Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Este domingo se quedó enano en la pirámide

| 29 marzo 2010 | Crónicas desde la bici | 179 vistas | comentarios

Iñaki Garrido

El 21 de marzo iba a ser un día muy especial en la pirámide del Cerrito, acá donde vivo en El Pueblito, se había propuesto a las autoridades una acción muy sencilla y modesta: aprovechar el cierre de Avenida Don Bosco para hacer una invitación abierta a la convivencia ciudadana, abriendo la calle al visitante a la pirámide fuera; peatón, ciclista, minusválido, bebé en carriola, payaso en monociclo, o cuadrúpedo.

Volante promocionando el evento

Imagen: sacalabicicorregidora.blogspot.com

De primera instancia se recibió una respuesta afirmativa de la Dirección de Turismo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, lo que nos alegró mucho y nos llevó a promocionar el evento por todos los medios a nuestro alcance. Se realizó un cartel electrónico, se enviaron mails, el evento de anunció en los paseos nocturnos ciclistas de Santiago de Querétaro y El Pueblito, y se publicó una nota al respecto en el blog de la Secretaría de Turismo del Estado.

Para los que solicitamos aquel mínimo gesto de atención en ese día icono de las causas que tienen que ver con la tierra, la vida, la ecología y la sustentabilidad la respuesta afirmativa de las autoridades representaba todo un logro. Pero nos equivocamos.

No quiero repartir responsabilidades por que no me consta que haya sucedido, pero quiero contarles como estuvo el 21 de marzo en la pirámide, por que no sucedió lo que habíamos pensado ni propuesto como activistas del transporte no motorizado.

También quiero agradecer la gran amabilidad de los oficiales de transito que con mucha calma nos explicaron por que ellos no habían cerrado la calle.

Para empezar, a diferencia de años anteriores, ni siquiera se cerró el tramo de Don Bosco que va del Instituto Oriente Arboledas a la Pirámide. Nunca había vivido un 21 de marzo en el Pueblito con tráfico sobre Don Bosco, nunca había visto tráfico sobre Don Bosco en domingo para empezar. El resultado de ni siquiera cerrar parcialmente la vía (excepto para el transporte público) fue que en lugar de un descenso en la contaminación y el ruido generado por los vehículos, la esquina de Hidalgo y Don Bosco era un tapón de tráfico pesado. Este nudo tenía que ser cruzado por los visitantes a la pirámide. El espectáculo no tenía mucho ni de ecológico, ni de cósmico.

Otro factor estrenaste fue que se instaló el tianguis mas grande que me ha tocado ver en este espacio en los tres años que llevo de vivir aquí. Tengo la impresión de que en gran medida la omisión de cerrar la calle tuvo que ver con una acción para favorecer el ambulantaje. Durante la hora que pasé justo sobre Don Bosco, por lo menos dos vehículos de carga aprovecharon para hacer operaciones de descarga, uno de ellos estacionandose en una área prohibida en el centro de Don Bosco. Obviamente hicieron caso omiso de la indicación de los agentes de mover su automóvil.

Yo no tengo nada contra los tianguis artesanales, hasta compré un pequeño cactus, pero había otras calles sobre las que se podían estacionar los tianguistas sin afectar tanto a los visitantes.

Los que si estaban algo preocupados por la situación eran varios dueños de comercios permanentes, restaurantes y locales sobre avenida Don Bosco e Hidalgo. En general había preocupación por que el mercado ambulante haya sido en efecto un evento exclusivo de ese día. Yo no tengo negocios propios, pero como conozco la problemática entre ambulantaje y comercio formal de lugares como el centro histórico de la Cd. De México entendí muy bien su desconfianza.

Después de casi hora y media de retraso y ver que el cierre no sucedía nos acercamos a preguntar a las autoridades de transito que había pasado, recibimos dos respuestas semejantes mas no idénticas; una versión era que el cierre estaba indicado pero no había horario especificado, por lo que no se haría hasta que llegara esa información, la otra (de un oficial de mas alto rango) era que el cierre había estado correctamente indicado pero que de algún lado se había impuesto una contraorden de última hora por lo que no se había echo.

El resultado fue una calle congestionada en lugar de una vía abierta a todo público, un mensaje bastante esquizofrénico para un día como el veintiuno de marzo.

¿Y mis invitados? Llegaron bastantes, se juntaron firmas y correos para organizar otros eventos, y finalmente nos escapamos por la terraceria a hacer un modesto paseo. El motor de la bici es el corazón, ¿Como creen que nos iba a detener un error administrativo?

Haz Patria, Saca la Bici

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner