Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ana María Cetto: ¿primera rectora de la UNAM?

217 | 7 noviembre 2011 | Observatorio Civil de Medios | 978 vistas | 4 comentarios

Ramón Martínez de Velasco

Como “la guerra sucia de los cangrejos” ha calificado Agustín Escobar Ledesma el proceso por el cual se elegirá nuevo rector en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). “¿La guerra sucia aparece cuando se acaban las ideas y surge el temor de quienes viven apoltronados en el statu quo de la academia, y se resisten al cambio?”.

Ana María Cetto

Ana María Cetto. Foto: Especial.

En la Ciudad de México también cerró la recepción de propuestas para el nombramiento del nuevo rector (o rectora) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La Junta de Gobierno de la Universidad examina los nombres, motivos y argumentos de quienes sucederán al actual rector, el doctor José Narro Robles, quien tiene el grave defecto de necesitar y depender de “porristas”. Uno de ellos, el periodista Jacobo Zabludovsky, se ha manifestado por su reelección. Allá él. Más porristas, por voluntad propia o a la fuerza, los tiene en la Gaceta UNAM. Allá ellos.

Para mí, José Narro es uno de aquellos que han vivido apoltronados en el statu quo de la academia, como bien los ha definido Agustín Escobar en el tabloide universitario Tribuna de Querétaro.

Lo puedo afirmar, porque estudié y trabajé en la UNAM.

Por el contrario, Ana María Cetto (uno de los nombres que examina la Junta de Gobierno de la UNAM) se ha dedicado a lo suyo. O sea, a estar muy cerca de la ciencia y apoyarla, y muy lejos de quienes llevan siglos enclaustrados en la Torre de Rectoría de Ciudad Universitaria, a la que han convertido en un auténtico “búnker” y en una cueva de “orejas”.

“Si los investigadores nos divorciamos de nuestro contexto, es entendible que la sociedad no comprenda por qué es importante la ciencia”, ha dicho esta notable divulgadora, investigadora del Instituto de Física y profesora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, quien también se caracteriza por su compromiso social como científica y por su amplia cultura general, una de las herencias que le dejó su padre, el célebre arquitecto Max Cetto, quien huyó del fascismo alemán para establecerse definitivamente en México y adoptar la nacionalidad mexicana en 1947, en donde casó con Catarina Kramis, madre de sus tres hijas: Verónica, Ana María y Bettina.

Verónica ya falleció. Por ella conocí a los cantautores Alfredo Zitarrosa y José Larralde, uruguayo uno, argentino el otro.

Por su hijo, Miguel Cetto, conocí la residencia personal del arquitecto Max, la primera que se levantó en el Pedregal de San Ángel, en la Ciudad de México, un ejemplo de armonía con el entorno de lava y vegetación. Allí lo recuerdo en su biblioteca, escuchando blues. Unos discos muy raros, de los años 50, que se grababan en cuartos de hotel.

Por Miguel Cetto también conocí Mexicali, Baja California, en donde aún habita.

Su tía, Ana María, fue nombrada Mujer del Año (2003) junto con la astrónoma Julieta Fierro y la antropóloga Linda Manzanilla, excelentes divulgadoras de la ciencia, y en el 2006 fue galardonada con la distinción “Sor Juana Inés de la Cruz” que otorga la UNAM a las mujeres investigadores más destacadas.

A lo largo de la historia de la UNAM ha habido 345 directores de facultades. Sólo 17 han sido mujeres. En la actualidad, de 18 directores de facultades, 29 de institutos y 16 de centros universitarios, 3 (17 %), 11 (38 %) y 5 (31 %), respectivamente, son mujeres.

Llegó la hora de que haya una mujer rectora.

Porque el agua estancada produce bichos.

Lo vemos en la UNAM. Lo vemos en la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios

  1. Entendible que este “pasquinero” tenga cariño por la familia de la estimadisima investigadora Cetto (y de verdad que señora!)
    Pero su nota como de costumbre solo refleja su envidia a alguien como Jacobo Z o Narro…
    Al menos proponga algo no? no ..señor …nunca llegara usted ni a los talones de Jacobo…que triste…pero hay de periodistas a periodistas cierto? bueno si a usted se le puede llamar asi…

    saludos

  2. Gracias por sus comentarios, Alfonso Zavaleta. Todos mis respetos para don Jacobo y su hijo Abraham. No sólo periodistas, sino gente muy culta, algo bastante raro de hallar en el gremio. Simplemente no pensamos lo mismo con respecto de la reelección de José Narro como rector de la UNAM. Agradezco su participación. Yo siempre contesto (como dice Jacobo en De 1 a 3)…

  3. es triste ver como la ignorancia gana, no se necesita tener envidia para saber que relamente existe eso en al UNAM. Sé a lo que se refiere, y se puede tener mucha cultura pero eso no significa tener cerebro…. yo he asistido a conferencias de la Dra Cetto y todos mi respeto y admiración ya que ella, personalemnte, considero si es un ejemplo no como Don Jacobo

  4. Gracias Laura, por su comentario. Mi pronóstico ha fallado, pues la nomenklatura de la UNAM ha reelegido al doctor José Narro. Lástima. Qué bien que conoció a Ana María Cetto. Ella debió ser la rectora de la UNAM. La saludo y ojalá continúe participando.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner