Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Educar para la Prevención

212 | 3 octubre 2011 | Foro Educativo | 128 vistas | comentarios

Sergio Centeno García

Hace casi 15 años las estadísticas arrojaban el dato de que en México más de 130,000 mujeres morían al año a causa de un aborto mal practicado. Es decir, a consecuencia de un aborto realizado en condiciones de riesgo mortal para las pacientes. En aquel tiempo esto ocurría porque las mujeres que tomaban la decisión de abortar tenían que hacerlo clandestinamente, como si el ejercicio de su libre albedrío, fuera un delito mayor.

Por la Independencia y Autonomía de Nuestros Cuerpos Aborto legal y Seguro

Foto: Especial.

Pasaron algunos años y un día la izquierda tomó las riendas del gobierno en el Distrito Federal, y con ello, la esperanza de que la racionalidad y el alto criterio pensante abriera la posibilidad de que la decisión de las mujeres fuera respetada. Pues si bien Estado y gobierno desde siempre han apoyado la decisión de las mujeres que deciden continuar con su embarazo, no ha sido así con aquéllas que deciden interrumpirlo. Y así, estando la izquierda en el gobierno del DF, logró promover y aprobar una reforma a la Ley que permitía a las mujeres con embarazo menor a 12 semanas, optar por su interrupción en las mejores condiciones. Y de esta manera, miles de mujeres jóvenes y adultas, pudieron practicarse tranquilamente un aborto sin el riesgo de muerte o de pena carcelaria.

Sin embargo, esta forma de concebir el mundo que permite la legalización del aborto, corresponde siempre a personas cultas con poco prejuicio religioso o moral y casi siempre con un alto nivel de preparación académica. La otra cara de la moneda la presenta una parte de la sociedad con pensamiento supersticioso, mágico y oscurantista, influenciado sobre todo por una visión arcaica del mundo emanado de las sectas religiosas. De ahí que en los estados de la República (Querétaro es uno de ellos), donde gobierna la derecha de alto raigambre conservador y oscurantista, las leyes que protegen la facultad de la mujer para decidir si tiene o no a su hijo, son rechazadas tajantemente y por lo tanto, no sólo sigue vigente el riesgo de morir en un aborto clandestino mal practicado, sino peor aún: el riesgo manifiesto de ir a la cárcel por ejercer su libre albedrío que le permite tomar decisiones.

Vaya la reflexión porque en días pasados tuve la oportunidad de leer en uno de los periódicos locales de edición diaria, la información de que en Querétaro cada día aumentan más los casos de adolescentes embarazadas, situación que preocupa tanto a la sociedad como al gobierno estatal. Pero de manera casi absurda, los gobernantes y las autoridades de Salud plantean que este “problema”, si es que puede llamarse así, debe ser atacado con la enseñanza de valores en la escuela, como si el hecho de tener relaciones sexuales tuviera que ver con valores. Nada más desatinado, pues los valores morales o religiosos jamás van a evitar que el número de embarazos no planeados siga incrementándose, ya que el ejercicio de la sexualidad es una consecuencia de la naturaleza biológica humana, no de asumir o no ciertos valores.

Lo que necesitamos es una cultura de la prevención que pase por la educación sexual sin prejuicios ni supersticiones, una educación científica y progresista que tome en consideración no lo que el ser humano “debe ser”, sino lo “es” en realidad.

Si esto hiciéramos, si educáramos a nuestros niños y adolescentes en el conocimiento de su cuerpo y de sus naturales impulsos sexuales, seguramente esos embarazos disminuirían. Hablo aquí no sólo de informarles cuáles son los métodos anticonceptivos más eficaces, sino incluso de ponerlos a su alcance todos, sobre todo aquellos que garantizan una eficiencia arriba del 90 %. De este modo, si la escuela en vez de intentar educar a los adolescentes para que domeñen sus impulsos naturales, los educara para que realizaran libremente su sexualidad (como ocurre en la práctica), pero poniendo a su alcance todos los métodos anticonceptivos posibles y capacitándolos bien para su uso, los embarazos no planeados y por consecuencia los abortos clandestinos disminuirían. Porque algo queda muy claro, podrán hacer todas las leyes en contra del aborto que quieran, pero este fenómeno continuará vigente hasta que la humanidad desaparezca de la faz de la tierra.

sergiocenteno05@live.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner