Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ella sí anda en bici

219 | 22 noviembre 2011 | Crónicas desde la bici | 427 vistas | 1 comentario

Iñaki Garrido Frizzi

Algunos lectores ya conocen la nota Ella no sabe andar en bicicleta que publiqué hace casi dos años en este semanario. En ella narro la historia de cómo le estaba enseñando a andar en bici a una chica ya adulta, sus miedos, sus problemas para dominarla, y sobre todo la difícil tarea de aprender a andar en la calle. La verdad hasta la última vez que le di una clase en la calle a Lluvia su avance había sido muy lento; prefería irse por la banqueta, con cualquier susto jalaba el volante hacía el tránsito, para cruzar la calle prefería hacerlo a pie, etc.

Ella sí anda en bici

Ver a un adulto aprender a andar en bicicleta es muy especial.

Hace unas semanas iba camino al CAM de Corregidora, sobre Avenida del Jacal, cuando divisé una bici que me pareció conocida, y unas piernas, y una mochila… cuando rebasé al ciclista volteé a ver quién era y mi sorpresa fue inmensa: era Lluvia andando por la calle en bici más o menos a 4 kilómetros de su casa.

Pero lo mejor es que venía del CEDART, todavía unos 8 km mas lejos. Y lo mas increíble de todo es que justo esa mañana era la primera vez que se atrevía a hacer un viaje en bici por la calle sola.

¿Como es posible que una mujercita de 50 y tantos kilos de peso, en una bici sin velocidades, que hacía ocho meses apenas estaba re-aprendiendo a andar en bici, y que le costaba mucho dominar su miedo, decida de pronto recorrer 24 km., por un camino que incluye vías rápidas, el tráfico matutino y calles en construcción? La respuesta es sencilla: un par de ovarios bien puestos + necesidad + conocimiento.

Me explico, lo de los ovarios es lo más obvio para quién conoce a esta niña, aunque ella no siempre esté muy consciente de ello, su carácter es fuerte, su decisión ronda en la necedad, y su espíritu es resistente. Pero más que ser un guerrero, para tener voluntad basta con creer que puedes (y debes) de hacer algo desde el fondo de tu corazón.

La necesidad vino por que esa mañana su auto simplemente no arrancó. Aquí es bueno entrar en detalle; nadie se iba a morir si Lluvia no conducía esa mañana a su escuela, tampoco estaba huyendo de los sicarios del narco, o de un meteorito que fuera a chocar contra Querétaro. Simplemente no quería fallarle a sus alumnos.

Finalmente el “know how”; Lluvia vivió varios años con alguien que hoy en día se mueve un 60% en bici, 30% a pie y lo que queda en vehículos de combustión interna. Así que llevaba mucho tiempo escuchando sobre mis propias experiencia en bici, sabía que lo mejor era revisar la Guía Rojí (o Google maps) para trazar su ruta de antemano, y demás información valiosa que en muchos casos se puede consultar en Internet.

Tampoco fue tan fácil. Hubo cruces, incluso algunos trechos que se bajó de la bici y caminó. Fue más cansado de lo que esperaba, hubo sorpresas como las zonas en obra, en algún lugar quiso poner el pie en la banqueta al detenerse y le falló el calculo: al suelo. Pero se levantó, se sacudió y siguió su camino.

La primera gran sorpresa de Lluvia al comenzar a andar en bici como transporte fue lo siguiente: tardó menos que yendo en auto, no se diga en transporte público, incluso con los contratiempos que ya describí. Desde luego que fue una sorpresa agradable. Luego han venido otras más pero esas tengo que guardarlas para otra nota, porque vale la pena revisarlas una por una. Hoy Lluvia procura hacer por lo menos uno de sus trayectos del día en bicicleta.

Sólo me queda concluir mi escrito enviando un abrazo a Lluvia, y a los otros miles de personas que un día cualquiera, en los últimos meses, se han subido a la bici para cambiar su ciudad y sus vidas con un pequeño golpe de voluntad.

Axé Babá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. ¡Hola! Me encantan tus artículos “Ella no sabe andar en bicicleta ” y “Ella sí anda en bici”. Tus artículos me motivaron a aprender la aventura del ciclismo urbano. Vivo en el DF y el tráfico es díficil, pero menos de lo que me había imaginado.
    ¡Gracias por escribir estos bellos artículos y deseo que motiven a muchos más a tomar la bici y reclamar sus ciudades!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner