Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Costosa responsabilidad

| 18 octubre 2010 | En Pocas Palabras | 74 vistas | comentarios

Aderak Quintana Estrada

A finales de cada año, en la vida económica del país se hizo costumbre la discusión que se da entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo en torno al Paquete Económico. Los temas centrales de la discusión han variado a lo largo del tiempo, aunque en esencia se centran en lo mismo, en qué rubros aumentar los ingresos y en cuáles disminuir los gastos. Los protagonistas del pleito, los gobernantes, siempre procuran que esta discusión sea con civilidad y apegada a las buenas costumbres, con el único fin de cuidar y proteger los intereses de los que habitamos este país.

Ernesto Cordero Arroyo

Foto: www.eluniversal.com.mx

En medio de este debate, el presidenciable y carismático Secretario de Hacienda, ha salido en defensa del Paquete Económico 2011. Nos insiste que la propuesta económica busca fortalecer las finanzas públicas, con lo que se evita a toda costa el maléfico endeudamiento, siempre cuidando las prioridades de la nación. Pero más allá de las poses soberbias y las sonrisas fingidas y acartonadas de las autoridades hacendarias, de qué sirve la responsabilidad fiscal; qué tan malo es endeudarse más allá de lo planteado.

Ya conocemos las respuestas a estas preguntas, que llevan repitiéndolas como frases de algún programa televisivo pregrabado: si nos endeudamos más allá de nuestras posibilidades se podría generar un fuerte desajuste económico que nos podría llevar a una crisis mayor a la que estamos experimentando. Perdón, llevamos treinta años con un mediocre crecimiento económico, que apenas roza el 2.5% anual, insuficiente para aliviar los males económicos que nos aquejan, y todo bajo la supuesta responsabilidad, donde el equilibrio fiscal es lo prioritario.

Es un equilibrio sumamente costoso. Es como si cualquiera de nosotros tuviera un pequeño ahorro, lo más probable es que debajo del colchón, ya que tenerlo en un banco es sumamente caro, y en este momento tuviéramos una emergencia, cualquiera, desde que se nos rompe una uña del pie, hasta el paro cardiaco de nuestra abuelita de 110 años; al momento de enfrentarla le decimos a nuestro pie o a nuestros familiares, según sea el caso, no podemos usar nuestros ahorros y mucho menos recurrir al banco, mejor que le dé gangrena al pie y se muera la abuela, al fin tenemos dos pies, con uno es más que suficiente, y la abuela pues ya está grande.

Entonces en medio de toda esta discusión económica los tricolores renovados tienen razón cuando nos dicen que es necesario reducir el IVA. Pues no, más bien tiene que haber una reforma fiscal de profundidad, en donde la estructura fiscal se reconstruya, en donde todos paguemos nuestros impuestos acorde a nuestra proporción de ingresos, y en donde todos los (des)gobernantes cobren salarios por lo que hacen, y el gasto público se destine a las áreas verdaderamente importantes.

Por lo tanto, es necesario romper con la disciplina fiscal y con la rigidez del gasto público. Vivimos una alarmante emergencia, una parte considerable del territorio nacional necesita reconstrucción y la economía requiere reconstruirse, después de diversos desastres naturales y de tres grandes crisis económicas en treinta años es justo que rompamos el equilibrio fiscal y reiniciemos la reconstrucción del país.

Correo electrónico: lak.quintana@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner