ha comenzado “a preocupar”, caso concreto, y para no variar la nota, a Estados Unidos, porque están viendo en el país amazónico una potencia regional en acto o en ciernes, que en mayor o en menor medida significa o puede significar “competencia”. ¿Qué tipo de competencia? Pérdida de influencia, presencia y poder estratégico en América del Sur, porque parece ser que en el resto del continente “las aguas están en su cauce correcto”. Asunto en cierto sentido complicado para la primera potencia militar del planeta.

Luis Inácio Lula da Silva

Lula da Silva está impulsando, fomentando e incentivando la enseñanza del español en Brasil, lo que evidentemente responde a una política de Estado. Foto: wikipedia.org

Pero la cuestión no termina ahí, las derivaciones y las consecuencias se extienden en diversa esfera y profundidad, sobre todo, por la relación que hay y puede desarrollar con sus vecinos, que paradójicamente tiene frontera con todos los países sudamericanos, con la sola excepción de Chile, que se encuentra en los “confines de los Andes”, pero de ahí en fuera, tiene este nexo geográfico, así como relaciones de todo tipo con el resto de los países, una coincidencia que lo ubica en una posición privilegiada respecto de sus vecinos de tradición y lengua española.

En este sentido, cabe un dato que puede llamar la atención, y es que el actual gobierno encabezado por Luis Inácio Lula da Silva está impulsando, fomentando e incentivando la enseñanza del español en Brasil, lo que evidentemente responde a una política de Estado, pensada y planeada entre otros aspectos para intensificar su relación en diverso plano con sus vecinos, así como ir impulsando diversas iniciativas regionales en el orden económico, político, comercial. Una de esas iniciativas fue apoyar la conformación de la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), no es otra cosa que, ir quitándole hegemonía e influencia a Estados Unidos en la región. Independientemente de las consideraciones que dicha instancia nos refiera, es una cuestión crucial para el futuro de nuestra América.

Todos estos elementos conforman el contexto y la plataforma para poder entender un asunto que se está “ventilando” en Washington ¿cómo tratar o relacionarse con un país emergente que tiene visos de constituirse sobre los hechos en potencia regional? Tema complejo para un país y un gobierno que está acostumbrado hacer literalmente lo que le place a escala mundial. En este punto hay que preguntarnos con absoluta honestidad ¿cuál ha sido históricamente la actuación de Estados Unidos hacia América Latina? Cuestión fundamental en estas discusiones, porque sería ingenuo, insensato, desproporcionado y absurdo pretender “tapar el sol con un dedo”, simular o decir que aquí no ha pasado nada.

Por otro lado, no hay que perder vista que, “ese pasado” ha sido tormentoso y muy desaseado. Los casos los tenemos por docenas, sólo por mencionar uno, por cierto en extremo paradójico, la famosa “Guerra de las Malvinas” en el Atlántico sur entre Argentina y la Gran Bretaña a propósito de la última dictadura militar en el país pampero con su cabeza visible el general Leopoldo Fortunato Galtieri en 1882, donde Brasil jugó un papel central al apoyar logísticamente a la Gran Bretaña contraviniendo los tratados americanos de no apoyar agresiones extra continentales.

A más de treinta años de esos sucesos, los contextos y las marejadas históricas se han modificado sustancialmente hasta el punto en que Brasil pasó de “aliado” a “contrincante” estratégico en este ajedrez geopolítico. Esto se confirma con la visita que hizo el Subsecretario para Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, Arturo Valenzuela en diciembre pasado, donde forma medrosa y fría fue recibido por un funcionario de segunda, y hasta el mismo Canciller Celso Amorim, ni lo recibió. Así las cosas, ¿cuál es el paso siguiente? “Tener en la mira al gobierno brasileño por sospechoso”.

El fondo del problema, si se le puede llamar problema es, los fuertes vínculos que ha comenzado a generar el Brasil, así como su relanzamiento económico-comercial en Sudamérica, tiene como telón de fondo de una añeja aspiración latinoamericana propuesta por Simón Bolívar, y que actualmente se puede definir como: la construcción de un unión política regional que haga el contrapeso necesario y pertinente a la hegemonía norteamericana, entre otros propósitos explícitos: el evitar ser agredido estratégica y militarmente desde Colombia con la instalación de bases norteamericanas en ese país, la recuperación de soberanía, a través de intercambios y relaciones de igualdad y horizontalidad con los países sudamericanos, y de paso, afianzarse como potencia que pueda incidir en el curso de la historia latinoamericana en el mediano plazo.

¿Cómo se va a mover este intrincado tablero? El tiempo lo dirá, pero una cuestión que es clara, la hegemonía norteamericana es simplemente sofocante e inadmisible a estas alturas de los tiempos. Ya es hora de ser plenamente nosotros con nuestras historias, con nuestros procesos, sin tutelajes de ningún tipo, ni gendarmes mundiales que regulen nuestras vidas.

* Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner