Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Lo grotesco de la política

220 | 29 noviembre 2011 | Óptica Democrática | 104 vistas | comentarios

Arturo Marcial Padrón Hernández

En un sentido estrictamente teórico, la política representa la actividad humana dedicada a conciliar diversos puntos de interés enfocados hacia un interés colectivo, que incida en políticas públicas, cuyo objetivo final sea el bienestar de los ciudadanos.

Crisis de partidos, crisis política en México

Imagen: www.anticapitalistas.org

Desafortunadamente la teoría poco ha incidido en la práctica política. La realpolitik (como la nombran los alemanes) está fraguada en el pragmatismo de intereses personales de los principales actores políticos del ajedrez público. La estructura de pensamiento occidental mercantilista, se sustenta en generar elites cuyo principio básico es la avaricia, codicia e indiferencia ciudadana.

En el caso de México, lo grotesco es que al igual que en las elites dominantes, la sociedad está cada vez más inmersas en esta vorágine de principios que poco tienen que ver con la justicia social, la dignidad humana y el respeto democrático. Un segmento muy amplio del conjunto de instituciones públicas y ciudadanos han entrado al aro de las reglas. Tristemente cada vez son más los hombres y mujeres que actúan bajo la consigna del interés personal y el espíritu servil que fortalece los esquemas de la desigualdad social.

Lo que estamos atestiguando esta generación de ciudadanos, es una época que se finca en la individualización radical. La política como escenario público muestra de manera cínica, cuales son los caminos para vulnerar las leyes y alcanzar objetivos personales en detrimento de las propias instituciones.

Desde luego que lo anterior, no es el hilo negro de la política. Han pasado siglos completos en los que ésta ha sido la forma de hacer política. El kit del asunto, corresponde a la ignorancia de gobernados y gobernantes de los posibles desenlaces a los que apunta este camino. Por una parte, los políticos en su burbuja rosa, no se percatan del espiral silencioso que se teje todos los días en algunos segmentos sociales. Solo hasta que aparecen árabes en las calles, indignados en Nueva York o Zapatistas en la selva, voltean a sofocar con el peso del Estado las expresiones de inconformidad.

Por otra parte, los gobernados invadidos diariamente de información, ocio y servicios que nos generan ilusiones del confort, estamos aletargados con un futuro que sólo está diseñado para unos cuantos, en el caso de México para el 15% de la población, que es más o menos la clase social concentradora del 80% de la riqueza nacional. Sumidos en la ambición personal y mientras mis intereses no se toquen, nos desentendemos de un interés supremo, el bienestar colectivo.

Dado lo anterior, es explicable (mas no justificable) el ambiente que vivimos de descomposición social, impunidad, y delincuencia. Todo indica que el individualismo radical nos nubla lo que está frente a nosotros. Un futuro con expresiones de inconformidad más radicales, violentas y lamentablemente retrogradas, que habrán de desestabilizar las instituciones políticas que ya no son funcionales por no representar intereses colectivos, sino individuales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner