Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ni-Ni-Ni

| 4 abril 2011 | En Pocas Palabras | 628 vistas | 2 comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

La definición que tenemos de los ni-ni o ninis, se refiere a jóvenes que ni estudian, ni trabajan. A esta realidad ya ominosa, habría que agregar un elemento que hace aún más dramática esta situación y es el ascenso, de lo que por extensión de la primera, bien podría ser una precisión sobre el problema del desempleo, los ni-ni-ni. Es decir, los que ni estudian, ni trabajan, ni son jóvenes.

Ni-Ni-Ni

Imagen: pacocalderon.net

Si el inconveniente de los llamados ninis es abrumador, el de los ni-ni-ni es definitivamente una realidad vergonzosa y humillante para toda la sociedad. Ello frente a un sistema que prefiere no contar a los migrantes como auténticos desempleados, que cataloga a los vendedores ambulantes como población ocupada, es decir, un Estado que prefiere maquillar cifras, e insiste en vivir de los discursos y en paliar la realidad con spots. Esto no es un asunto menor, todos los que pasamos de treinta y podemos perder el empleo alimentaremos las grandes y, sin embargo, silenciosas filas de los ni-ni-ni, con todas sus dificultades, pues aquí la edad es una atenuante para la contratación, en este caso el drama se agrava por la existencia de deudas y una familia.

La preparación académica no es un pretexto, las cifras muestran que nos encontramos ante la generación más preparada en la historia de la nación, e irónicamente, la más sacudida por el desempleo, por lo que es mentira que una explicación para el desempleo sea que la fuerza de trabajo en este país no marcha a la par de los avances científicos y tecnológicos, más bien son esos mismos adelantos los que requieren cada día de menos asistencia humana. Pero más allá de esto, independientemente del área de que se trate, los jóvenes al final de su preparación marchan al matadero del desempleo, y lo saben, el resultado, la crisis de credibilidad y con ello el evidente desgarramiento del tejido social, el desengaño fecunda la parálisis y su síntoma más palpable, la apatía o el marasmo. Advirtamos, para no sorprendernos después, que dejar de creer es la muerte de toda relación entre una sociedad y sus instituciones. Cercenarles el presente a los jóvenes es firmar desde ahora un futuro adusto.

Más allá de los balbuceos optimistas, de los proyectos, de los discursos, de las plataformas, de las promesas, existe una realidad insoslayable: mientras que la lógica de concentración y centralización del capital opere a sus anchas no habrá bien común que funcione, mientras que en esta lógica unos cuantos se beneficien bajo la mirada complaciente de un Estado espectador, que lejos de regular una distribución equitativa de la riqueza, opera en función de los intereses de unos cuantos, nada sucederá, nada.

La problemática del desempleo no pasa solamente por el aumento poblacional, la preparación de la fuerza laboral, los incentivos otorgados a los empleadores, las reformas laborales o los pactos políticos; requiere todo esto y mucho más, demanda una reestructuración del funcionamiento profundo del potente mercado, ese es el verdadero fondo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  1. HOLA ME GUSTARIA OBTENER MAYOR INFORMACION Y CONTACTO CON LA PERSONA QUE REDACTA ESTE ARTICULO ” Ni-Ni-Ni ” EL SR. NAHUM G. HERNANDEZ BOLAÑOS, YA QUE ME PARCE SUMAMENTE INTERESANTE Y ME GUSTARIA COMENTAR CON EL HACERCA DE OTRAS PUBLICACIONES QUE TUVO EN UNA REVISTA ENTRE ELLAS “IMAGEN PURPURA”.
    OJALA LO PUEDA CONTACTAR. GRACIAS!!!

  2. Respecto a los comentarios de Jorge, los recibo con mucho agrado y me pongo a sus órdenes en el correo nahumhdz@hotmail.com

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner