Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Querétaro antes y después de Mariana

199 | 4 julio 2011 | Observatorio Civil de Medios | 736 vistas | 1 comentario

Ramón Martínez de Velasco

Quien lea estas líneas no tiene porqué saber quién es Mariana Chávez Castañeda.

Pero le adelanto que ella es una reportera que trabaja en la ciudad de Querétaro, y que egresó de una universidad pública.

Libertad de Palabra núm 198

Mariana Chávez.

Fue mi vecina de páginas aquí, en Libertad de Palabra, y no recuerdo si lo fue en Tribuna de Querétaro. Ahora es corresponsal del periódico La Jornada, y reportera del diario local Plaza de Armas.

Dicho lo anterior, le detallo que ella, Mariana, recibió la Medalla de Honor “Ezequiel Martínez Ángeles” en reconocimiento a su trayectoria periodística. Se le otorgó en el Congreso estatal, el pasado 28 de junio.

La noticia es muy buena porque ella, Mariana, es lo opuesto a tantos vividores y mediocres que han prostituido al periodismo, a la llamada Comunicación Social, y hasta a las Áreas de Vinculación (como sucede en la Universidad Tecnológica de Querétaro, la UTEQ, donde un locutorcillo llamado Carlos Vinicio Arredondo fue denunciado ante Tribuna de Querétaro).

La noticia es excelente porque allí, ante la LVI Legislatura, Mariana leyó un texto que evidenció que la situación laboral de los reporteros, que el trabajo de los diputados locales, y que las prácticas gubernamentales para no informar y desinfomar son cuestiones que no corresponden a un supuesto “Querétaro moderno”, sino a la época de las cavernas.

Tan es así, que la Mesa Directiva de la LVI Legislatura –que preside el priísta Hiram Rubio García– había decidido no darle voz a Mariana durante la sesión solemne. “El silencio que, muy probablemente, se le impondrá a Mariana Chávez, es reflejo fiel del silencio al que se le somete a una gran parte del gremio periodístico en Querétaro” (Libertad de Palabra).

Afortunadamente, y pese al conservadurismo estúpido de los diputaditos, Mariana se quitó la mordaza y se pronunció, y con ese pronunciamiento marcó un antes y un después.

Adiós a ese “antes” de miedo y de silencio. Ya estuvo suave.

Adiós a ese “antes” de presumidos e intolerantes que se creen dueños de la verdad absoluta. Ya estuvo suave.

Adiós a ese “antes” de periodismo idiota y agachón. Ya estuvo suave.

Adiós, de una vez, a las Coordinaciones de Comunicación Social, porque no sirven para absolutamente nada.

Adiós, de una vez, a todos esos dizque informadores que sólo adulan a los políticos, esperando, a cambio, alguna recompensa (si no es que ya la obtuvieron).

Bienvenido este “después” de reflexión y de seguimiento a lo expresado por Mariana, no sólo por parte del gremio de reporteros, sino también por parte de académicos, investigadores y sectores sociales interesados en derribar ídolos de barro y de estiércol que, en su idiotez e ignorancia, creen que todos los ciudadanos nos andamos chupando el dedo.

Bienvenida la conformación de un grupo, numeroso y plural, que le ponga un “hasta aquí” a toda acción arbitraria e injusta que nos afecte directa o indirectamente.

Quién se apunta.

Finalmente, presento a los lectores de Libertad de Palabra en Internet, uno de los trabajos de Mariana Chávez, publicado en La Jornada.

Especuladores, grandes beneficiarios del Centro de Congresos de Querétaro28 de febrero de 2011

En 2009, dos años después de que se inició la construcción del Centro de Congresos y del Palacio de las Artes, los terrenos aledaños multiplicaron su valor y atrajeron numerosos especuladores inmobiliarios, quienes desde el año de 2005 avizoraban el negocio y obtuvieron el cambio de uso de suelo de 264 hectáreas, cuyo valor, de 33 pesos por metro cuadrado, se había multiplicado más de 11 veces hasta febrero de 2010.

En diciembre de 2004 el Congreso de Querétaro aprobó una tabla de valores catastrales que cotizaba en 33 pesos el metro cuadrado en el ejido Casa Blanca, hoy adyacente a la megaobra, ubicado en los municipios de Querétaro y El Marqués.

En 2005 se delineó un nuevo modelo de desarrollo urbano, y en ese año los profesionales inmobiliarios lograron que los terrenos de preservación ecológica cambiaran a uso habitacional, comercial y de servicios. El cabildo de Querétaro autorizó, el 18 de marzo de 2005, la medida que dispararía el plusvalor de las 42 parcelas vecinas al Centro de Congresos y el Teatro Metropolitano o Palacio de las Artes (el primero inaugurado el pasado 5 de febrero y el otro aún en construcción), pero la sesión y sus resoluciones aparecieron en diciembre de ese año, en la gaceta municipal.

El ayuntamiento panista dio luz verde a la solicitud presentada por el entonces presidente estatal de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Luis Miguel Rivas López; el presidente del patronato del equipo de futbol Gallos Blancos, José Luis Alvarado Tapia, por el ex secretario de Gobierno Alfredo Botello Montes, así como por los empresarios Gabriel Pacheco Mercado, accionista de Imaple SA de CV, y Alejandro Zendejas, de Cecsa. Las mismas 42 parcelas del ejido Casa Blanca, cuyas 264 hectáreas cambiaron de uso de suelo, fueron entregadas en 1997 a 36 solicitantes de tierra por decreto del entonces Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, según la inscripción que aparece en el Registro Agrario Nacional. En el Registro Público de la Propiedad y de Comercio de Querétaro no fueron objeto de transacción alguna hasta 2009, y de entonces a la fecha han sido vendidas 27, que abarcan gran parte de la superficie.

Las inmobiliaria Cecsa, Imaple y Las Artes ya han hecho importantes adquisiciones. La primera, representada por Alejandro Zendejas, es potosina, y también opera en el Estado de México. Adquirió tres hectáreas en 11 millones 402 mil 730 pesos (380 por metro cuadrado), entre otras transacciones de menor monto. Imaple se adjudicó, en las postrimerías del anterior sexenio panista, 12 hectáreas por 32 millones de pesos (a 266 pesos el metro), y tres hectáreas más en 9 millones (300 pesos por metro). Pero con la llegada del actual gobierno priísta, vendió estas últimas en 4 millones de pesos, con una pérdida de 66.6 %. La beneficiaria de esa ganga fue Inmobiliaria las Artes, constituida en 2007 y presidida por Edmundo Salvador Jiménez y Suso, ex presidente estatal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y del Consejo Consultivo del Observatorio Ciudadano de Seguridad de Querétaro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. Eric y Mariana, ustedes son unos periodistas extraordinarios. Hemos tenido la suerte de conocerlos personalmente a lo largo de nuestro camino como ambientalistas. Sabemos de sus trayectorias limpias en ese mundo tan contaminado del periodismo-político. Reconocemos públicamente su gran valor y su gran profesionalismo. Agradecemos muchísimo su gran apoyo a los ciudadanos que tratamos de servir con honestidad a Querétaro y al Medio Ambiente. Que Dios nos los bendiga y los proteja siempre.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner