Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ilegales centroamericanos: otros nosotros

| 4 octubre 2010 | Hombres y engranajes | 56 vistas | 1 comentario

Jorge Coronel

Jueves 23 de septiembre de 2010. La Cañada, cabecera municipal de El Marqués. Alrededor de las 13:00 horas. Estabas ahí, solo, exponiendo otra vez tu vida, en medio de la Avenida Emiliano Zapata (la principal de esta cabecera), a la altura del monumento del Pan de Dulce, símbolo histórico de todo este municipio, ubicado en el olvidado barrio de La Presa, mendigando monedas a los automovilistas para comer algo. Y me acerqué a ti. Te dije que quería entrevistarte para Libertad de Palabra y mi programa de radio. Dudaste un poco, sólo un poco, y luego aceptaste charlar conmigo, un desconocido.

Ilegales centroamericanos: otros nosotros

Foto: porelcarrilbici.blogspot.com/

Me confesaste tu nacionalidad (guatemalteca), de que eras (eres), como millones de seres humanos en el mundo contemporáneo, un ilegal, un indocumentado, un “sin papeles”, un inmigrante.

También me diste tu nombre: José (tus apellidos me los reservo para no exponerte y exhibirte). Y, seguramente, José, te preguntaste que quién era yo y el porqué quise charlar contigo.

Te respondo: hace algún tiempo, charlando con un solitario, extraño y entrañable amigo-escritor-filósofo, me decía, palabras más, palabras menos, que “la verdadera solidaridad se da entre los seres solitarios y dudosos”. Y sí, tiene razón: yo dudo de todo. Vivo un pesimismo alegre y una desesperación tranquila. Y soy un solitario que de vez en cuando se conmueve y conmociona con personas (mujeres u hombres) como tú. “La mayor nobleza de los hombres y mujeres es la de levantar su obra en medio de la devastación”, dice el escritor y filósofo argentino Ernesto Sábato. Y sí, tú, José, el ilegal, el inmigrante, eres de esas personas que en medio del desastre nos muestra que el coraje para salir adelante en esta guerra de todos contra todos es uno de los alicientes para no desfallecer, para mantener la esperanza de construir algo mejor. Y por eso me animé a escribirte, José. ¿Por qué? Hay varias respuestas, una de ellas es que este ser solitario te brinda su apoyo, su solidaridad.

Los millones de ilegales, inmigrantes, “sin papeles”, que inundan todo el mundo, se ven reflejados en ti, José, el de Guatemala, el que saludé y entrevisté en La Cañada. El que me ofreció su mano. El que pude ver de cerca, con tu ropa sucia, con muchos días sin asearte, sudando mucho, sudando sangre, sudando dolor, sudando rabia, sudando nostalgia, sudando esperanza…

Tal vez nunca nos encontraremos nuevamente, estimado José, y por eso mantendré tu recuerdo en mi memoria, como un humilde y pequeño homenaje para todos los Josés (mujeres y hombres) que andan regados por el mundo entero, en la búsqueda de comida, de una vida digna.

Recuerdo, horrorizado, cuando me contaste de las penurias que ustedes padecen al transportarse en los vagones del tren. Los vagones de la muerte cuando sus ocupantes, cansados por todo, somnolientos, pierden el control de sí, y caen irremediablemente al vacío para ser despedazados brutalmente por el inmenso peso de ese monstruo metálico.

¿Tú serás el próximo en caer, José, el ilegal guatemalteco? Pido a Dios, “tanto si existe como si no existe” (Mario Benedetti dixit), que no lo permita.

Todos los Josés del mundo nos dan una enseñanza de vida: los “sin papeles”, los ilegales, los inmigrantes, han forjado a lo largo de la historia de la humanidad las civilizaciones que hasta el momento han existido en este planeta.

Los ilegales, pues, son otros nosotros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Juan Jose Aguado h., Libertad de Palabra. Libertad de Palabra said: Ilegales centroamericanos: otros nosotros – http://bit.ly/d0ZsAk [...]

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner