Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Keith Richards descubre su “lado B”

| 18 octubre 2010 | Reflector | 33 vistas | comentarios
  • Presenta el guitarrista de los Rolling Stones su biografia en la que habla de su paso por las drogas y de la relación incómoda con Mick Jagger.

Armando Manzo Vieyra

Siempre ha sido visto como un rebelde, provocador, drogadicto, genio y un rockero de gran calibre, sin embargo su “lado B” pocos lo conocen y ahora muchos serán los que tendrán acceso a esa parte de Keith Richards, guitarrista de The Rolling Stones, quien el 26 de este mes saca al mercado su biografía bajo el nombre de “Life”.

Keith RichardsFundador de la autodenominada “banda de rock and roll más grande del mundo”, Richards se sumerge en sus memorias y recupera esos momentos agrios como cuando perdió a su hijo Tara a la edad de tres meses, los instantes de “vuelo” con la heroína, sus amores y su relación con Mick Jagger.

Es esta relación con el vocalista de The Rolling Stones en la que da a conocer los apodos con el que le llaman a Jagger, como son “Brenda” o “Your Majesty”, además de la frase “es como vivir con Mick” utilizada para señalar a alguien fastidioso, revelando así la falta de convivencia entre ellos y aceptando que desde hace años tienen un distanciamiento personal, no así musical.

Extractos de la biografía aparecen en la edición estadounidense de la revista Rolling Stone y en los cuales comenta sobre el amor que ha sentido por sus las dos parejas que ha tenido en su vida, siendo una de ellas Anita Pallenberg, quien fuera novia de su compañero Brian Jones y a quien le dio “bajé” tras el maltrato que le propinaba el músico a la mujer que le dio, posteriormente, tres hijos, de los cuales uno falleció.

“Nunca me perdonaré haber dejado a mi pequeño recién nacido”, comenta en la biografía mostrando el terrible dolor que le dejó está pérdida hace 34 años.

También habla de su relación con las drogas y asegura que dejó la heroína en 1979, tras 10 años de consumirla y cualquier tipo de estupefaciente después de una cirugía cerebral a la que se sometió en el 2006.

“Cuando la tomaba (la heroína), estaba convencido de que mi cuerpo era mi templo. Podía hacer lo que me diera la gana con él, nadie podía decirme que sí o que no”, escribe.

“Siempre fui muy meticuloso con respecto a la cantidad que me metía. Nunca añadí un poquito más para hacer más grande el ‘viaje’”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner