Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Una Ley Federal del Trabajo para los patrones?

| 29 marzo 2010 | Desde Nuestra América | 593 vistas | 3 comentarios

Oscar Wingartz Plata*

Estamos una vez más ante otro de los atracos que pretende perpetrar el panismo por medio del Secretario del Trabajo, Javier Lozano, uno de sus voceros más “conspicuos”, quien ha anunciado la “reforma” (otra más) a la Ley Federal del Trabajo. Esta cuestión con su sola mención nos debe poner en alerta porque es un asunto en extremo delicado y potencialmente explosivo. La propuesta que se está haciendo no sólo se reduce a “un simple cambio o modificación”, son planteamientos de fondo a la ya de por sí muy golpeada y vapuleada ley laboral y a todos aquellos que somos trabajadores en el sentido amplio del término. Esto no debe ni puede ser pasado por alto, entre otras razones, porque aquí se está jugando mucho del futuro laboral en nuestro país, no es una estridencia ni una exageración lo que se está afirmando, es una cuestión vital para todos los que percibimos un salario. Vayamos por partes.

Javier Lozano Alarcón

Foto: NOTIMEX / www.esmas.com

Esta reforma no es nueva, se han hecho intentos de diverso calibre y envergadura a lo largo de la llamada “vigencia” del neoliberalismo y de la presencia de los tecnócratas en el gobierno, esto tiene una larga data entre nosotros, con sus oscilaciones y vaivenes, que si no se ha podido concretar ha sido por la tenaz resistencia que ha opuesto una de las partes del binomio capital-trabajo, esta es, el trabajo y sus diversas expresiones laborales. Por otro lado, se debe decir, que el actual secretario del trabajo, más bien parece un empleado incondicional de la patronal y no el mediador entre el capital y el trabajo, porque que toma partido abierto por los patrones al poner a discusión la ley laboral, lo cual es una actitud totalmente cuestionable que dice mucho de la “calidad” profesional y ética del personaje en cuestión.

Ahora bien, ¿cuáles son algunas de las “modificaciones” que se están proponiendo? Limitar el derecho de huelga, darles mayores beneficios a patrón como el no verse obligado a informar al trabajador de la rescisión de la relación laboral, legalizar la práctica de la subcontratación para no crear derechos laborales, promover la contratación individual, la no obligatoriedad por parte del patrón de reinstalar a un trabajador con antigüedad menor de tres años, exigir mayores requisitos para la tramitación de la titularidad del contrato colectivo de trabajo, suprimir el escalafón llamado ciego y con ello privilegiar la productividad e introducir una figura conocida como “multihabilidad obligatoria”, algo así, guardando las debidas proporciones, el ser un “mil usos”.

Como se puede apreciar, no es una cuestión menor, es toda una redefinición de la ley laboral y de las relaciones capital-trabajo, también conocidas como obrero-patronales. La pregunta que se impone como absoluta necesidad es: ¿qué hay en el fondo de esta reforma? ¿Qué la mueve? ¿A qué intereses en sentido estricto responde? No podemos decir ni hacer como que hay aquí no pasa nada. Si nos ponemos a reflexionar con extremo cuidado las “modificaciones” que se pretende impulsar, nos van a llevar a una mayor depauperación de la clase trabajadora. No es que le hagamos al mártir o que se quieran pintar escenarios apocalípticos, por el puro prurito como se dice coloquialmente de “hacer olas innecesarias”, es una realidad objetiva, tangible, constatable. Esta ha sido una de las grandes confrontaciones desde que se instauró el modo de producción capitalista como dominante, el capital versus trabajo.

También se puede abrir el siguiente cuestionamiento: ¿en qué condiciones se encuentra nuestro país como para impulsar una reforma de esta envergadura? Parece que nuestras autoridades siguen en la misma tónica, de no ver, no oír, no reflexionar sobre las implicaciones que tienen sus “iniciativas”. Estamos inmersos en una situación compleja, azarosa, de difícil pronóstico, donde los problemas cobran una dimensión y una textura específica que exigen mayor estudio, profundidad y reflexión. Porque no es cuestión de que se imponga una reforma laboral, y por ese sólo acto ya se solucionaron nuestros males, es más que eso, mucho más. Sólo por mencionar algunos elementos, todavía estamos en un periodo de crisis económica, como se ha mencionado, a nuestro país la crisis global la golpeó de manera severa y los signos de la recuperación no son claros ni objetivos. La relación capital-trabajo, al menos en nuestros contextos es de las más inequitativas que se pueda uno imaginar, la desigualdad es galopante, el desempleo es abrumador, y para completar el cuadro, vamos perdiendo lo que les gusta decir a los tecnócratas, “competitividad”. Ante este panorama, no podemos estar de acuerdo con una reforma laboral que a simple vista borra o pretende disimular las propias condiciones estructurales en las que estamos viviendo. No es cuestión de ir tan lejos, ¿cuál es el nivel de empleo hoy en día?

Por otro lado, no hay que perder de vista el plano histórico, es decir, la lucha obrera en nuestro país y en América Latina ha sido una batalla impresionante por obtener un mínimo de condiciones de vida dignos, donde se puedan impulsar relaciones laborales justas y humanas, no lo que se está proponiendo, que atenta de manera flagrante contra ese mínimo de condiciones, que no son otra cosa que la búsqueda de la sobrevivencia en el nivel más elemental.

Es paradójico que el actual gobierno esté promoviendo una reforma laboral en un año tan emblemático y simbólico, precisamente en el Centenario de la Revolución Mexicana donde una de sus demandas centrales fue la creación de una ley laboral justa y humana, donde la voracidad del capital no abusara, y menos acabara con la fuerza de trabajo. No es que uno sea un nostálgico, pero las condiciones de vida, de trabajo, de recreación, de educación y de cultivo de nuestra población, no son precisamente ni las mejores, ni las más óptimas, y muchos menos, las estrictamente necesarias, todavía hay un largo trecho por delante en la consecución de dichas condiciones mínimas para el goce y disfrute de una vida que se pueda llamar, plenamente humana.

Así, pues, no podemos estar a la expectativa, ni tolerar una reforma laboral que muestra el lado oscuro, insensible, perturbador del capital, que antepone sus intereses a costa de la propia condición humana. Mucho se habla de humanizar nuestra sociedad, pero la pregunta que impone es: ¿esto es humanizar a nuestra sociedad? ¿Donde la ley laboral avasalla, envilece y cancela la posibilidad de redención de la clase trabajadora con sus actos de soberbia y ceguera? Hay mucho por hacer, y uno de esos quehaceres que es fundamental, es elevar el nivel de vida de nuestra población, empezando por la propia clase trabajadora, motor y sustento productivo del país. Reflexionemos sobre estas cuestiones y actuemos en consecuencia.

* Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios

  1. comentario , como se ponen hacer reformas politicas, y modificaciones ala ley federal del trabajo rechazo absolutamente tod este tipo de repormas politicas. x q. estan dejando al pais mas pobre y el rico mas rico, lo q, deberian hacer es dar mas trabajo equitativo, no q. trbajemos como negros, somos seres humanos no esclamos. tenemos derecho aun trabajo digono y renumerado, no q, pagan misserias,q. *editado calderon y toda lo bola de rateros de las secretarias y corruptos, el burrro de lozano no sirven para nadaq. den soluciones,no vendan al pais, ni privaticen q. privaticen asu madre, estamos cansados, de la pobrezay ellos mas ricos,
    regresen las empresas q. han privatizado, y dejando al pies mas pobre, ellos son violadores derechos humanos, y patonales, yyyyyaa basta de cambios ala ley, sus refrorma y sus fanmosos decretos. solo empobrecen al pais….. rateros

  2. tambien de las afores se los aggarran para sus infraestructuras, donde esta el presupuesto de luz y fuerza,se lo dieron al peña nieto, para las campaña y los demas, se los disputsron entre le ganineete del pituo faciasta,y el burrro delozano, x su ambicion no de ja avanzar las resoluciones de los conflictyos de los trabajadores, ellos se quedaron con la fibre optima. ese y el marrano de alejandro muñoz, comprado x el goberno y lozano,para q. entregara luz fuerza del centro,ellos si son corruptos yu rateros,ese si es ael judas de y traisor, juicio a felipe calderon,y doda la bola de su gabinete, x estas personas esta pagandos los mas pobres q. el pueblo.REGRESEN LAS EMPREASAS Q. GENERABAN LA RIQUEZA,NO QUEREMOS MODIFICACIONES NI REFOIRMAS , NO SIRVEN DE NADA APLIQUEN LAS CONSTIUCION, NO LA VIOLEN, Y TODOS LSALDREMOS GANANDO.
    ESTE PAIS NECESITA DE VERDADEROS PRESIDENTES, LIDERES Q. LO SAQUEN ADELANTE Y AYUDEN AL PUEBLO NO Q. *editado CON SUSU LEYES.Y REFORMAS,Q,UEREMOS SOUCIONNNNNEEESSSS E A MEXIC……

  3. como se podria evitar la aprobacion de esta reforma que a todas luces perjudica al trabajador

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner