Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Urgen más bordos

| 8 febrero 2010 | Destacado | Memoria Ciudadana | Querétaro | 310 vistas | comentarios
  • Durante dos sexenios no se hizo “ninguna obra inteligente” en materia de bordería: Lorenzo Rubio.
  • Ante el acelerado crecimiento de la ciudad, especialistas advierten que es la última oportunidad para construir bordos adecuados.
  • Alertan que este 2010 será un año de inundaciones, más graves aún que las registradas la semana pasada.

Eric Pacheco Beltrán

A Querétaro le hace falta un sistema de bordería para retener el agua de lluvia, y evitar que los escurrimientos pluviales inunden a la zona conurbada, como sucedió la semana pasada. En lo anterior coincidieron distintos especialistas consultados por Libertad de Palabra.

Damnificados de Amazcala

Cientos de personas fueron desalojadas, debido a las inundaciones. Foto: Libertad de Palabra.

Por ejemplo, el ingeniero Lorenzo Rubio Espinoza de los Monteros afirma que una “cadena de 50 bordos” tendría un costo de 500 millones de pesos, pero resolvería la problemática de las inundaciones que aquejan a Querétaro. “Si recordamos que las inundaciones en el 2003 costaron 2 mil millones de pesos, sale barato arreglar el problema”, dijo.

Tanto el diagnóstico como la “cura”, no son nuevos. A los ex gobernadores panistas Ignacio Loyola Vera y Francisco Garrido Patrón, no les interesó hacer la bordería necesaria para retener el agua de lluvia que escurre e inunda a Querétaro.

A ambos, inclusive, el llamado “Grupo Los Cinco” les presentó un proyecto en donde se hace ver la necesidad de atender ese problema. Pero ambos prefirieron crear “grandes obras”, que para muchos queretanos no eran, ni son, prioritarias.

El ingeniero Rubio Espinoza explicó que, si bien se hicieron drenes en la ciudad –con un costo de 400 millones de pesos– durante la administración municipal del panista Armando Rivera Castillejos, éstos se construyeron de manera incorrecta y, por tanto, no representaron ninguna solución.

Al respecto, expuso que hay un fenómeno en Querétaro, al que se le llama “subsidencia”; esto es, el “hundimiento de la tierra” provocado por la extracción de agua del subsuelo, que en breve tiempo provocará que los drenes no funcionen. “Los drenes dentro de la ciudad tienen muy poca vida, porque la ciudad se está hundiendo; entonces, esos drenes van a correr hacia dentro, en vez de hacia afuera”, explicó.

Nuestro entrevistado agregó que los encargados de aquellas obras “ni siquiera tomaron la nivelación del Valle (de Querétaro)”; es decir, no identificaron cuáles zonas de la ciudad son las más susceptibles de inundarse, para con base en ello, trazar los drenes.

“Los drenes están mal localizados, pues los hicieron sin tener la nivelación del Valle, sin hacer la nivelación con bancos de nivel en cada esquina… al puro Ay se va”.

En síntesis, “hace 12 años que no se hace una obra inteligente”.

Ahora o nunca

El ingeniero Espinoza de los Monteros dice que, en efecto, las obras de bordería se hacen con dinero, pero también con técnica y con ganas de hacer bien las cosas.

En la administración pasada –reflexiona- hubo mucho dinero y muchos técnicos capaces en Querétaro, pero “no los hicieron porque no quisieron”.

Ahora, el problema es mayor porque el tiempo se agota. “Cada día aumenta el problema porque la ciudad está creciendo. Estamos llegando al momento en que el 100 por ciento del municipio de Querétaro va a ser zona conurbada, y ya no va a haber espacio para construir bordos. Si no aprovechamos la última oportunidad que nos queda ahora, si no hacemos los bordos suficientes ahorita, en 10 años no vamos a tener en dónde hacerlos, y entonces sí nos vamos a inundar en serio”, advirtió.

Mientras se proyectan y construyen obras para retener al gua en las partes altas de la ciudad (a 2,000 metros sobre el nivel del mar deben hacerse, según Lorenzo Rubio), el presente año 2010 promete ser un año de inundaciones, advirtió nuestro entrevistado.

“Hay una verdad que dijo la señora Teresa Calzada (directora de Protección Civil Municipal en Querétaro), una verdad muy bien establecida: que con todos los bordos llenos, o a punto de llenarse, el riesgo es muy grande en una próxima precipitación. Va a haber inundaciones, pues casi todos los bordos están llenos y todavía no empieza la época de lluvia”.

Para evitar las inundaciones, dijo, las obras debieron arrancar en octubre. “Las obras hidráulicas deben hacerse en época de secas, y esto quiere decir que la infraestructura ya la debimos haber empezado a construir en octubre. Faltan tres meses para que comience a llover”.

No obstante, señaló, si ya se pasó el tiempo para construir, es el tiempo para planear. “Cuando no hay tiempo o dinero para hacer obras de retención de agua, hay que dedicarse a hacer los proyectos. Así, cuando ya hay tiempo y dinero, no se pierde el tiempo”.

Finalmente, Lorenzo Rubio dijo que “todos los queretanos: técnicos, constructores, universitarios, etcétera, estamos obligados a ayudarle al gobernador” en este asunto.

En su momento, América Vizcaíno Sahagún, coordinadora del Consejo de Participación Ciudadana para el Medio Ambiente, añadió que no sólo deben crearse bordos, sino asegurar que no se construya a sus alrededores, como ocurre con los bordos “Tánganos”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner