Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Transporte público: valoración y argüende político

213 | 12 octubre 2011 | Movilidad Urbana | 231 vistas | 2 comentarios

Saúl Antonio Obregón Biosca*

Dentro de la explotación de los sistemas de transporte público (TP) existen parámetros que determinan la calidad de su servicio. En la literatura internacional tenemos ejemplos como el Manual de Capacidad Carretera, en México, dos investigadores determinaron la percepción de la calidad de servicio del TP en Toluca, en un corredor urbano que se caracteriza por una gestión delegada con tarifa fija y competencia en calidad (similar al caso de Querétaro), obteniendo como principales factores: el estado físico de los autobuses, la forma de manejo del conductor, la tarifa, el tiempo que está dentro del autobús y el trato al usuario.

Transporte público

Foto: pbggrlatino.com

En Querétaro, los usuarios de TP reprueban la comodidad a bordo de las unidades, pues el 67.63% de los mismos la califican con una nota = 5 (en escala del 1 al 10). En cuanto a la seguridad en el servicio, el 68.22% de los usuarios le dan una calificación reprobatoria. Respecto al tiempo de viaje a bordo de las unidades, el 59.82% consideran que reprueba. Si incluimos el tiempo de espera y camino a la parada el 36.39% de los usuarios en Querétaro emplea más de 50 minutos, lo anterior afecta directamente su calidad de vida.

La tarifa no incide como el principal parámetro de disuasión en el uso del TP de los no usuarios queretanos, pero sí está asociado directamente con la capacidad de acceso al mercado laboral y movilidad de los usuarios, ya que dicho medio es empleado en su mayoría por personas de bajos ingresos económicos o dependientes. Cada parámetro, cada medio, debe ser considerado por el Estado para concebir un plan integral de movilidad urbana, y también es necesario que la sociedad defienda el creciente concepto del derecho a la movilidad. En este sentido, se pueden presentar manifestaciones sociales como el Movimiento Ciudadano por el Derecho a la Movilidad (MCDM), sin embargo se ven desvirtuadas por el oportunismo político, como lo reflejaron en su marcha del 4 de noviembre del 2010 al mostrar su filiación partidista. Luego, dicho movimiento, al observar que la temática del transporte ya no les era redituable en el circo político, el grupo, desde marzo, se enfocó en buscar otras alternativas para seguir en el juego. Olvidaron el tema y al pueblo (quien sigue seriamente afectado) por buscar algo que como grupo les reditué más, exponiendo sus vicios y débil tenacidad. Lo anterior no es con el fin de degradar los movimientos sociales, sino reflexionar cómo algunos grupos políticos buscan adeptos con temáticas que les representan oportunidad para estar en el juego y posicionarse, y luego, al encontrar asuntos más redituables a su fin dejan lo que iniciaron a un lado. Compartiendo la opinión de columnas ya publicadas en este semanario, actualmente el principal objetivo de algunos partidos políticos es ganar elecciones para enfocarse sólo a los intereses de su propio grupo y no por el bien común de la sociedad. Por lo anterior, hay que observar la historia, determinando si su trabajo ha llegado realmente a la sociedad o han estafado al pueblo al buscar sólo posicionarse política y económicamente.

Es interesante mirar movimientos como la primavera árabe, por la libertad y justicia, el 15M (Democracia Real YA) indignados ya de los partidos y sus intereses, pues como en México, algunos de éstos nos consideran mercancías en su juego. Recientemente Occupy Wall Street, indignados rostros resultado de la avaricia de las corporaciones. En este sentido de indignación y regresando al tema del transporte, es irritante que el Estado invierta nuestros impuestos en publicitar sus obras, sus “grandes logros”, sus “soluciones” ¿Por qué no invertir ese recurso en campañas de educación vial?, disuadir la combinación del alcohol y el volante, el respeto al peatón, al ciclista, etc. ¿Por qué? La respuesta es simple, el interés por que el grupo se mantenga en el poder. Desafortunadamente aún nos falta mucho que aprender como sociedad para lograr el bienestar común, hay que ser consientes y participar en la construcción de un verdadero país, y la movilidad será un pilar para su competitividad. Recordando las palabras del músico catalán Pau Carles Salvador Casals i Defilló: “La vida es muy peligrosa, no sólo por las personas que hacen el mal, sino y sobre todo, por las que se sientan a ver lo que pasa”.

* Saúl Antonio Obregón Biosca. Doctor en Transporte y Ordenación del Territorio por la Universitat Politècnica de Catalunya. Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro. saul.obregon@uaq.mx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  1. Tengo tres años de vivir en Querétaro y me he dado cuenta que el Transporte Público no está del todo mal, es mas en cuestión de rutas y derroteros me atrevo a calificarlo como excelente, la tarifa no es tan alta como “Las Combis” de EdoMéx.,además de sucias e inseguras, estas cobran $7.00 por el primer tramo, sin embargo la educación y normas de urbanidad así como respeto al Reglamento de Transito si deja mucho a decir de parte de los operadores Queretanos, muy patanes y claro que les hace falta capacitación en lo que a Relaciones Humanas se refiere, también, porqué no decirlo un mejor sueldo y presentación, tal vez uniformarlos en su vestimenta, de paso este último, aplica igual a los Taxistas, los autobuses están mas que menos limpios y claro se podría mejorar, por que no?.
    No por el hecho de estrenar “Autobuses Articulados” todo va a ser “Color de Rosa”, créanlo lo que hace falta es CAPACITACIÓN a los operadores, mejor sueldo y a los usuarios tarjeta de Prepago, como un “PLUS” sería bueno marcar un Carril Confinado sobre el asfalto existente y Paradas Exclusivas a todo lo largo de las rutas.
    Me he dado cuenta que aquí en Querétaro existe un “Pulpo Camionero” similar al del D. F., difícil de modificar, pero no imposible, que no crezca mas por favor.

  2. Los operadores de gobierno llegan al grado de hacerse pasar por usuarios con comentarios como el anterior. Desvaría a tal grado que llega a calificar como “excelente” el transporte público. Las sugerencias como el prepago, la capacitación a los choferes y un mejor salario para los mismos solo pueden estar en la calenturienta y deformada imaginación de algún palero de Calzada o en un desubicado respecto al tema. El transporte público que padecemos es de los peores, caro, inseguro, contaminante a más no poder, con rutas mal estructuradas. Parte del sistemático castigo a la población por parte de los inhumanos grupejos en el poder para ejercer mayor control social. Solo lo considerarán si les reporte beneficio político. La gente sumisa nunca va a ejercer presión de ningún tipo para resolver el problema. ¿Cuándo alzará la voz para manifestar su desagrado? El atole en las venas es el gran mal del mexicano.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner