Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Charla con José, un ilegal centroamericano

212 | 3 octubre 2011 | Hombres y engranajes | 126 vistas | 1 comentario

Jorge Coronel

Frontera México-Guatemala.

Frontera México-Guatemala. Foto: es.wikipedia.org

Es, ya, una postal cotidiana tanto en Hércules (en la delegación Villa Cayetano Rubio, perteneciente al municipio de Querétaro), como en su vecina, La Cañada (cabecera municipal de El Marqués): encontrar, sobre todo por la mañana, a decenas de personas, la gran mayoría hombres, pidiendo limosna en las calles principales de estos dos históricos lugares de nuestro estado. Son indocumentados centroamericanos, casi todos. Bajan del ferrocarril mientras éste hace una parada, un descanso. La cercanía de las vías del tren con las calles principales de Hércules y La Cañada posibilita que sus ocupantes (que viajan en los techos de los vagones) inmediatamente busquen las calles para, en medio de éstas, pedir limosna a los automovilistas y/o tocar las puertas en busca de agua y comida.

El jueves 23 de septiembre de 2010, hace más de un año, este columnista pudo charlar con un ilegal centroamericano: José (se omiten sus apellidos por obvias razones), oriundo de Guatemala. He aquí el resultado de la conversación con este indocumentado guatemalteco:

Jorge Coronel (JC).- ¿Por qué decidiste dejar tu país, tu familia, tus amigos?

José (J).- Por falta de dinero, de trabajo.

JC.- ¿Cómo ha sido el trato de la gente mexicana?

“La verdadera patria del hombre no es el orbe puro que subyugó a Platón. Su verdadera patria, a la que siempre retorna luego de sus periplos ideales, es esta región intermedia y terrenal del alma, este desgarrado territorio en que vivimos, amamos y sufrimos”.
Ernesto Sábato

J.- Afortunadamente nos ha tratado bien: nos ha dado bocado (comida), ropa, zapatos. Desgraciadamente no podemos mandar dinero a nuestra gente porque no tenemos trabajo, ya que no tenemos papeles (documentación en regla). Por eso estamos batallando.

JC.- ¿Qué le dirías a la gente que los mira con recelo, con desconfianza, por el mero hecho de haber nacido en otro país?

J.- Que nos echen la mano, que nos apoyen aunque sea poquito, con lo que sea su voluntad. A veces nos da vergüenza pedir en las casas, pero no podemos hacer otra cosa ya que le vuelvo a repetir: el trabajo no nos lo pueden dar ya que no traemos papeles de aquí. Que nos regale un poquito de trabajo, que nos dé permiso de barrer sus casas o algo así.

JC.- ¿Cuál es tu sueño?

J.- El sueño mío, mi meta, es llegar a los Estados Unidos y poder hacer un dinero. Regresar a mi país y alimentar bien a mi familia, darle la mano a toda la gente que va de acá (Guatemala) para allá. Si Dios nos concede quiero hacer una casita para poder sobrevivir allá, con mi gente.

JC.- ¿Es muy dura la vida en Guatemala?

J.- Está muy escaso el trabajo y por eso mucha gente se va. A otros los hacen trabajar muchas horas por poco dinero: pagan a 50 quetzales el día y con ese dinero es muy difícil mantener a la familia. En México es más barato todo, allá no. No alcanza el dinero para sobrevivir. La pobreza nos lleva a salir del país.

JC.- Desde que saliste de tu país, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles? ¿Ha habido alguna alegría por ahí?

J.- La mera verdad alegrías casi no. Lo más duro en el trayecto es cuando ves que un compañero se cae del tren. O a veces el tren lo deja a uno en el desierto, porque te quedaste dormido y uno tiene que caminar muchas millas para encontrar algún lugar poblado. La mera verdad más que alegría es sufrimiento: uno sufre por ver quién cae y quién no, quién come y quién no. Está muy difícil tener una alegría.

JC.- Obviamente extrañas todo de tu país, pero, ¿qué es lo que más extrañas?

J.- Extraño más a mi mamá, a mis hermanos, ¡a todo mundo extraño por allá! Extraño los trabajos, pero como le digo: es muy poco lo que se gana allá. Lo bueno es que aquí estoy, poco a poquito, sobreviviendo, Ojalá Dios me conceda vida para poder mandarle dinero a mi mamá.

JC.- Tu más grande alegría será cuando regreses a tu país.

J.- ¡Claro, sí! Ya estando con mi familia será mi más grande alegría. Quiero pedirle a toda mi gente que no se desanime, que le eche ganas y que siga adelante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. no es mala leche mi comentario,pero no hay muchas cosas agradables que decir al respecto,vienen muchos tatuados yeso recuerda a los maras,desgraciadamente se traen una lista de cosas feas,tengo un testimonio que paso en Pedro Escobedo en casa de un amigo,un tipo llego hizo de las suyas los desfalco y embarazo a su hija,cerca de aquí entre San Luis de La Paz Gto y Dolores Hgo llegaron de ellos y enseñaron a ser maleantes a los chicos,robaron de todo hicieron su desastre se fueron pero dejaron su basura… esta para pensarse… ahora bien tienen idea de cuantos se suben diario a los camiones a pedir dinero?se ven mal y la verdad dan temor lejos de sentir compasión o brindarles ayuda,esa es mi humilde opinión

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner