Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¡Soñar no cuesta nada!

216 | 1 noviembre 2011 | Desde Nuestra América | 134 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

Paradójicamente volvemos a escuchar de forma reiterada ciertos discursos emitidos por nuestros políticos que confirman una vez más el alejamiento que tienen de la realidad y de los votantes a los que “dicen” representar. En esta ocasión fue la aprobación para hacer obligatoria la educación media superior en todo el país. No se está descalificando la intención, sino su aplicación y concreción. El sólo anuncio de este asunto nos debe llevar a una reflexión centrada y crítica para no dejarnos ir, una vez más, con el canto de las sirenas. Esta cuestión tiene una enorme relevancia y un peso específico, contundente por las implicaciones que ello conlleva. No es una simplona, ni una reiteración innecesaria es un punto central a estas alturas de los tiempos.

Estudiantes de preparatoria

Foto: NOTIMEX / www.esmas.com

No hay que perder de vista que la esfera educativa se va constituyendo cada vez en un espacio en extremo conflictivo por la serie de factores que intervienen en su desarrollo y funcionamiento. No está fuera de lugar esta afirmación por una razón que es evidente, la educación en nuestro país exige urgentemente una serie de redefiniciones claras, concretas, precisas para salir del estancamiento en que se encuentra. Esto no es nuevo, ni tampoco es una revelación, es parte de una discusión que se ha venido proponiendo desde hace por lo menos dos décadas. Con los elementos propuestos hay por lo menos una pregunta que es expresa ¿de dónde procede tan ilustre propuesta?

No debemos olvidar el contexto en que se inserta este planteamiento, esto es clave si deseamos avanzar consecuentemente en la solución de nuestros problemas. De entrada hay que decir que el sector de la población a quien va encaminada esta obligatoriedad, es el sector más dinámico y con mayor crecimiento en el país, es decir, es un universo poblacional que a la vuelta de diez años va a demandar el pleno cumplimiento de una vida digna, entre ellos, el servicio educativo suficiente y de calidad. Asunto en extremo complicado, demandante y potencialmente explosivo.

Para que no se vuelva a repetir la historia habrá que hacer posible la participación de las grandes masas en los cambios que se vuelvan a intentar en Latinoamérica. Pero esta participación, a su vez, dependerá de la capacitación política de esas masas. Capacitación y politización que han de darse, en la situación actual, por la vía educativa. Esto es, mediante una educación que capacite a estas masas y que las haga conscientes de su situación y de la necesidad de su acción. Sólo así se evitará el que toda iniciativa y responsabilidad queden en determinadas élites o grupos de poder. […] y con ello la necesidad de educar para la libertad.

Leopoldo Zea

Tampoco podemos pasar por alto que las necesidades en materia educativa son cada vez más complejas, esto por la dinámica que va teniendo este sector, de manera clara, ya no se puede concebir la labor educativa como se veía hace 50 años donde la reproducción del conocimiento se ajustaba a su tiempo y requerimientos. Ahora el asunto implica más y mayores elementos pedagógicos, didácticos, materiales, técnicos, humanos y cibernéticos. Si se desea estar al tanto de los últimos avances, sobre todo, en los ciclos iniciales que es donde se ponen las bases para futuros desarrollos. Un buen estudiante se va forjando desde la primaria, no cuando llega a los ciclos superiores. Hay que decirlo de manera muy clara, un estudiante de alto nivel no se hace cuando llega a la Licenciatura, es parte de un proceso consistente, gradual y de mayor grado de complejidad.

Esto nos lleva al punto de la cuestión. ¿Con qué bases se propuso tal obligatoriedad? Si precisamente tenemos antecedentes que caminan en la dirección opuesta. Precisando, la Cámara de Diputados tuvo que dar marcha atrás en el 2002 a la reforma constitucional que hacia obligatorio el Preescolar, atención, ¡el Preescolar!, por no contar con la infraestructura básica para poner en acto dicha propuesta. Dos eran las cuestiones que pusieron en evidencia a los diputados, la carencia evidente de docentes capacitados para este nivel y la falta de infraestructura, es decir, no había los insumos materiales: edificios, mobiliario, material didáctico, instalaciones creadas ex profeso para el preescolar.

Aquí cabría una idea bastante pertinente, se supone en sano juicio que los fundamentos de toda buena educación se dan en estos ciclos, si no los hay, la conclusión es evidente, se comienza a tener una serie de rezagos que se van acumulando con la vida escolar hasta llegar a un punto en que el nivel superior se presenta como un obstáculo imposible de superar, aunado, una vez más, a la falta de recursos e infraestructura que imposibilita objetivamente absorber a ese universo poblacional en edad formativa.

No se pretende exagerar la nota, pero los hechos los tenemos a la vista. Manuel Gil Antón, investigador del Colegio de México en asuntos educativos mostró un dato alarmante, anualmente abandonan 700 mil niños y jóvenes la primaria y secundaria por diversas razones, dos son las más comunes, por carecer de recursos para sostenerse en la escuela y porque ha dejado de ser significativa, esto quiere decir, ya no representa nada para estos jóvenes. Asunto realmente preocupante. Con estos elementos podemos darnos una idea más clara y cabal de esta propuesta. Según lo expresado por Gil Antón, hay un problema estructural que si no se ataca, “la obligatoriedad” de la enseñanza media superior quedará como otra “brillante idea”.

El asunto es que si no se puede mantener en las aulas a este sector poblacional, por consecuencia ¿cómo van a llegar a la media superior? Esto en términos muy concretos significa que al paso que vamos, no habrá demanda de educación media superior, por la alta tasa de deserción escolar que existe. Cuestión obvia, contundente.

El problema de fondo está planteado, estructuralmente no se han superado una serie de rezagos, deficiencias y limitaciones en diverso orden y nivel que son de carácter económico, social, cultural, en consecuencia esta propuesta se muestra como poco viable, por no decir, que es absolutamente inviable su ejecución. Como bien dicen los analistas, no es cosa exclusiva de “ladrillos y mezcla”. Por otro lado, está un aspecto que no se visualizado del todo: “comprometerse” y “garantizar” servicio educativo a toda una población entre los 15 y los 18 años es una cuestión que a estas alturas de los tiempos y bajo las actuales condiciones francamente ilusoria y desproporcionada. Aquí viene otro planteamiento, concedamos que sí se da la obligatoriedad, la pregunta sería: ¿qué calidad puede tener este nivel educativo? El punto es, ofrecer por ofrecer no es garantía de nada, absolutamente de nada. Estas son algunas de las reflexiones que podemos hacernos en relación con dicha aprobación.

Vendría otra pregunta ¿de dónde se van a sacar a los docentes para este nivel educativo? Retomado la referencia del fallido acto de la “universalidad” del Preescolar, ¿se tiene una planta docente que cubra el nivel medio superior con suficiencia y pertinencia? Son muchas las preguntas que nos podemos hacer, que van desde lo estrictamente instrumental a las de mayor profundidad, una de ellas es: ¿qué enseñanza se desea impartir en este nivel? ¿Qué tipo de estudiante y ciudadano se desea obtener? ¿Qué se va a priorizar en este nivel de enseñanza?

Finalmente, no hay que perder de vista que nuestro país en muchos rubros mantienen un enorme rezago. Estos rezagos se desdoblan en otras esferas y niveles que da como síntesis una serie de realidades que no se van a superar por la “buena voluntad”, ni por la “buena disposición”, son parte de un agenda que hemos venido planteando y reiterando, es decir, si no se atacan estructuralmente los rezagos, difícilmente vamos a concretar este tipo de iniciativas, que suenan más a “sueño guajiro”, que a una real y verdadera solución.

* Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner