Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Maleficio mexicano

| 12 julio 2010 | En Pocas Palabras | 557 vistas | 2 comentarios

Aderak Quintana Estrada

La década de los ochenta marcó un punto de inflexión en la historia económica de México, donde se puso de manifiesto el fin de un periodo en el que el Estado tenía una fuerte intervención en la dirección y planeación de la economía. Después de entrar a una crisis que mostró su agotamiento, se cuestionó de manera persistente que el origen de todos los males provenía de la exagerada intervención estatal en la economía. Para corregir el mal económico, el Estado tenía que reducir su intervención en la economía y el sector privado tendría que jugar un papel más protagónico en la organización económica, por lo que viró de manera violenta la estrategia de crecimiento y se abandonó con ello las políticas de desarrollo.

Neoliberalismo

Imagen: www.elciudadano.cl

Así, la década ochentera inició con una fuerte crisis que se prolongaría durante el resto del decenio, fue aprovechado por un pequeño grupo de políticos y empresarios para instaurar un proyecto económico donde los privilegiados serian un puñado de mexicanos, el modelo en la económico es conocido como neoliberalismo y alrededor de este se ha construido un modelo anti-democrático identificado como plutocracia.

Los promotores del modelo neoliberal-plutocrático, han sido grandes empresarios que han entretejido una inmensa red de privilegios e impunidad para hacerse de los recursos del Estado mexicano, y abultar su riqueza a costa de más de 50 millones de pobres. Para ocultar su hipocresía empresarial, se autodenominan empresas socialmente responsables, que supuestamente donan recursos para la beneficencia publica y diversas fundaciones, recursos que provienen de las grandes ganancias y que nunca llegan a los recursos fiscales. Las grandes ganancias son resultado de los raquíticos salarios mínimos, que tanto defienden los priistas y panistas ultra-neoliberales.

Los pobres políticos, se han instaurado en el poder para privilegiar los intereses de los ricos empresarios, promulgando leyes ventajosas, otorgando favorables concesiones de los recursos públicos, subsidiando su riqueza abultada y por si fuera poco protegiéndolos de los delitos laborales, fiscales y ambientales que cometen.

Los resultados del modelo neoliberal han sido sumamente desastrosos, el crecimiento económico apenas supera el raquítico 2.5% anual, mientras en el cuestionado periodo de fuerte intervención estatal el crecimiento superó el 6% anual. Los pobres resultados se reflejan en un alarmante desempleo, teniendo como válvula de escape la manipulación de las cifras, el sector informal y la migración a nuestro querido país vecino del norte. La dependencia externa se ha hecho mucho más fuerte, el endeudamiento crece sin precedentes y el bienestar de los mexicanos se encuentra por los suelos.

Tanto los nuevos priistas, los jóvenes panistas, algunos dementes perredistas, y los bondadosos empresarios, tanto nacionales como extranjeros, han construido su pequeño mundo donde reina el orden económico neoliberal y el orden político plutocrático. El resto de los habitantes del México terrenal, además de excluidos de las bondades del privilegiado modelo, se encuentran inmovilizados, como dicen por ahí, están como el chinito, “no mas milando”.

Correo electrónico: lak.quintana@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  1. Muy interesante! Siempre excelentes tus artículos mi querido Aderak

  2. con respecto al último párrafo que nada más estamos como el chinito “milando” pues es porque ya nos hemos acostumbrado a que nos pisen, a que nos roben, a que nos ultrajen nuestros derechos y no somos capaces de organizarnos para no permitirlo; con pan y circo nos entretenemos cuando podemos y debemos, por medio de nuestra soberanía como pueblo, que se logre una mayor redistribución de la riqueza. Pero unidos, así como estamos de separados y que nos dejamos que la oligarquía política y empresarial nos siga separando jamás habrá un cambio. El cambio está en nosotros que, como pueblo, sepamos estructurarnos y educarnos.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner