Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Entre el cinismo y la ilusión

211 | 26 septiembre 2011 | Desde Nuestra América | 166 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

El pasado 7 de septiembre del año en curso el ex presidente Carlos Salinas de Gortari fue invitado a participar en el Congreso de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercado y Opinión Pública AC (AMAI).

Carlos Salinas de Gortari

Carlos Salinas de Gortari durante su partici ación en el Congreso de la AMAI. Foto: impacto.mx

La relevancia de dicho evento estuvo marcada por la serie de dichos y afirmaciones que hizo el ex presidente, sin lugar a dudas, abre una vez más la discusión sobre su persona y actuación política, por cierto, en extremo controvertida y expuesta. Antes de entrar en materia sería pertinente poner sobre la mesa algunos elementos que recuerden y contextualicen dicha actuación.

El gobierno de Salinas de Gortari (19881994) estuvo marcado por una serie de incidentes que mancharon y nublaron su gestión. Estos años son considerados para algunos como “el núcleo duro del neoliberalismo”. Entre otras cosas, se privatizó la gestión pública.

Es decir, fueron los años en que el gobierno mexicano fue vendiendo al mejor postor las empresas y organismos estatales que se habían mantenido bajo su resguardo. Conclusión, una desbandada impresionante de empresas e instituciones públicas con la consecuente pauperización de la sociedad mexicana. Literalmente se les echó a la calle a todos aquellos trabajadores que estaban laborando en dichas instancias sin miramientos de ninguna naturaleza. “La razón” de tal actuación se “sustentaba” en la “prédica del momento”, que se sigue manteniendo hasta el presente:

De este modo, la política privada de los factores que le daban consistencia, como su historicidad, su tradición, se convierte en el lugar de lo inerte, del endurecimiento de las prácticas y de las decisiones políticas, del adelgazamiento del Estado y de la burocratización de las instituciones. […] Así pues, cuando la política pierde sus raíces que le dan sustento, está condenada a ser vista desde lo impolítico, para llegar a caer en una política pura, especulativa, en una mera abstracción muy alejada de la realidad.
Mario Magallón.

La ineficiencia, el dispendio, el despilfarro que genera el sector público, es decir, era y es “la clave” del orden neoliberal. Predicar a voz en cuello que el Estado debe recluirse en lo más recóndito de sí mismo. Su intervención en la “res pública” debe ser lo menos “visible” posible. Hay que dejar la “mano invisible del mercado” que regule todo por sí misma. ¿Consecuencia?, una desestabilización social, económica y política que puso al borde del colapso a nuestro país, si no pregúntense que pasó al final de ese sexenio. Endeudados como nunca con un panorama negro en todos los rubros.

Por otro lado, crímenes políticos, el más sonado y escandaloso fue el asesinato del candidato a la Presidencia de la República por parte del PRI, Luis Donaldo Colosio, que dicho sea de paso, no ha sido esclarecido plenamente. Todo lo han puesto en manos de un “asesino anónimo” como si eso fuera razón suficiente para aclarar a cabalidad ese magnicidio.

Es decir, como si un sólo sujeto a título estrictamente personal concibiera, urdiera, maquinara, organizara un crimen de esa magnitud. La pregunta de fondo es: ¿en qué le beneficiaba o perjudicaba al asesino solitario la muerte de Luis Donaldo Colosio? Aquí está el “quid” del asunto. Creer en la “versión oficial” es un verdadero acto de ingenuidad propio de infantes.

Retomando el planteamiento previo, es decir, la situación que atravesó México durante ese sexenio realmente es para los anales de lo increíble, porque literalmente el país fue saqueado a manos llenas, el llamado sarcásticamente: “Error de diciembre.” Ese eufemismo, si lo vemos con toda seriedad, es una tomada más de pelo que nos hicieron los gobernantes en turno. La ecuación es sencilla, si se puede decir de esa manera:

Salinas predicó a lo largo y ancho de su sexenio que íbamos en la ruta de la riqueza, a través de la implantación del modelo económico en boga, el neoliberalismo, ¿qué sucedió? Terminó esa gestión con una crisis económica de magnitudes faraónicas, como de costumbre el pueblo mexicano tuvo que asumir todo el peso de esa crisis. ¿Qué pasó? ¿Se le acabó la genialidad a Salinas de Gortari? ¿El modelo no dio para más? Preguntas puntuales, concretas, lapidarias para el ex presidente.

En este somero recuento está “el gran proyecto de su sexenio” el programa Solidaridad, en términos objetivos le quedó muy grande. La cuestión de fondo era proporcionar las bases orgánicas para la superación de pobreza extrema en nuestro país. De nueva cuenta ¿qué sucedió? ¿Cuáles fueron los resultados concretos de dicho programa? Viene a la memoria el alarde, el despliegue mediático que se hizo con el famoso “Solidaridad-Valle de Chalco”. ¿En qué terminó todo eso? Otra pregunta muy puntual para el ex gobernante. Hay que decirlo sin estridencias ni exageraciones, la superación de la pobreza extrema y no extrema en México no es un asunto de “iluminados”, ni de “gurúes”, ni de “programas”. Es parte de un magno proyecto de orden estructural que implica la remoción de un número considerable de realidades en diverso orden y nivel de realidad. Uno entro otros muchos, muchos, cambiar el patrón de acumulación.

Para completar este cuadro, metió al país en un tratado abusivo, lesivo, leonino con Estados Unidos a la cabeza, el famoso TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), hasta la fecha lo seguimos padeciendo, porque es el gobierno norteamericano dice qué y cómo se negocia. ¡Preclaros socios comerciales! Es decir, si comenzamos hacer el balance, como también lo predica el propio Salinas, los saldos, los resultados, las conclusiones de la historia los tenemos al alcance de la mano. No se pretende exagerar la nota, los hechos están ahí.

El asunto de fondo es, ¿cómo el ex presidente se pone a “dar clases de buen gobierno” cuando a todas luces la balanza histórica se le revierte a cada paso del camino? Además retó a Andrés Manuel López Obrador a debatir propuestas. (La Jornada, 08/09/2011). Entre esas afirmaciones y dichos está el decir que López Obrador en ese “probable debate” iba a perder ante él. Esta es una clara muestra de la poca o nula autocrítica de parte de nuestros políticos. La pregunta es ¿acaso no ve, no vio, o no quiere ver el país que dejó después de su gestión? Un país devastado, endeudado, agobiado por mil cosas. Querer confeccionarse el mundo a la medida es un ejercicio lúdico gratificante y consolador, como dicen los compatriotas es: “Querer tapar el sol con un dedo” Aquí es donde viene el trabajo de la ciudadanía, pero de una ciudadanía consciente, conocedora, comprometida, si queremos recomponer en algo el asunto público. Hacer los planteamientos, los matices, las críticas respectivas a las gestiones gubernamentales.

Porque también ha sido el pan de cada día entre nosotros, las administraciones van y viene, y no pasa absolutamente nada. Así, literalmente, nada.
¿Qué hicieron, cómo lo hicieron, cuáles fueron sus aciertos, sus errores? Nada, pasan olímpicamente de largo.

Esta es una medida en extremo necesaria, consecuente y pertinente, para no caer en el triunfalismo, en el aplauso facilón, en la oscura componenda, en la creación de mundos felices.

En una palabra, en la autocomplacencia insana que raya en el cinismo y en la pérdida de sentido histórico, social y humano.

Asunto urgente a estas alturas de los tiempos.

*Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner