Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Querétaro, de los emos a los ninis: nuestro mundo feliz (I)

| 11 octubre 2010 | Hombres y engranajes | 518 vistas | 1 comentario

Jorge Coronel

(En marzo del año en curso, la ciudad capital recordó los dos años de un suceso que fue noticia nacional: el linchamiento de los emos. Debido a que el tema ya no está de moda muy pocos medios de comunicación recordaron dicho acontecimiento. ¿Cuáles son las connotaciones del caso de los emos a un par de años de distancia? El discurso oficial asegura que los niños y jóvenes son el futuro del país. En el caso queretano, ¿qué clase de ciudadanos estamos engendrando? En este ensayo plasmamos nuestra visión de los hechos junto a la aparición de otro fenómeno juvenil: los ninis, es decir, jóvenes que ni estudian ni trabajan. Agradecemos las correcciones, críticas, sugerencias y comentarios al presente trabajo, realizadas por Julio Figueroa y Benjamín Ortega).

Querétaro, de los emos a los ninis: nuestro mundo feliz (I)

Foto: Héctor Lezama / www.jornada.unam.mx

En Querétaro, la tolerancia es un concepto muy flexible pues la gran mayoría de los integrantes de la sociedad la encuentran muy “loable”. No obstante, en la práctica, algunos sectores de la misma no están dispuestos a llevarla a cabo. ¿Ejemplo? El viernes 7 de marzo de 2008, cientos de jóvenes, de todos los estratos sociales (esto es importante a destacar ya que la agresión diluye las clases sociales), salieron a las calles de Querétaro capital, hacia la tarde-noche de ese día, previa convocatoria por diversos medios (vía mensaje de celular, correos electrónicos, redes sociales en la Internet…), a la búsqueda de otros jóvenes mejor conocidos como emos, con el fin de agredirlos, humillarlos y discriminarlos de un “espacio que no les correspondía”(según declaraciones de algunos entrevistados): la Plaza de Armas, por considerar a los susodichos, entre otros calificativos, como “engendros” (actitud ésta que nos remite al totalitarismo nazi al calificar de “degenerado” a todo lo que no fuera “germano/ario”).

De esta manera, si recurrimos a los pasajes de la historia contemporánea, nos encontramos con una irónica semejanza, pues así inició y se fue consolidando un movimiento de ultraderecha: el nazismo. Es decir, arengando a linchar a los judíos a través de un basto sistema de propaganda y estigmatización contra todo negocio o comercio judío pintándoles la estrella de David en sus paredes (en el caso queretano el llamado fue a través de la tecnología contemporánea para agredir a aquel sujeto con ciertas características en su forma de vestir).

Valga esta comparación, porque el acto del pasado 7 de marzo de 2008 contiene y expresa connotaciones gravísimas no sólo para los emos sino para el débil sistema democrático en México (es decir, para la comunidad política, para los derechos humanos, etcétera). Por esta razón nos atrevemos a señalar que aquel día comprobamos que una suerte de actitudes micro fascistas se encuentra enraizada en algunas franjas de la sociedad, concretamente la de la juventud queretana. Peor todavía: una sociedad como la nuestra, desinformada, manipulada, semi-analfabeta y apática, políticamente hablando, es caldo de cultivo idóneo para que los sucesos de aquel día sigan proliferando (recientemente ocurrió otro acto: los desmanes juveniles en la Plazuela Mariano de las Casas, el 12 de agosto del año en curso). ¿Acaso estamos ante una especie de fascismo queretano, folclórico y analfabeta; es decir, la proliferación ya no de un gran sistema político, jurídico y económico como el alemán, sino de micro fascismos al estilo del llamado tercer mundo (para más información sobre micro fascismo, consultar al filósofo Gilles Deleuze)?

También el caso de los emos ha exhibido la pobreza de las instituciones en cuanto a explicarnos qué está pasando en nuestro entorno (aunque ante la crisis de toda índole que padece nuestro país, las instituciones no se pueden quedar atrás: a éstas no les interesa explicar sino justificar): de la Iglesia católica a los partidos políticos; de los gobiernos en turno a los “investigadores sociales” de la academia, todas recurren a los facilismos sociológicos y/o al lenguaje psicológico que, obvio, muestran concepto rimbombantes pero que poco alcanzan a explicar las realidades que constantemente se transforman, se renuevan.

(Continuará).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Eric Abonce, Libertad de Palabra. Libertad de Palabra said: Querétaro, de los emos a los ninis: nuestro mundo feliz (I) – http://bit.ly/b8VRJF [...]

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner